Al tri­bu­tar, ‘Spain is dif­fe­rent’

Los im­pues­tos di­rec­tos tien­den a su­bir en Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia de lo que pa­sa en las gran­des eco­no­mías

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Se ha es­cri­to y se ha fil­ma­do mu­cho acer­ca del efec­to ma­ri­po­sa: lo hi­zo Iñá­rri­tu en Ba­bel, o Bress en El efec­to ma­ri­po­sa. El ale­teo de una ma­ri­po­sa en Ja­pón pue­de pro­vo­car un hu­ra­cán en Alas­ka. Así fun­cio­na la glo­ba­li­za­ción: to­do lo to­que­tea. El he­cho tam­bién es ex­tra­po­la­ble al ám­bi­to fis­cal. Así lo cuen­ta San­tia­go Barrenechea, so­cio res­pon­sa­ble de Pri­ce Wa­ter­hou­se Coo­per (PwC) Tax & Le­gal: “Hay una ten­den­cia mun­dial a sus­ti­tuir los im­pues­tos di­rec­tos, co­mo el IRPF o el im­pues­to de so­cie­da­des, por los in­di­rec­tos –di­ce–. Y eso tie­ne mu­cho que ver con el au­men­to de la mo­vi­li­dad pro­duc­ti­va: es más fá­cil re­cau­dar por vía in­di­rec­ta que a tra­vés de los im­pues­tos di­rec­tos”.

Barrenechea al­can­za se­me­jan­te con­clu­sión a tra­vés del úl­ti­mo in­for­me de Ten­den­cias mun­dia­les en po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria 2012, ela­bo­ra­do por PwC. El es­tu­dio des­ta­ca que Ho­lan­da ha anun­cia­do su in­ten­ción de au­men­tar la tri­bu­ta­ción in­di­rec­ta a cam­bio de re­du­cir los im­pues­tos so­bre la ren­ta del tra­ba­jo, que Ja­pón su­birá el IVA del 5% al 10%, gra­dual­men­te, en el 2015, o que en Chi­na el 60% de la re­cau­da­ción fis­cal pro­ce­de de tri­bu­tos in­di­rec­tos, y el 40%, de los di­rec­tos. Hoy, 150 paí­ses cuen­tan con sis­te­mas de im­po­si­ción in­di­rec­ta, y se cal­cu­la que en el 2013, es­ta re­la­ción se nu­tri­rá de otros sie­te paí­ses.

La ten­den­cia tie­ne su ló­gi­ca. En el ca­so es­pa­ñol, por ejem­plo,

Ja­pón, Chi­na u Ho­lan­da pri­man ta­sas co­mo el IVA so­bre el im­pues­to de so­cie­da­des o el IRPF

sólo una pro­por­ción muy pe­que­ña de lo que se con­su­me en Es­pa­ña se ha pro­du­ci­do en Es­pa­ña. Y eso, ha­ce vein­te años, no es­ta­ba tan cla­ro. “Con los ac­tua­les me­dios téc­ni­cos –di­ce Barrenechea–, un periodista po­dría ser re­si­den­te en Bar­ce­lo­na pe­ro tra­ba­jar en Lon­dres. Y eso le com­pli­ca te­rri­ble­men­te la vi­da al fis­co. Así que, en cier­to mo­do, al Es­ta­do le sa­le más a cuen­ta gra­var el con­su­mo del in­di­vi­duo: que pa­gue por fu­mar o por lle­var el co- che a un ta­ller de Bar­ce­lo­na...”.

Es cier­to que el ca­so es­pa­ñol evo­lu­cio­na tam­bién en esa lí­nea. Pe­ro me­nos: así son las ser­vi­dum­bres de la cri­sis. Hoy, en Es­pa­ña, la re­la­ción en­tre im­pues­tos in­di­rec­tos y di­rec­tos es del 36%-64%. El Es­ta­do re­cau­da mu­cho más a tra­vés del IRPF o del im­pues­to de so­cie­da­des que a tra­vés del IVA, las ta­sas me­dioam­bien­ta­les, el ITP o los im­pues­tos al al­cohol o al ta­ba­co. Y eso, por muy im­po­pu­lar que sea la obli­ga­ción de tri- bu­tar por las ren­tas del tra­ba­jo o del ca­pi­tal. “Que el IRPF es un im­pues­to im­po­pu­lar po­lí­ti­ca­men­te lo sa­be­mos to­dos”, apun­ta Barrenechea. Es así, pe­ro el Es­ta­do lo ne­ce­si­ta co­mo agua de ma­yo.

“Esa ten­den­cia, a lar­go pla­zo, cam­bia­rá –apun­ta Barrenechea–. Es po­si­ble que en unos años se equi­li­bre al 50%-50%. De he­cho, ha­ce tiem­po la des­pro­por­ción a fa­vor de los im­pues­tos di­rec­tos era mu­cho más acen­tua­da”.

Lo que pa­sa, apun­ta Ba­rre­ne- chea, es que, a cor­to pla­zo, el dé­fi­cit fis­cal obli­ga al Es­ta­do a mul­ti­pli­car to­dos los im­pues­tos so­bre los re­si­den­tes en Es­pa­ña. To­dos. Y eso ya se ha vis­to en es­te 2012: se tri­bu­ta más por el IRPF, por el IVA, por el al­cohol, por el pa­tri­mo­nio, por las ren­tas, e in­clu­so por los pre­mios de la lo­te­ría que su­peren los 2.500 eu­ros (a par­tir del 1 de enero del 2013): en Es­pa­ña se pa­ga más por las ren­tas del tra­ba­jo y del ca­pi­tal, y tam­bién se pa­ga más por el con­su­mo.

XAVIER GÓ­MEZ

De­le­ga­ción de Ha­cien­da de la pla­za Le­ta­men­di, en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.