Los con­di­cio­nan­tes de la re­cu­pe­ra­ción

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Se­gún el pro­fe­sor Al­fre­do Pastor es po­si­ble pen­sar en el fi­nal de la re­ce­sión pa­ra el año que vie­ne, e in­clu­so en el prin­ci­pio de la re­cu­pe­ra­ción, pe­ro con una con­di­ción: so­la­men­te si so­mos ca­pa­ces de co­rre­gir la in­sis­ten­cia en la con­trac­ción del gas­to pú­bli­co co­mo úni­ca me­di­ci­na a los pro­ble­mas de la economía.

El es­tan­ca­mien­to pro­gre­si­vo de la zo­na eu­ro se de­be a la in­ca­pa­ci­dad que mues­tran sus miem­bros pa­ra re­sol­ver de una vez el pro­ble­ma de la deu­da, so­bre to­do de la deu­da pri­va­da. Hoy qui­sie­ra abor­dar el asun­to des­de la pers­pec­ti­va del em­pleo, pa­ra mos­trar có­mo la re­so­lu­ción del pro­ble­ma de la deu­da es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra ali­viar el pro­ble­ma del pa­ro.

En­tre 1994 y el 2003, la economía es­pa­ño­la cre­ció, en pro­me­dio, un 3,6% anual, un 64% más que el pro­me­dio de la zo­na eu­ro. Es­te ex­tra­or­di­na­rio cre­ci­mien­to, ori­gen de mu­le­ti­llas triun­fa­lis­tas, ado­le­cía de dos gra­ves de­fec­tos. Por una par­te, se ha­bía con­cen­tra­do en ac­ti­vi­da­des de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad y di­ri­gi­das al con­su­mo, co­mo la cons­truc­ción de vi­vien­das. Por otra par­te –y es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca di­fe­ren­cial del ca­so es­pa­ñol– se ha­bía lle­va­do a ca­bo ca­si ín­te­gra­men­te con re­cur­sos aje­nos: no sólo el ca­pi­tal era pres­ta­do, tam­bién el tra­ba­jo vino ca­si to­do de fue­ra.

Du­ran­te un tiem­po cre­ci­mos más de lo nor­mal, mien­tras nues­tro dé­fi­cit co­mer­cial nos de­cía que ca­da año gas­tá­ba­mos mu­cho más de lo que pro­du­cía­mos, y eso no po­día du­rar eter­na­men­te. El pá­ni­co ban­ca­rio de agos­to del 2007 fue la cau­sa pró­xi­ma del fi­nal de la bur­bu­ja, y hoy ve­mos que es­ta nos ha de­ja­do un do­ble le­ga­do: una mon­ta­ña de deu­da –fru­to, en gran par­te, de la caí­da de la cons­truc­ción– y un enor­me con­tin­gen­te de pa­ra­dos.

¿Cuá­les son sus pers­pec­ti­vas? Re­cor­de­mos que en Es­pa­ña el pa­ro se ha man­te­ni­do siem­pre por en­ci­ma del de la zo­na eu­ro: sólo en el 2007, cuan­do la economía cre­cía al 3,5%, lo­gra­mos igua­lar ese pro­me­dio. Des­ta­que­mos tam­bién que el pro­ble­ma tie­ne dos fa­ce­tas, una de ofer­ta y otra de de­man­da. Por una par­te, co­mo la cons­truc­ción no vol­ve­rá a los vo­lú­me­nes que al­can­zó du­ran­te la bur­bu­ja, no ofre­ce­rá el nú­me­ro de em­pleos

El ma­yor obs­tácu­lo a la re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión pri­va­da es la res­tric­ción fi­nan­cie­ra

de en­ton­ces: el sec­tor de­ja­rá un ex­ce­den­te que po­dría­mos lla­mar es­truc­tu­ral, por ser de­bi­do a un cam­bio en la com­po­si­ción de la pro­duc­ción de la economía.

Es­te es un pro­ble­ma de ofer­ta, análo­go al crea­do con la re­con­ver­sión in­dus­trial de los años ochen­ta, que tie­ne muy di­fí­cil so­lu­ción, por­que las po­si­bi­li­da­des de re­ci­clar la mano de obra ex­ce­den­te son me­no­res de lo que uno pue­de pen­sar. In­clu­so en mer­ca­dos la­bo­ra­les tan fle­xi­bles co­mo el de EE.UU., los cam­bios es­truc­tu­ra­les de­jan a mu­chos en la cu­ne­ta, y los que se re­co­lo­can lo ha­cen en con­di­cio­nes mu­cho peo­res que las que dis­fru­ta­ban en sus tra­ba­jos an­te­rio­res.

Pe­ro no to­do el pa­ro hoy exis­ten­te tie­ne ese na­tu­ra­le­za es­truc­tu­ral que lo ha­ce en cier­to mo­do in­so­lu­ble. Una bue­na par­te se de­be sen­ci­lla­men­te al he­cho de que es­ta­mos en ple­na re­ce­sión, muy le­jos, por con­si­guien­te, de un cre­ci­mien­to que po­dría­mos con­si­de­rar nor­mal. No es­pe­re­mos vol­ver al 3,6% de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la dé­ca­da 1994-2003; con­ten­té­mo­nos con un 1,5% o un 2% anual, que nos per­mi­ti­ría en bue­na par­te so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del pa­ro ac­tual.

¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra al­can­zar ese cre­ci­mien­to? En una economía de mer­ca­do me­dia­na­men­te com­pe­ti­ti­va –y la nues­tra lo es–, ese es un pro­ble­ma de de­man­da, la otra fa­ce­ta del pa­ro: no se con­tra­ta por­que no se pro­du­ce, no se pro­du­ce por­que no se ven­de, no se ven­de por­que na­die quie­re gas­tar. Si va­mos aho­ra a las fuen­tes de gas­to, ve­re­mos que es po­si­ble pen­sar en el fi­nal de la re­ce­sión pa­ra el año que vie­ne, e in­clu­so en el prin­ci­pio de la re­cu­pe­ra­ción, pe­ro sólo si se co­rri­ge la in­sis­ten­cia en la con­trac­ción del gas­to pú­bli­co co­mo úni­ca me­di­ci­na.

En efec­to: si bien es cier­to que no hay que es­pe­rar gran co­sa de un con­su­mo pri­va­do las­tra­do por el pa­ro y por el en­deu­da­mien­to, las ex­por­ta­cio­nes son hoy un com­po­nen­te muy ac­ti­vo de la de­man­da. Pe­ro su buen com­por­ta­mien­to de­pen­de del cre­ci­mien­to del res­to de la zo­na eu­ro. Cre­ci­mien­to que las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad ame­na­zan.

El des­pla­za­mien­to en el tiem­po de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pue­de dar mar­gen al Go­bierno pa­ra que mo­de­re los re­cor­tes, ayu­de a los más des­va­li­dos y evi­te una frac­tu­ra so­cial. Pe­ro la fuer­za im­pul­so­ra de la de­man­da ha de ser la in­ver­sión pri­va­da, tan­to na­cio­nal co­mo ex­tran­je­ra, am­bas hoy en ni­ve­les anor­mal­men­te ba­jos.

Sin em­bar­go, el ma­yor obs­tácu­lo a la re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión pri­va­da es la res­tric­ción fi­nan­cie­ra, y es­ta no des­apa­re­ce­rá mien­tras los in­ver­so­res no es­tén se­gu­ros de que el pro­ble­ma de la deu­da pri­va­da lle­va ca­mino de re­sol­ver­se de ve­ras. Las cifras de sa­li­da de ca­pi­ta­les de los úl­ti­mos me­ses in­di­can bien a las cla­ras que ese con­ven­ci­mien­to no exis­te. En cuan­to a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, es­ta no se re­cu­pe­ra­rá mien­tras no se vea que, más allá de las de­cla­ra­cio­nes de in­ten­cio­nes, hay un plan cohe­ren­te pa­ra pre­ser­var la zo­na eu­ro, y ese plan no se ha he­cho pú­bli­co.

Cues­ta pen­sar que no exis­ta. Los úl­ti­mos años han pues­to de ma­ni­fies­to los erro­res de diag­nós­ti­co co­me­ti­dos y la in­su­fi­cien­cia de las po­lí­ti­cas adop­ta­das. La ex­pe­rien­cia nos en­se­ña que, en to­das las cri­sis ban­ca­rias, ha ha­bi­do que ele­gir en­tre re­es­truc­tu­rar la deu­da pri­va­da y li­qui­dar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, y sin em­bar­go la po­lí­ti­ca adop­ta­da por la eu­ro­zo­na pa­re­ce dar por su­pues­to que los dos ob­je­ti­vos son compatibles. Los re­sul­ta­dos son bien vi­si­bles, y pa­re­ce ir en au­men­to la fra­gi­li­dad, no sólo del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, sino de la so­cie­dad eu­ro­pea en su con­jun­to. Es­pe­re­mos que las inevi­ta­bles co­rrec­cio­nes lle­guen a tiem­po.

LLIBERT TEIXIDÓ / ARCHIVO

Las po­si­bi­li­da­des de re­ci­clar los ex­ce­den­tes de mano de obra del sec­tor de la cons­truc­ción son ba­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.