La UE exi­gen­te y la UE con­des­cen­dien­te

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA En­tre el fu­tu­ro BCE y la Co­mi­sión Eu­ro­pea em­pie­zan a re­par­tir­se los pa­pe­les. La Unión Ban­ca­ria, apla­za­da al 2014, no ayu­da­rá a su­pe­rar la cri­sis. Pa­ra la tra­ve­sía del de­sier­to, es­ta­rá de guar­dia Bru­se­las

Hu­bo an­tes de crear­se el eu­ro gran­des dis­cu­sio­nes so­bre si era me­jor una Eu­ro­pa o una Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des. La pri­me­ra la for­ma­rían los paí­ses con los de­be­res he­chos; la se­gun­da, paí­ses más du­do­sos, en­tre ellos Es­pa­ña. Por ra­zo­nes po­lí­ti­cas se op­tó por la pri­me­ra fór­mu­la. Aho­ra va­mos a las dos ve­lo­ci­da­des: la de los paí­ses acree­do­res, que gus­tan de la aus­te­ra ele­gan­cia del BCE, y la de los deu­do­res, que van ha­cien­do, sor­pre­sa, su cu­bil en la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Las dos ve­lo­ci­da­des han aca­ba­do ma­te­ria­li­zán­do­se en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y pro­me­ten gran­des no­ve­da­des.

Tal co­sa se ha vis­to es­ta se­ma­na, mien­tras se dis­cu­tía en el Eco­fin y el Eu­ro­gru­po la cues­tión de la unión ban­ca­ria y, de for­ma más ele­va­da, de la fu­tu­ra ar­qui­tec­tu­ra eu­ro­pea. Luis de Guin­dos re­cor­dó que en ju­nio hu­bo un com­pro­mi­so de que por es­tas fe­chas ten­dría­mos so­bre to­do es­to una ho­ja de ru­ta cla­ra. No es co­sa ba­la­dí por­que de ello de­pen­de que Eu­ro­pa fi­nan­cie al­gún día di­rec­ta­men­te a los ban­cos es­pa­ño­les sin pa­sar por el FROB, es de­cir, sin que au­to­má­ti­ca­men­te se con­vier­ta en deu­da pú­bli­ca. Pues bien, por la pre­sión de los paí­ses acree­do­res, a quie­nes gus­ta ron­dar en torno al va­lio­so BCE, se pac­tó que tal co­sa (la unión ban­ca­ria, no el di­ne­ro) se ve­rá co­mo en abril del 2014. Muy bien, ¿y has­ta en­ton­ces, qué ha­cer?

Ir a otro ne­go­cia­do, a Bru­se­las, que se ha con­ver­ti­do en al­go así co­mo la igle­sia de los de­sam­pa­ra­dos. Si has­ta aho­ra la CE se mos­tra­ba ce­ñu­da, exi­gien­do co­mo ba­jo el tra­ta­do de Maas­tricht el cum­pli­mien­to es­tric­to de la dis­ci­pli­na fis­cal, aho­ra pa­re­ce que por ella hu­bie­ra pa­sa­do el Vaticano II, mos­tran­do un es­pí­ri­tu abier­to realmente sor­pren­den­te.

Si el Club de la Unión Ban­ca­ria exi­gi­rá pa­ra be­ne­fi­ciar­se de sus ser­vi­cios cum­plir mu­chos re­qui­si­tos (si aho­ra exis­tie­se, tam­po­co Es­pa­ña lo­gra­ría fi­nan­cia­ción di­rec­ta pa­ra sus ban­cos), la CE ha en­ten­di­do que el pro­ce­so de ajus­te y re­for­mas em­pren­di­do en Eu­ro­pa es muy du­ro, que aba­te a cor­to pla­zo el cre­ci­mien­to y tien­de a alar­gar la co­la de los pa­ra­dos.

Por ello, los co­men­ta­rios del

Olli Rehn nor­ma­li­za los apla­za­mien­tos pa­ra el cum­pli­mien­to de dé­fi­cits y li­be­ra las in­ver­sio­nes pú­bli­cas

co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios, Olli Rehn, son al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos. Se­gún se ha cui­da­do de se­ña­lar es­tos días, “la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad es­tá fun­cio­nan­do y Eu­ro­pa de­be se­guir ese ca­mino”. Di­cho es­to, el co­mi­sa­rio in­di­ca que el pac­to re­for­ma­do de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to de la UE “to­ma en cuen­ta la evo­lu­ción de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas” de los paí­ses en­deu­da­dos, a los que les re­cla­ma que re­equi­li­bren sus cuen­tas y ha­gan re­for­mas en tér­mi­nos es­truc­tu­ra­les, es­to es, des­con­tan­do los da­ños impu­tables a un ci­clo eco­nó­mi­co ad­ver­so. De mo­do, y ahí es­tá la cla­ve, que “si el cre­ci­mien­to se de­te­rio­ra, un país pue­de re­ci­bir tiem­po ex­tra pa­ra co­rre­gir su dé­fi­cit ex­ce­si­vo”.

El apla­za­mien­to del cum­pli­mien­to del dé­fi­cit ha de­ja­do así de ser una con­ce­sión ex­tra­or­di­na­ria de Bru­se­las pa­ra con­ver­tir­se en una fór­mu­la or­di­na­ria a la que aco­ger­se en ca­so de pro­ble­mas.

Y, de las mis­mas, Es­pa­ña, que ha vis­to có­mo la unión ban­ca­ria huía a las ca­len­das grie­gas, se en­cuen­tra aho­ra pro­te­gi­da por la Co­mi­sión, que no sólo le va a dar –de mo­men­to– un año más –has­ta el 2014– pa­ra cum­plir el dé­fi­cit sino, aten­ción, un em­pu­jón al cre­ci­mien­to. Lo di­ce Olli Rehn: “De­be­mos de­jar es­pa­cio a las in­ver­sio­nes pú­bli­cas en nues­tros plan­tea­mien­tos de los pla­nes fis­ca­les na­cio­na­les”. Aten­ción, pues: la puer­ta pa­ra sa­car la in­ver­sión pú­bli­ca del plan de ajus­te se ha abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.