La cohe­sión so­cial, en pe­li­gro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Es­pa­ña que­da en la úl­ti­ma po­si­ción en el aná­li­sis de los cin­co in­di­ca­do­res que los au­to­res del in­for­me ci­ta­do uti­li­zan co­mo re­fe­ren­cia com­pa­ra­ti­va. Se tra­ta de da­tos de Eu­ros­tat del año 2010 pa­ra la UE-15. El pri­me­ro de ellos es la ta­sa de po­bre­za. Pues bien, Es­pa­ña es­tá en pri­mer lu­gar con el 20,7%. Muy pro­ba­ble­men­te, pa­ra el 2012, Gre­cia pue­da su­pe­rar a Es­pa­ña, lo que no su­po­ne nin­gún con­sue­lo, ya que la si­tua­ción en nues­tro país ha em­peo­ra­do tam­bién en es­tos dos años.

El se­gun­do as­pec­to que se ana­li­za es la de­sigual­dad en la so­cie­dad. De nue­vo, es Es­pa­ña con un mul­ti­pli­ca­dor del 6,9 quien li­de­ra el ran­king, mien­tras los paí­ses don­de es me­nor son los nór­di­cos Sue­cia (3,5) y Fin­lan­dia (3,6). Es evi­den­te que tam­bién los me­ca­nis­mos de re­dis­tri- men­to, cau­só im­pac­to sa­ber que tra­ba­ja­do­res y pen­sio­nis­tas de­cla­ra­ban unas ren­tas anua­les me­dias ca­si 5.000 eu­ros su­pe­rio­res a pro­fe­sio­na­les o pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios. “Es una prue­ba evi­den­te del enor­me frau­de fis­cal que si­túa a Es­pa­ña en el se­gun­do o ter­cer pues­to del ran­king de los paí­ses más de­frau­da­do­res de la UE”.

Hay más co­sas, por su­pues­to. Las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les y sus tras­va­ses in­ter­nos de di­ne­ro pa­ra aflorar los be­ne­fi­cios en el país que me­nos se pa­ga, enor­mes vo­lú­me­nes de di­ne­ro en pa­raí­sos fis­ca­les o las gran­des for- bu­ción em­pie­zan a fa­llar en Es­pa­ña, don­de la ri­que­za se va acu­mu­lan­do en­tre los que más tie­nen.

El ter­cer in­di­ca­dor es la ta­sa de pa­ro de lar­ga du­ra­ción. En es­te apar­ta­do Es­pa­ña más que do­bla la me­dia eu­ro­pea (7,3% frente a

Es­pa­ña es el país de la UE-15 con ma­yor ta­sa de po­bre­za, ma­yor de­sigual­dad y más pa­ro de lar­ga du­ra­ción

3,5%). Aus­tria, con un 1,1% tie­ne el mer­ca­do la­bo­ral más efi­cien­te.

La ta­sa de fra­ca­so es­co­lar es el cuar­to as­pec­to ana­li­za­do. Es­pa­ña, de nue­vo vuel­ve a ca­si do­blar la ta­sa eu­ro­pea –28,4% frente al 13,9%–, aun­que no es­ta­mos en el

Las pres­ta­cio­nes al pa­ro se lle­van una pro­por­ción so­bre el gas­to so­cial que ca­si tri­pli­ca la me­dia UE-15

tu­nas con el per­ma­nen­te chan­ta­je de lle­var­se las si­cav a un le­jano puer­to se­gu­ro...

En Gest­ha es­ti­man que un plan efi­caz de lu­cha con­tra el frau­de “po­dría re­du­cir en diez pun­tos por­cen­tua­les las bol­sas de frau­de y economía su­mer­gi­da en Es­pa­ña, si­tuán­do­se a ni­ve­les fur­gón de co­la, don­de se ha­lla Por­tu­gal con el 28,7%. Lu­xem­bur­go y Aus­tria en­tre el 7% y el 8% son los me­jo­res. Y, por úl­ti­mo, la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer, don­de so­mos los me­jo­res de Eu­ro­pa, con 82,2 años. Aquí las di­fe­ren­cias son po­cas, ya que el país don­de es me­nor es Di­na­mar­ca con 79,3.

Des­de lue­go, la con­clu­sión es de­cep­cio­nan­te. El aná­li­sis de cin­co de los “in­di­ca­do­res de Lae­ken” (21) –mi­den el gra­do de cohe­sión de una so­cie­dad– mues­tra que es­ta­mos muy le­jos de nues­tros ve­ci­nos y qui­zá lo más preo­cu­pan­te sea que, con la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se­gui­mos, es­ta­mos po­nien­do las bases de un fu­tu­ro muy com­pli­ca­do pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. La cohe­sión so­cial ha­ce aguas por to­dos la­dos: la po­bre­za, la de­sigual­dad, la edu­ca­ción y la di­fi­cul­tad de crear pues­tos de tra­ba­jo. si­mi­la­res a los de la UE, pu­dién­do­se re­cau­dar unos 38.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les”.

Pe­ro vol­va­mos a nues­tro Es­ta­do de bie­nes­tar. En el ma­pa que­da cla­ro que con un 24,5% del PIB de gas­to es­ta­mos en la co­la. Hay que ad­ver­tir que Eu­ros­tat no con­si­de­ra la edu­ca­ción den­tro de los gas­tos de pro­tec­ción so­cial que se re­fle­jan en el ma­pa y que, por cier­to, en Es­pa­ña ca­ye­ron el año pa­sa­do por pri­me­ra vez en 30 años, si­tuán­do­se en el 4,79% del PIB, bas­tan­te le­jos tam­bién de la me­dia eu­ro­pea.

Pe­ro las di­fe­ren­cias con Eu­ro­pa no aca­ban aquí. La dis­tri­bu-

En las pres­ta­cio­nes por dis­ca­pa­ci­dad, fa­mi­lia, vi­vien­da y ex­clu­sión so­cial, el gas­to rea­li­za­do es ín­fi­mo

ción del gas­to es muy re­ve­la­do­ra. Eu­ros­tat la di­vi­de en ocho fun­cio­nes de las que se in­di­vi­dua­li­zan sólo cua­tro en el ma­pa: en­fer­me­dad, ve­jez, su­per­vi­ven­cia, pa­ro, dis­ca­pa­ci­dad, fa­mi­lia, vi­vien­da y ex­clu­sión so­cial. Pues bien, en Es­pa­ña des­ta­ca el di­ne­ro que se de­di­ca a las pres­ta­cio­nes por desem- pleo, un 15% del to­tal del gas­to so­cial, una cifra que, con se­gu­ri­dad, ha­brá au­men­ta­do, ya que los da­tos del ma­pa co­rres­pon­den al 2010 y des­de en­ton­ces el pa­ro en Es­pa­ña ha se­gui­do su­bien­do. Pe­ro nó­te­se que ya en el 2010 se llevaba una pro­por­ción so­bre el to­tal que ca­si tri­pli­ca­ba la me­dia eu­ro­pea. En aten­ción sa­ni­ta­ria es­ta­ría­mos en lí­nea –y con ex­ce­len­te ca­li­dad– y, por de­ba­jo, en ve­jez y su­per­vi­ven­cia. Pe­ro es en el res­to don­de el Es­ta­do de bie­nes­tar es ca­si inexis­ten­te.

En fin, una si­tua­ción de pro­tec­ción so­cial crí­ti­ca, sólo me­jo­ra­ble por la vía de más in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.