Ho­ra de afron­tar la bom­ba de­mo­grá­fi­ca

El en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la en­tra­da de los ‘baby boom’ en edad de ju­bi­la­ción exi­gen un cam­bio de chip que no se es­tá vien­do, avi­san los ex­per­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fernando Gar­cía

Es­pa­ña en­ve­je­ce rá­pi­da­men­te, sin hi­jos su­fi­cien­tes pa­ra sus­ti­tuir a pa­dres y abue­los, y con sus más nu­tri­das ge­ne­ra­cio­nes en puer­tas de la ju­bi­la­ción. La ca­ja de las pen­sio­nes ya tiem­bla. Pe­ro los es­pe­cia­lis­tas re­cha­zan el fa­ta­lis­mo y re­cuer­dan que la cla­ve del bie­nes­tar si­gue es­tan­do en la economía y la po­lí­ti­ca Las he­me­ro­te­cas prue­ban has­ta qué pun­to los go­ber­nan­tes se equi­vo­can al qui­tar hie­rro al desafío

Es­pa­ña tie­ne alterado su re­loj bio­ló­gi­co. En­ve­je­ce de­pri­sa, sin hi­jos su­fi­cien­tes pa­ra re­em­pla­zar a pa­dres y abue­los, y con una ma­si­va ge­ne­ra­ción baby boom que pron­to em­pe­za­rá a ju­bi­lar­se: a los 67 años, a los 70 o se­gún los ca­sos –ya se irá vien­do–, pues en las pre­sen­tes con­di­cio­nes la ca­ja de las pen­sio­nes ya tiem­bla. El ca­so es que la pi­rá­mi­de de edad ha per­di­do su for­ma y más bien pa­re­ce un bo­ti­jo con ten­den­cia a con­ver­tir­se en seta: exac­ta­men­te el mis­mo perfil que el de la bom­ba a la que pa­re­ce abo­car­nos ese re­loj de rit­mo tras­to­ca­do… A no ser que la economía y el em­pleo se reac­ti­ven a tiem­po, la cla­se po­lí­ti­ca pla­ni­fi­que el bie­nes­tar más allá de las pró­xi­mas elec­cio­nes y la pro­pia so­cie­dad to­me con­cien­cia del pe­li­gro que en­tra­ña lo que al­gu­nos lla­man “sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co”. Un pe­li­gro pa­ra el bol­si­llo pri­va­do y la bol­sa co­lec­ti­va.

Lo pri­me­ro que nos su­gie­re la de­for­ma­ción de la pi­rá­mi­de de edad es que, a me­dio y lar­go pla­zo, las cuen­tas no dan pa­ra man­te­ner el Es­ta­do de bie­nes­tar ba­jo las fór­mu­las ac­tua­les. Pa­ra el año 2022, Es­pa­ña ten­drá 7,2 mi­llo­nes más de per­so­nas ma­yo­res de 64 años y 9,9 mi­llo­nes me­nos de ciu­da­da­nos en­tre los 16 y los 64. Por ca­da diez es­pa­ño­les en edad de tra­ba­jar ha­bría seis an­cia­nos y ni­ños a los que man­te­ner, uno más que en la ac­tua­li­dad. Si na­da cam­bia­ra, en cua­tro de­ce­nios la lla­ma­da “ta­sa de de­pen­den­cia” lle­ga­ría al 100%, de ma­ne­ra que la re­la­ción en­tre ac­ti­vos y de­pen­dien­tes se­ría prác­ti­ca­men­te de 1 a 1.

De ahí que, ba­jo pre­sión de la UE, el Go­bierno ha­ya plan­tea­do al pac­to de To­le­do una pro­pues­ta pa­ra ace­le­rar el ac­ce­so real a la ju­bi­la­ción en sus dis­tin­tas mo­da­li­da­des. Se tra­ta de afi­nar la re­for­ma apro­ba­da en el 2011, que de­be en­trar en vi­gor a par­tir del pró­xi­mo 1 de enero y pre­vé un pro­gre­si­vo re­tra­so en la edad ge­ne­ral de retiro has­ta los 67 años. En el pun­to de mi­ra es­tá, asi­mis­mo, la am­plia­ción de los años de tra­ba­jo compu­tables pa­ra fi­jar la pres­ta­ción. Cómpu­to que, tal vez más pron­to que tar­de, pue­de aca­bar abar­can­do to­da la vi­da la­bo­ral.

Cuan­do las per­so­nas tras­pa­sa­mos cier­to um­bral de an­cia­ni­dad, nues­tro ta­ma­ño em­pie­za a men­guar. Lo mis­mo le ocu­rri­rá al país. Se­gún las úl­ti­mas pro­yec­cio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas lle­va­rían a Es­pa­ña a per­der una dé­ci­ma par­te de su po­bla­ción de aquí al 2052. Hoy na­cen me­nos ni­ños que, por ejem­plo, du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, cuan­do la po­bla­ción era un 40% in­fe­rior. E in­clu­so que a me­dia­dos del si­glo XIX, cuan­do ha­bía un 65%

me­nos de ha­bi­tan­tes. Con 1,36 ni­ños por mu­jer, la ta­sa de fe­cun­di­dad es tan ba­ja que por ca­da dos na­ci­dos se ne­ce­si­ta­ría uno más pa­ra man­te­ner el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Y así, ca­da ge­ne­ra­ción es en­tre un 30% y un 40% me­nos nu­me­ro­sa que la an­te­rior.

A pe­sar de es­tos nú­me­ros, el Go­bierno in­sis­te en su “men­sa­je de tran­qui­li­dad” y ju­ra sin ma­ti­ces que las pen­sio­nes “están ga­ran­ti­za­das”. Una afir­ma­ción que la mi­nis­tra de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, Fá­ti­ma Bá­ñez, re­pi­tió días des­pués de que el Go­bierno hu­bie­ra re­cu­rri­do al Fon­do de Re­ser­va de la Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra, con 6.500 mi­llo­nes de eu­ros to­ma­dos de la hu­cha (el 10%), afron­tar el dé­fi­cit ori­gi­na­do por la san­gría de co­ti­zan­tes a cau­sa del ele­va­do des­em­pleo. Es­te des­ajus­te, hoy vin­cu­la­do más a la cri­sis que al en­ve­je­ci­mien­to, tien­de a cro­ni­fi­car­se a lar­go pla­zo por el fac­tor de­mo­grá­fi­co. Pe­ro, se­gún es cla­mor en­tre los ex­per­tos, la cla­se po­lí­ti­ca se re­sis­te a to­mar­se en se­rio los avi­sos y hablar con cla­ri­dad de lo que se vie­ne en­ci­ma, se­gu­ra­men­te por­que les pa­re­ce­rá que la co­sa no va de cua­tro años y el pa­no­ra­ma re­sul­ta de­ma­sia­do cru­do pa­ra ex­pli­cár­se­lo des­de ya a los elec­to­res.

Es in­tere­san­te vol­ver la vis­ta a las he­me­ro­te­cas pa­ra com­pro­bar has­ta qué pun­to los di­ri­gen­tes pue­den equi­vo­car­se cuan­do tra­tan de ta­par los desafíos del Es­ta­do de bie­nes­tar. En el 2009, el en­ton­ces go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, ad­vir­tió de la in­mi­nen-

te en­tra­da de la Se­gu­ri­dad So­cial en dé­fi­cit. El ti­tu­lar de Tra­ba­jo en la épo­ca, Ce­les­tino Cor­ba­cho, le acu­só de “arro­jar in­se­gu­ri­dad y ju­gar con la tran­qui­li­dad de más de ocho mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas”. El mi­nis­tro ba­sa­ba su ré­pli­ca en el In­for­me de es­tra­te­gia na­cio­nal

so­bre pen­sio­nes, que su de­par­ta­men­to ha­bía pu­bli­ca­do en oc­tu­bre del 2008 –ya en ple­na cri­sis–, y se­gún el cual la Se­gu­ri­dad So­cial se­gui­ría en su­pe­rá­vit has­ta el año 2024, de mo­do que has­ta el 2025 no ha­bría que echar mano del Fon­do de Re­ser­va. Co­mo es sa­bi­do, la Se­gu­ri­dad So­cial en­tró en dé­fi­cit en el 2011, tre­ce años an­tes de lo es­ti­ma­do por Cor­ba­cho.

Hoy na­cen en Es­pa­ña me­nos ni­ños que du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, cuan­do la po­bla­ción era un 40% in­fe­rior

Hoy por hoy –y pue­de que aun des­pués de la re­for­ma de las pen­sio­nes que el Eje­cu­ti­vo es­ta­ría co­ci­nan­do–, el bom­ba­zo de­mo­grá­fi­co se ve co­mo una ame­na­za a los ci­mien­tos del edi­fi­cio so­cial, sal­vo cam­bio de chip en la po­lí­ti­ca y gran me­jo­ra en la economía.

“El com­pro­mi­so con los ac­tua­les tra­ba­ja­do­res y fu­tu­ros pen­sio­nis­tas es frá­gil, y de­be­ría­mos ha­cer­nos a la idea de que el im­por­te de nues­tra pres­ta­ción no es­tá ga­ran­ti­za­do”, afir­ma la so­ció­lo­ga y es­tu­dio­sa del te­ma Eli­sa Chu­liá, ex­de­ca­na de la UNED. A su jui- cio, los es­pa­ño­les de­be­rían asu­mir “re­cor­tes más am­plios que los ac­tua­les” en es­te sen­ti­do, sin fiar­lo to­do a unas pro­me­sas des­de el po­der que la his­to­ria re­cien­te en to­da Eu­ro­pa de­mues­tran en­de­bles. Y sin con­fiar tam­po­co en la so­la ba­za de los pla­nes de pen­sio­nes, en con­tra de lo que de­fien­den los sec­to­res más li­be­ra­les: “Los se­gu­ros y pla­nes pri­va­dos de­be­rían ser un ele­men­to más al prever el fu­tu­ro; lo me­jor es di­ver­si­fi­car in­ver­sio­nes y ries­gos”.

Las es­ti­ma­cio­nes so­bre la in­ci­den­cia del de­cli­ve de­mo­grá­fi­co en la economía se com­pli­can ló­gi­ca­men­te a me­di­da que uno se ale­ja de la cer­ti­dum­bre ma­te­má­ti­ca de­ri­va­da de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y las ta­sas de mor­ta­li­dad y na­ta­li­dad. “Es­tu­diar el sis­te­ma de pen­sio­nes en fun­ción del en­ve­je­ci­mien­to es re­la­ti­va­men­te fá­cil en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. Mu­cho más di­fí­cil –por no de­cir im­po­si­ble– es cal­cu­lar cuán­tos ac­ti­vos ha­brá pa­ra sos­te­ner di­cho sis­te­ma”, di­ce el pro­fe­sor de Economía en la Pom­peu Fa­bra Ser­gi Ji­mé­nez, que tam­bién ha pro­fun­di­za­do en el asun­to. Adu­ce que los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad de­pen­den an­te to­do del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que tam­bién con­di­cio­na las ta­sas de na­ta­li­dad al fa­vo­re­cer su in­cen­ti­va­ción y atraer in­mi­gran­tes, nor­mal­men­te mu­cho más fe­cun­dos que los lo­ca­les.

Un cálcu­lo bien sim­ple que re­la­cio­ne las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas de po­bla­ción en edad de tra­ba­jar con las del em­pleo dis­po­ni­ble en el país in­vi­ta a pen­sar que, tal vez, la pi­rá­mi­de de edad ha­ga ba­jar el pa­ro. Así lo plan­tea la com­pa­ñía de re­cur­sos hu­ma­nos Man­po­wer Group. En su úl­ti­mo Ín­di­ce la­bo­ral, de ma­yo, es­ta em­pre­sa se­ña­la­ba que “la ta­sa de des­em­pleo po­dría caer en Es­pa­ña has­ta el 14,6% en el 2020 de­bi­do a la sig­ni­fi­ca­ti­va re­duc­ción, en 1,7 mi­llo­nes de per­so­nas, en el gru­po de po­bla­ción de 16 a 64 años”. Y eso sin que ni si­quie­ra se crea­ran nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. El es­tu­dio apun­ta­ba enor­mes di­fe­ren­cias en­tre re­gio­nes en esa su­pues­ta caí­da del pa­ro, de acuer­do con las dis­pa­res es­truc­tu­ras de po­bla­ción y las di­fe­ren­cias en los cho­ques mi­gra­to­rios. Ca­ta­lun­ya se­ría la más be­ne­fi­cia­da por es­tos efec­tos, que re­du­ci­rían el pa­ro has­ta el 4,6%.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, las cuen­tas de Man­po­wer pa­re­cen muy dis­cu­ti­bles. “El pa­ro no ba­ja­rá por­que ha­ya me­nos po­bla­ción po­ten­cial­men­te ac­ti­va”, re­pli­ca Ji­mé­nez. El pro­fe­sor de la Pom­peu Fa­bra re­cuer­da que “en nin­gún país se ha de­mos­tra­do que las ju­bi­la­cio­nes ha­yan da­do lu­gar a la en­tra­da au­to­má­ti­ca de jó­ve­nes” en su lu­gar. Lo mis­mo sos­tie­ne la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­jo: “En la prác­ti­ca, los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes no sus­ti­tu­yen fá­cil­men­te a los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res, pues el nú­me­ro de pues­tos no es es­ta­ble y cam­bia en fun­ción de las con­di- cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral”, ex­pli­ca el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Em­pleo de la OIT, Jo­sé Ma­nuel Sa­la­zar-Xi­ri­nachs.

Es un he­cho que el en­ve­je­ci­mien­to trae con­si­go un ma­yor gas­to sa­ni­ta­rio. Pe­ro no tan acu­sa­do co­mo el de las pen­sio­nes; se­gún la Co­mi­sión Eu­ro­pea y la OC­DE, mien­tras es­te úl­ti­mo pa­sa­rá en Es­pa­ña del 9% del PIB en el 2010 a cer­ca del 15% en el 2050, la fac­tu­ra pú­bli­ca en sa­ni­dad (del 7% en el 2010) su­birá me­nos de dos pun­tos en el mis­mo pe­rio­do: un in­cre­men­to “in­sos­la­ya­ble pe­ro asu­mi­ble”, co­mo lo de­fi­nie­ron los ex­per­tos de la co­mi­sión de es­tu­dio so­bre los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to, crea­da ha­ce dos años ba­jo el im­pul­so de la pa­tro­nal de los se­gu­ros, Unes­pa. El gru­po, in­te­gra­do por ana­lis­tas de dis­tin­tas pro­ce­den­cias aca­dé­mi­cas y po­lí­ti­cas, es­gri­mía en­tre otros ar­gu­men­tos que “la ma­yor lon­ge­vi­dad irá uni­da a una me­jo­ra de la sa­lud”, de for­ma que la evo­lu­ción de los há­bi­tos y el avan­ce de la me­di­ci­na com­pen­sa­rán has­ta cier­to pun­to el cre­ci­mien­to de los cos­tes.

Hoy ca­si na­die du­da del fuer­te im­pac­to que el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, de­fi­ni­do des­de mu­chas ins­tan­cias co­mo el gran re­to glo­bal del si­glo XXI, tie­ne y ten­drá so­bre la economía es­pa­ño­la. Pe­ro tam­bién hay amplio con­sen­so en­tre so­ció­lo­gos y eco­no­mis­tas en cuan­to a la ne­ce­si­dad de evi­tar el “de­ter­mi­nis­mo de­mo­grá­fi­co” y de pla­ni­fi­car una res­pues­ta po­lí­ti­ca de luz lar­ga en lu­gar de li­mi­tar­se a po­ner par­ches. Aquí y en ca­si to­do el mun­do desa­rro­lla­do, la ve­je­ra de la so­cie­dad im­po­ne re­to­car unos sis­te­mas de pen­sio­nes que, al fin y al ca­bo, se in­ven­ta­ron cuan­do los ju­bi­la­dos vi­vían ape­nas unos po­cos años des­pués de su retiro. Sin em­bar­go, la cla­ve del man­te­ni­mien­to del bie­nes­tar si­gue es­tan­do en el cre­ci­mien­to, así co­mo en el ri­gor y la vo­lun­tad po­lí­ti­ca al afron­tar la bom­ba de­mo­grá­fi­ca. En Es­pa­ña, las po­lí­ti­cas des­ti­na­das a en­ca­rar los pro­ble­mas de natali-

Las cla­ves pa­ra po­der man­te­ner el bie­nes­tar si­guen es­tan­do en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la vo­lun­tad po­lí­ti­ca

dad, la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y en­ve­je­ci­mien­to vie­nen sien­do es­ca­sas y dé­bi­les. Ejem­plos de ellas son el che­que be­bé (2.500 eu­ros por hi­jo) y la ley de De­pen­den­cia. El pri­me­ro du­ró me­nos de cua­tro años (has­ta el 2010) y la se­gun­da ca­da vez se apli­ca me­nos, allí don­de se apli­ca mí­ni­ma­men­te, ya sea por “fal­ta de fon­dos”, de com­pro­mi­so o de am­bas co­sas.

Mien­tras la pi­rá­mi­de de edad si­gue deformándose y per­dien­do su ba­se, los es­fuer­zos y avan­ces pa­ra apun­ta­lar el sis­te­ma van has­ta aho­ra a trom­pi­co­nes.

La so­cie­dad es­pa­ño­la en­ve­je­ce muy de­pri­sa, sin hi­jos su­fi­cien­tes pa­ra re­em­pla­zar a pa­dres y abue­los

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.