UNA FÁ­BU­LA PA­RA FIN DE AÑO

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

To­dos as­pi­ra­mos a que nues­tro tra­ba­jo ten­ga pres­ti­gio, pe­ro hay ta­reas con­si­de­ra­das in­fe­rio­res que son tan ne­ce­sa­rias hoy co­mo siem­pre o ¿no le re­sul­ta más útil un ta­xis­ta que un fí­si­co nu­clear?”

El fi­nal de una épo­ca de bo­nan­za ha de­ja­do a la vis­ta de to­dos un asun­to que en años me­jo­res sólo preo­cu­pa­ba a unos po­cos: la de­sigual­dad, no tan­to en­tre paí­ses co­mo en­tre ri­cos y po­bres de ca­da país, que la cri­sis ha he­cho au­men­tar en ca­si to­das par­tes. En­ca­ra­dos con la de­sigual­dad, los más fa­vo­re­ci­dos por la for­tu­na bus­ca­mos ra­zo­nes pa­ra pen­sar que al­go la irá co­rri­gien­do sin que ha­ya­mos de mo­les­tar­nos. Unos quie­ren con­fiar en que lo arre­gla­rá el mer­ca­do. Otros con­fían en la edu­ca­ción, y a es­tos va di­ri­gi­da es­ta fá­bu­la. Va­ya por de­lan­te que na­da de lo que si­gue pue­de ser­vir de ex­cu­sa pa­ra de­jar nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo tal co­mo es­tá; bien sa­be­mos lo mu­cho que ne­ce­si­ta, no ya un cam­bio, sino una re­vo­lu­ción.

La edu­ca­ción ha si­do, des­de siem­pre y en ca­si to­das par­tes –Es­pa­ña es en es­to una ex­cep­ción–, un as­cen­sor so­cial. Pe­ro al abri­go de su pro­ba­da efi­ca­cia ha cre­ci­do, co­mo un pa­rá­si­to, una fá­bu­la que con­vie­ne de­nun­ciar, a sa­ber: que no sólo la en­tra­da a ese as­cen­sor es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra, sino que tam­bién lo es­tá el ac­ce­so al úl­ti­mo pi­so, y que bas­ta con es­for­zar­se pa­ra lle­gar a él.

Es cier­to que la en­tra­da –la edu­ca­ción bá­si­ca– es­tá, o de­bie­ra es­tar, al al­can­ce de to­dos; pe­ro no lo es­tá el úl­ti­mo pi­so, la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca, por mu­cho que se es­fuer­ce quien no tie­ne las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias, co­mo tam­po­co lo es­tá la ca­pa­ci­dad de co­rrer los cien me­tros en diez se­gun­dos. Es po­si­ble que el “sí, tú pue­des” sir­va en mu­chos ca­sos de es­tí­mu­lo be­né­fi­co, pe­ro in­fli­ge gran­des da­ños co­la­te­ra­les. Por una par­te, al que se es­fuer­za y no lle­ga, le crea un sen­ti­mien­to de fra­ca­so. Por otro la­do, el que con­tem­pla al des­fa­vo­re­ci­do se sien­te jus­ti­fi­ca­do en no ayu­dar­le: si es­tá co­mo es­tá es por­que no se ha es­for­za­do lo su­fi­cien­te.

Am­bos da­ños están bien do­cu­men­ta­dos. En el pri­mer ca­so, oí­mos hablar a me­nu­do de his­to­rias ex­tra­or­di­na­rias de éxi­to, en las que se des­ta­ca la te­na­ci­dad de quien lle­ga a una cum­bre, pe­ro no las ca­pa­ci­da­des ex­tra­or­di­na­rias que sin du­da po­seía al em­pe­zar su as­cen­sión. Y no sa­be­mos de los mu­chos que lo in­ten­tan y no lle­gan, a pe­sar de sus es­fuer­zos, lo que no pue­de sino agra­var su sen­sa­ción de fra­ca­so. Por lo que al se­gun­do ca­so se re­fie­re, bas­ta con ci­tar el re­sul­ta­do de una encuesta rea­li­za­da en Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa en 1995: en el pri­mer país, don­de pre­va­le­ce es­ta pers­pec­ti­va, un 60% de la po­bla­ción en- cues­ta­da opi­na­ba que los po­bres eran pe­re­zo­sos, al­go que sólo creía el 26% de los eu­ro­peos.

La con­se­cuen­cia de es­ta for­ma de ver las co­sas es, na­tu­ral­men­te, que los tra­ba­jos po­co es­pe­cia­li­za­dos, aque­llos que no re­quie­ren una for­ma­ción su­pe­rior, se con­si­de­ran ta­reas in­fe­rio­res, no sólo me­nos re­mu­ne­ra­das, sino peor con­si­de­ra­das. Na­die quie­re ha­cer­las. En par­te, por­que to­dos as­pi­ra­mos a que nues­tro tra­ba­jo ten­ga pres­ti­gio y, en otra par­te, por­que nos di­cen que un tra­ba­jo de al­ta cua­li­fi­ca­ción es­tá a nues­tro al­can­ce. Y, sin em­bar­go, esas ta­reas si­guen sien­do tan ne­ce­sa­rias hoy co­mo siem­pre: ¿qué ro­bot le ha­rá un ra­mo de flo­res? ¿A us­ted no le re­sul­ta más útil un ta­xis­ta que un fí­si­co nu­clear o un economista?

Pe­ro aún su­po­nien­do que fue­ra po­si­ble una so­cie­dad es­pe­cia­li­za­da en la economía del co­no­ci­mien­to, ¿qué ha­ría­mos con los que no tu­vie­ran ta­len­to su­fi­cien­te pa­ra em­plear­se en ella? Una so­cie­dad en que los em­plea­dos man­tu­vie­ran con sub­si­dios a los pa­ra­dos –una so­cie­dad ba­sa­da en com­bi­nar efi­cien­cia y so­li­da­ri­dad– se­ría una so­cie­dad in­hu­ma­na. To­dos que­rrían es­ca­par de ella: los ri­cos, por no pa­gar, los po­bres por­que, co­mo lee uno en Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov, “na­da hay más pe­no­so pa­ra un des­gra­cia­do que ver que to­dos se con­si­de­ran sus bien­he­cho­res”.

Pa­ra su­ge­rir una al­ter­na­ti­va a es­ta vi­sión par­ta­mos, no de pos­tu­la­dos ideo­ló­gi­cos, sino de dos he­chos in­con­tro­ver­ti­bles. El pri­me­ro es que to­do el mun­do ne­ce­si­ta tra­ba­jar, no sólo pa­ra ase­gu­rar su sus­ten­to, sino tam­bién pa­ra desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des y pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más. El se­gun­do es que no to­do el mun­do tie­ne las mis­mas ap­ti­tu­des, ta­len­to o dis­po­si­ción pa­ra el tra­ba­jo.

Si tra­ta­mos aho­ra de or­ga­ni­zar la economía se­gún es­tos dos prin­ci­pios, ve­re­mos que el re­sul­ta­do es dis­tin­to del que hoy nos pro­po­nen. Es po­si­ble que sea una economía me­nos pro­duc­ti­va –ya que la di­vi­sión del tra­ba­jo que hoy ve­mos es­tá orien­ta­da a ma­xi­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad–, pe­ro no es de nin­gún mo­do se­gu­ro que sea así, por­que si ca­da cual tu­vie­se el tra­ba­jo que más con­vie­ne a su idio­sin­cra­sia tra­ba­ja­ría más y me­jor; es ca­si se­gu­ro que la me­nor pro­duc­ti­vi­dad y, por con­si­guien­te, la me­nor ri­que­za ma­te­rial, se ve­rían más que com­pen­sa­das por la fe­li­ci­dad que pro­por­cio­na la ar­mo­nía de ca­da cual con su ta­rea, al­go ca­si des­co­no­ci­do hoy.

¿Es una uto­pía? Quie­nes pri­me­ro la pro­pu­sie­ron, en la ba­ja edad me­dia ita­lia­na, hi­cie­ron mu­cho, en su pe­que­ño mun­do, por lle­var­la a la prác­ti­ca. Y rue­go al lec­tor que se pre­gun­te, en es­te fin de año, qué economía es­tá más acor­de con nues­tra na­tu­ra­le­za: es­ta o la que ve­mos an­te nues­tros ojos. ¿Dón­de es­tá la reali­dad y dón­de la fá­bu­la?

MARC ARIAS

Hay ta­reas que si­guen sien­do tan ne­ce­sa­rias hoy co­mo siem­pre, aun­que so­cial­men­te no es­tén muy con­si­de­ra­das

Al­fre­do Pastor Pro­fe­sor del Iese

Cá­te­dra Iese-Banc Sa­ba­dell de Eco­no­mías Emer­gen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.