¿Cuán­to con­su­me tu ho­gar?

En el 2013, las vi­vien­das en ven­ta o al­qui­ler de­be­rán con­tar con un cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez lo­re­na.fa­rras@gmail.com

Del mis­mo mo­do que cuan­do se com­pra un co­che el fa­bri­can­te de­ta­lla cuál es su con­su­mo, a par­tir de aho­ra las vi­vien­das que se ven­dan o al­qui­len de­be­rán con­tar con un cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co que in­for­me al fu­tu­ro com­pra­dor o in­qui­lino so­bre el con­su­mo o la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la cons­truc­ción, que se in­di­ca­rá me­dian­te una eti­que­ta ener­gé­ti­ca co­mo la que tie­nen los elec­tro­do­més­ti­cos. El cer­ti­fi­ca­do ya es obli­ga­to­rio en las vi­vien­das de obra nue­va, pe­ro en el 2013 (en teo­ría a par­tir del 9 de enero, aun­que to­da­vía no es­tá cla­ro que lle­gue a tiem­po la apro­ba­ción del real de­cre­to aún en tra­mi­ta­ción) tam­bién lo se­rá pa­ra las cons­trui­das an­tes de no­viem­bre del 2007.

De es­te mo­do, den­tro de po­co, jun­to a los me­tros cua­dra­dos, la ubi­ca­ción o el pre­cio del in­mue­ble, cual­quier anun­cio de ven­ta o al­qui­ler de una vi­vien­da de­be­rá in­cluir tam­bién su cla­si­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca (es de­cir, si es del ti­po A –me­nor con­su­mo ener­gé­ti­co– o del B,C,D,E,FoG –ma­yor con­su­mo–). “La eti­que­ta de­be­rá apa­re­cer en cual­quier anun­cio o pro­ce­so pu­bli­ci­ta­rio de ven­ta o al­qui­ler jun­to al res­to de la in­for­ma­ción del in­mue­ble y pa­sa­rá a ser un da­to más a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de com­prar o al­qui­lar”, ad­vier­te Inés Gar­cía de Cer­ti­ca­lia, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la ela­bo­ra­ción de cer­ti­fi­ca­dos ener­gé­ti­cos.

El pro­pie­ta­rio que quie­ra ven­der o al­qui­lar es quien de­be pe­dir y cos­tear el cer­ti­fi­ca­do, que ten­drá una va­li­dez de diez años. Res­pec­to al pre­cio, Gar­cía ex­pli­ca que “no se pue­de de­cir una cifra exac­ta pues­to que se­rá un mer­ca­do li­bre y la can­ti­dad fi­nal que pa­gar es­ta­rá muy con­di­cio­na­da por los me­tros cua­dra­dos de la cons­truc­ción, ade­más de por otros fac­to­res co­mo la lo­ca­li­za­ción”.

Sin em­bar­go, ba­sán­do­se en la ex­pe­rien­cia ita­lia­na y ale­ma­na, paí­ses don­de ya fun­cio­na es­te sis­te­ma, Gar­cía cal­cu­la que “el pre­cio por un cer­ti­fi­ca­do de una vi­vien­da de 100 me­tros cua­dra­dos se­rá más cer­cano a los 250 eu­ros que cues­ta en Ita­lia que a los 500 de Ale­ma­nia”. Por otro la­do, los téc­ni­cos que el mi­nis­te­rio ha ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­cer cer­ti­fi­ca­cio­nes son los ar­qui­tec­tos, ar­qui­tec­tos téc­ni­cos, in­ge­nie­ros e in­ge­nie­ros téc­ni­cos.

Gar­cía in­di­ca que “los fac­to­res que el téc­ni­co to­ma­rá en cuen­ta pa­ra cer­ti­fi­car un in­mue­ble son, a gran­des ras­gos, el en­vol­ven­te de la cons­truc­ción (ais­la­mien­to, orien­ta­ción y es­tan­quei­dad), las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas (cli­ma­ti­za­ción, agua caliente sa­ni­ta­ria e ilu­mi­na­ción) y las fuen­tes ener­gé­ti­cas (bio­ma­sa, geo­ter­mia, pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos o fo­to­vol- tai­cos, eó­li­ca...)”. A par­tir del aná­li­sis de to­dos es­tos fac­to­res, el téc­ni­co va a de­ter­mi­nar cuál es el ni­vel de emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono por me­tro cua­dra­do de la vi­vien­da y, por con­si­guien­te, qué cla­si­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca le co­rres­pon­de.

Des­de Cer­ti­ca­lia acla­ran que “no es ne­ce­sa­rio con­se­guir una ca­li­fi­ca­ción de­ter­mi­na­da pa­ra ven­der o al­qui­lar una vi­vien­da”. Se tra­ta, sim­ple­men­te, de una eti­que­ta in­for­ma­ti­va pa­ra los fu­tu­ros in­qui­li­nos o com­pra­do­res. Eso sí, “la fi­na­li­dad es pre­miar las cons­truc­cio­nes de ma­yor ca­li­fi­ca­ción”, ex­pli­ca Gar­cía. En es­te sen­ti­do, con­tar con una A va a ser un va­lor aña­di­do pa­ra el in­mue­ble y es ló­gi­co que el pro­pie­ta­rio pi­da más di­ne­ro por él.

El cer­ti­fi­ca­do tam­bién va a con­tar con un in­for­me téc­ni­co en el que se in­clui­rán, a mo­do in­for­ma­ti­vo, las po­si­bles me­jo­ras que po­drían im­plan­tar­se pa­ra que la vi­vien­da suba po­si­cio­nes en la cla­si­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca. Des­de Cer­ti­ca­lia ex­pli­can que lo más ha­bi­tual se­rán “sus­ti­tu­cio­nes de ven­ta­nas y car­pin­te­rías, y me­jo­ras en los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción”. La em­pre­sa cal­cu­la que “una reha­bi­li­ta­ción pa­ra su­bir va­rios ni­ve­les pue­de es­tar en­tre los 5.000 o los 6.000 eu­ros; in­ver­sión que pue­de amor­ti­zar­se en­torno a los cin­co años”.

GETTY

A par­tir del 9 de enero, los anun­cios de ven­ta o al­qui­ler de in­mue­bles de­be­rán in­cluir la eti­que­ta ener­gé­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.