MI CAR­TA A LOS RE­YES

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­to­ni Abad i Pous Pre­si­den­te de la pa­tro­nal Ce­cot

Es­ta épo­ca del año in­vi­ta a ha­cer el ejer­ci­cio de plan­tear­se bue­nos pro­pó­si­tos ca­ra al nue­vo año. Y en el 2013 sa­be­mos de an­te­mano que se­rá, en ge­ne­ral, du­ro y com­pli­ca­do, pe­ro tam­bién que nues­tro es­pí­ri­tu, co­mo em­pre­sa­rios, es­tá en re­bel­día po­si­ti­va y que lu­cha­re­mos. Es la me­jor no­ti­cia. Con ilu­sión, si­nó­ni­mo de sa­cri­fi­cios, con in­tui­ción (que quie­re de­cir ver an­tes o más le­jos que otros) y con más cam­bios, más in­no­va­ción y más in­ter­na­cio­na­li­za­ción en nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes. Bus­can­do la ca­ra po­si­ti­va y las opor­tu­ni­da­des. Co­mo di­ce el me­jor es­lo­gan del mo­men­to: si lu­cha­mos po­de­mos per­der, si no es­ta­mos per­di­dos.

La pre­sen­te car­ta a los Re­yes em­pie­za con un pro­pó­si­to: que­re­mos un país al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo y, al mis­mo tiem­po, so­cial­men­te cohe­sio­na­do. Es­ta es la prio­ri­dad de los em­pre­sa­rios que, si se fi­jan, son las dos ca­ras de la mis­ma moneda.

Por ló­gi­ca eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, la se­cuen­cia tie­ne que pro­du­cir­se pri­me­ro re­cu­pe­ran­do com­pe­ti­ti­vi­dad, pa­ra ge­ne­rar más fac­tu­ra­ción y em­pleo, y en­ton­ces, con más in­gre­sos, aten­der las ne­ce­si­da­des so­cia­les. Ni un gra­mo de más pre­sión fis­cal ge­ne­ra­li­za­da so­bre ciu­da­da­nos y em­pre­sas. Si es se­lec­ti­va­men­te, se pue­de hablar de ello. Por­que más ac­ti­vi­dad su­po­ne di­rec­ta­men­te e in­me­dia­ta­men­te más in­gre­sos y me­nos gas­tos en las cuen­tas pú­bli­cas. Se de­du­ce que la prio­ri­dad po­lí­ti­ca tie­ne que ser la em­pre­sa.

Por el la­do de los gas­tos e in­ver­sio­nes pú­bli­cas, hay que in­no­var en be­ne­fi­cio del in­te­rés ge­ne­ral. El tiem­po de los re­cor­tes ge­ne­ra­li­za­dos ha pa­sa­do. Aho­ra to­ca re­cor­tar se­lec­ti­va­men­te y re-programar las prio­ri­da­des. El cri­te­rio, sor­pren­de te­ner que de­cir­lo, sólo pue­de ser pro economía pro­duc­ti­va y com­pe­ti­ti­vi­dad. Con efi­cien­cia y sin pa­ter­na­lis­mos ni clien­te­lis­mos. Pre­mian­do la bue­na ges­tión, la me­ri­to­cra­cia y la coope­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da.

El con­cep­to com­pe­ti­ti­vi­dad-país no se ba­sa y so­por­ta ex­clu­si­va­men­te en las em­pre­sas pri­va­das, sino que in­clu­ye y apli­ca el con­jun­to de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que se ha­cen en un te­rri­to­rio. Pa­ra de­jar­lo cla­ro, las ad­mi­nis­tra­cio­nes, sus em­pre­sas y sus or­ga­nis­mos tam­bién afec­tan a la com­pe­ti­ti­vi­dad del país. Su efi­cien­cia, la sim­pli­fi­ca­ción nor­ma­ti­va o la agi­li­dad de los pro­ce­sos apor­tan o di­fi­cul­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad-país. Se de­du­ce que son tiem­pos co: de coope­rar pa­ra cre­cer, de co­la­bo­ra­ción, de com­par­tir, de co­nec­tar. Pa­ra, aními­ca­men­te, ir ga­nan­do con­fian­za. Sólo con co­li­de­raz­go po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial ire­mos ade­lan­te, re­fun­da­re­mos las bases de la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so y su in­me­dia­ta con­cre­ción y apli­ca­ción, la Ce­cot ha pre­pa­ra­do unos re­ga­los de Re­yes. Di­ri­gi­dos a pre­si­den­tes de go­bier­nos, mi­nis­tros y con­se­llers, al­cal­des, dipu­tados y tam­bién pa­ra no­so­tros, re­pre­sen­tan­tes del mun­do aso­cia­ti­vo. Mu­je­res y hom­bres. Se tra­ta de una am­plia se­lec­ción de pro­gra­mas ase­so­ra­dos por el en­torno de ex­ce­len­cia de que dis­po­ne el país. Un amplio com­pen­dio de cur­sos con prác­ti­cas en em­pre­sas y en el ex­tran­je­ro. La ofer­ta in­clu­ye ad­mi­nis­tra­ción y di­rec­ción de or­ga­ni­za­cio­nes, idio­mas, co­mu­ni­ca­ción, es­pí­ri­tu de ser­vi­cio y mo­des­tia, trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, coaching pa­ra su­pe­rar el mie­do a de­ci­dir, et­cé­te­ra.

El ob­je­ti­vo: dar un pa­so ade­lan­te. En la ma­du­ra­ción per­so­nal y co­lec­ti­va. Al te­ner per­so­na­li­dad pro­pia y ho­mo­lo­gar­nos in­ter­na­cio­nal­men­te. Al ser más res­pe­tuo-

Sólo con co­li­de­raz­go po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial ire­mos ade­lan­te, re­fun­da­re­mos las bases de la com­pe­ti­ti­vi­dad

sos y ser res­pe­ta­dos. Pa­ra el bien ge­ne­ral y, co­mo in­di­can es­tu­dios cien­tí­fi­cos, pa­ra man­te­ner el ce­re­bro jo­ven. Sólo si nos re­fun­da­mos muy se­ria­men­te po­dre­mos con­se­guir te­ner un país que es­ti­mu­le asu­mir ries­go en cual­quier ám­bi­to. Ser cul­tu­ral­men­te bu­si­ness orien­ted. Su­bir el ni­vel for­ma­ti­vo y cul­tu­ral pa­ra una so­cie­dad de per­so­nas con au­to­no­mía y cri­te­rio pro­pio. Exi­gen­te pe­ro to­le­ran­te a la ad­ver­si­dad, ofre­cien­do la se­gun­da opor­tu­ni­dad. Es des­de la con­tri­bu­ción y res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual que se cons­tru­ye el ca­mino de ex­ce­len­cia y el pro­yec­to co­lec­ti­vo.

En cual­quier es­ce­na­rio nos con­vie­ne pa­sar a la ac­ción y po­de­mos em­pe­zar ma­ña­na mis­mo. ¡Los in­vi­to a ha­cer­lo, y re­mar­co, hay que reac­cio­nar ya! Lo más tras­cen­den­te se­rá asu­mir que los ám­bi­tos pú­bli­cos y pri­va­dos se tie­nen que dar la mano y nos ten­dre­mos que po­ner de acuer­do. La ex­pe­rien­cia ya lo se­ña­la, si quieres ir rá­pi­do, ve so­lo; si quieres lle­gar le­jos, ve acom­pa­ña­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.