‘En­dow­ment’: có­mo vi­vir de ren­ta

La Bar­ce­lo­na GSE o el CNIO de Ma­drid si­guen un mé­to­do de fi­nan­cia­ción iné­di­to en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En el 2008, el pro­fe­sor Al­bert Mar­cet, economista de re­fe­ren­cia mun­dial, im­par­tía cla­ses en la Lon­don School of Eco­no­mics cuan­do le lle­gó una ofer­ta de aquí: una fun­da­ción ofre­cía 1,25 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra in­cluir­le en un pro­yec­to de la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics (en ade­lan­te, Bar­ce­lo­na GSE). Has­ta ahí, to­do nor­mal: la sim­ple his­to­ria de un me­ce­nas apos­tan­do por fi­char a un cien­tí­fi­co.

Sin em­bar­go, la ofer­ta, lan­za­da a tra­vés de la ini­cia­ti­va fi­lan­tró­pi­ca Axa Re­search Fund, ad­jun­ta­ba un he­cho no­ve­do­so. No se tra­ta­ba, en ex­clu­si­va, de la apor­ta­ción de 1,25 mi­llo­nes de eu­ros, sino de la apor­ta­ción de 1,25 mi­llo­nes de eu­ros que de­be­rían re­tro­ali­men­tar­se en el tiem­po a tra­vés del en­dow­ment. Ahí te­ne­mos la pa­la­bra, en­dow­ment: in­ver­ti­dos en una se­rie de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, esos 1,25 mi­llo­nes de eu­ros de­be­rían ge­ne­rar unas ren­ta­bi­li­da­des ca­pa­ces de sub­ven­cio­nar el fi­cha­je de Mar­cet o la pró­rro­ga del con­tra­to de otros cien­tí­fi­cos con la Bar­ce­lo­na GSE. El pro­yec­to se lla­ma Re­search pro­fes­sor.

Mar­cet acep­tó la pro­pues­ta. Y hoy, ca­si cin­co años más tar­de, su pro­yec­to in­ves­ti­ga­dor vi­ve de ren­tas. “En cier­to mo­do, nos ade­lan­ta­mos a la cri­sis. El en­dow­ment, tra­di­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do, ape­nas se ha desa­rro­lla­do aquí”, di­ce Eduard Va­llory, que era di­rec­tor ge­ne­ral de la Bar­ce­lo­na GSE al apor­tar­se los 1,25 mi­llo­nes. “To­das las sub­ven­cio­nes, las pú­bli­cas y las pri­va­das,

El sis­te­ma, muy im­plan­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra, se en­cuen­tra en fa­se em­brio­na­ria en Es­pa­ña

men­guan hoy. No­so­tros, en cam­bio, es­ta­mos cu­bier­tos por unos años”. “Te­ne­mos mar­gen pa­ra cua­tro o cin­co años”, le co­rro­bo­ra Te­re­sa Gar­cía-Mi­là, que di­ri­ge la ins­ti­tu­ción en la ac­tua­li­dad.

En to­do es­te tiem­po, la ges­tión del ca­pi­tal apor­ta­do ha si­do la co­rrec­ta (en­tre la apor­ta­ción del Axa Re­search Fund y la del Go­bierno cen­tral, el pro­yec­to ha re­ci­bi­do 13 mi­llo­nes des­de el 2008): en el 2010, se ge­ne­ra­ron unas ren­ta­bi­li­da­des del 2,80%; en el 2011, del 3,80%; en el 2004, del 4,04%... Son fon­dos per­pe­tuos, que nun­ca ca­du­can, y que se re­tro­ali­men­tan. Ya se di­jo: bas­ta con una ges­tión co­rrec­ta.

El Axa Re­search Fund ha apor­ta­do cin­co mi­llo­nes en un lus­tro pa­ra pro­yec­tos de am­bas en­ti­da­des

“En es­tos cin­co años, he­mos con­se­gui­do atraer o re­te­ner a do­ce profesores de pri­me­ra lí­nea –di­ce Gar­cía-Mi­là–. Aun­que eso no bas­ta. Ca­da vez te­ne­mos más am­bi­ción, más de­seo de atraer a in­ves­ti­ga­do­res pun­te­ros”. El ob­je­ti­vo es­tá cla­ro: con­se­guir un en­dow­ment to­tal de 30 mi­llo­nes de eu­ros y con­tra­tar en­tre 30 y 35 aca­dé­mi­cos de lus­tre.

Pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del ca­pi­tal, un pa­tro­na­to ase­so­ra­do por La Cai­xa, Banc Sa­ba­dell y Ca­ta­lun­ya Cai­xa su­per­vi­sa su ges­tión. Se tra­ta de ga­ran­ti­zar el ca­pi­tal prin­ci­pal y di­ver­si­fi­car las in­ver­sio­nes. Ju­gar con ren­tas fi­jas y va­ria­bles, y otras ga­ran­ti­za­das. Tal co­mo ocu­rre en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes. “En Ox­ford o Cam­brid­ge, hay en­dow­ments des­de ha­ce 400 años”, di­ce Va­llory

“Es cier­to, en In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos es­tá a la or­den del día. Pe­ro aquí ape­nas lo co­no­ce na­die”, di­ce Jo­sep Al­fon­so, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes y re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Axa Es­pa­ña. “Por eso, pro­vo­ca cier­to re­cha­zo. Es lo que pa­sa con lo nue­vo”.

Pe­ro ¿qué mo­vió a Axa a lan­zar el Re­search Fund? A gran­des ras­gos, el de­seo de con­cien­ciar a la so­cie­dad de tres ries­gos: el me­dioam­bien­tal, el so­cio­eco­nó­mi­co y el sa­ni­ta­rio. En es­te úl­ti­mo apar­ta­do en­tra Ma­riano Bar­ba­cid, cu­ya cá­te­dra per­ma­nen­te en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción On­co­ló­gi­ca (CNIO) ha re­ci­bi­do dos mi­llo­nes des­de el 2010.

En reali­dad, el ca­so es­pa­ñol es un apén­di­ce en las apor­ta­cio­nes que el Axa Re­search Fund es­tá lan­zan­do por to­do el mun­do. En cin­co años, la ini­cia­ti­va fi­lan­tró­pi­ca ha ofre­ci­do cien mi­llo­nes de eu­ros a de­ce­nas de pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les (ca­si cin­co mi­llo­nes a las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las). “Y nues­tra in­ten­ción no se de­tie­ne aquí –di­ce Al­fon­so–. As­pi­ra­mos a en­tre­gar otros cien mi­llo­nes en el pró­xi­mo lus­tro”.

ANA JI­MÉ­NEZ / ARCHIVO

Ma­riano Bar­ba­cid, del CNIO

GRE­GO­RI SAA­VE­DRA / ARCHIVO

Al­bert Mar­cet, de Bar­ce­lo­na GSE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.