Chur­chill, el es­cri­bien­te

Las me­mo­rias de los po­lí­ti­cos ju­bi­la­dos fi­gu­ran en las lis­tas de los li­bros más leí­dos

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Las lis­tas de los li­bros más ven­di­dos son un fiel re­tra­to de los tiem­pos que co­rren, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta que no pa­sa día sin que sea sen­ten­cia­do a muer­te el li­bro im­pre­so. A los ex­per­tos no les tiem­bla la mano ni se les no­ta el me­nor tem­blor en la voz a la ho­ra de anun­ciar la sú­bi­ta des­apa­ri­ción de la no­ve­la. Y al tiem­po que pro­cla­man que los jó­ve­nes ya no leen li­bros, se ven­den mi­llo­nes de ejem­pla­res de la se­rie de Harry Pot­ter.

Uno de los as­pec­tos más cu­rio­sos de los su­pues­ta­men­te moribundos li­bros es la di­vi­sión que se ha­ce en las lis­tas de me­ga­ven­tas en­tre fic­ción y no fic­ción. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia? ¿Quién lo de­ci­de? En el 2012, la bri­tá­ni­ca E.L. Ja­mes ha ven­di­do más de 60 mi­llo­nes de ejem­pla­res de una tri­lo­gía de con­te­ni­do eró­ti­co. Pu­ra fic­ción. Pe­ro no es­tá na­da mal, má­xi­me en un mer­ca­do que –se­gún los ex­per­tos– mue­re an­te el im­pa­ra­ble em­pu­je de in­ter­net, Kind­le, las ta­ble­tas y me­dia do­ce­na de chis­mes por el es­ti­lo. Por otro la­do, y aun­que pue­da pa­re­cer men­ti­ra, es en las lis­tas de los li­bros más leí­dos de no fic­ción don­de van a pa­rar los grue­sos to­mos de las me­mo­rias de los po­lí­ti­cos ju­bi­la­dos –ja­rro­nes chi­nos con ín­fu­las de li­te­ra­to, que di­ría Fe­li­pe Gon­zá­lez–.

Hu­bo un tiem­po en el que los pre­si­den­tes aban­do­na­ban el car­go sin que los con­tri­bu­yen­tes les pa­ga­ran de for­ma vi­ta­li­cia una más que dig­na pen­sión, amén de des­pa­cho, se­cre­ta­rio(s) y co­che ofi­cial. Si no eran dic­ta­do­res o no con­ta­ban con una for­tu­na per­so­nal, aque­llos po­lí­ti­cos ju­bi­la­dos pu­bli­ca­ban sus me­mo­rias y da­ban con­fe­ren­cias a cam­bio de fuer­tes can­ti­da­des de di­ne­ro por ne­ce­si­dad. Los de aho­ra vi­ven en el me­jor de dos mun­dos, bo­rran­do a ca­da pa­so la lí­nea que se­pa­ra la fic­ción de la no fic­ción. Ahí están los Gor­ba­chov, Clin­ton o Blair. Por no hablar de los Az­nar, Bono o Pu­jol. E in­clu­so Za­pa­te­ro con­fie­sa que tra­ba­ja en un li­bro so­bre su pa­so por la Mon­cloa. Aho­ra bien, nin­guno lle­ga a los to­bi­llos de Wins­ton Chur­chill.

Tras un so­me­ro re­pa­so de la abul­ta­da bi­blio­gra­fía del le­gen- da­rio es­ta­dis­ta bri­tá­ni­co a quien la Aca­de­mia sue­ca otor­gó en 1953 el No­bel de li­te­ra­tu­ra, cues­ta creer que el au­tor de se­me­jan­te pro­duc­ción li­te­ra­ria en­con­tra­ra tiem­po pa­ra de­di­car­se al­gu­na vez a los asun­tos de Es­ta­do. Des­ve­la el enig­ma, en gran me­di­da, Pe­ter Clar­ke en Mr. Chur­chill’s pro­fes­sion (Blooms­bury, 2012). An­tes de cum­plir los vein­tiuno, Chur­chill fue en­via­do a Cu­ba en 1895 por el Daily Grap­hic pa­ra cu­brir la re­vuel­ta. Ade­más de afi­cio­nar­se a los pu­ros y a la sies­ta, en el Ca­ri­be des­cu­brió su vo­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca. Po­co des­pués, se ha­lla­ba en In­dia, cu­brien­do una re-

Cues­ta creer que el au­tor de se­me­jan­te pro­duc­ción li­te­ra­ria en­con­tra­ra tiem­po pa­ra go­ber­nar

vuel­ta af­ga­na pa­ra el Daily Te­le­graph. Es­cri­bió un li­bro so­bre lo que ha­bía pre­sen­cia­do.

Cuan­do to­da­vía no se ha­bía se­ca­do la tin­ta, el au­tor, en­via­do por el Mor­ning Post, re­mon­ta­ba el Ni­lo con la ex­pe­di­ción de lord Kit­che­ner. La ex­pe­rien­cia le dio ma­te­rial pa­ra otro li­bro y, sin ape- nas tiem­po pa­ra res­pi­rar, la mis­ma ro­ta­ti­va lo en­vió a Sudáfrica pa­ra que cu­brie­ra la gue­rra de los bóers, a ra­zón de 250 li­bras al mes (más de 10.000 li­bras de las de aho­ra). Aca­ba­ba de cum­plir los vein­ti­cua­tro. Una es­tan­cia de nue­ve me­ses era su­fi­cien­te pa­ra que pa­rie­ra dos li­bros más. Re­gre­só a Lon­dres pa­ra ini­ciar su for­mi­da­ble ca­rre­ra po­lí­ti­ca, pe­ro ya na­da iba a po­der apar­tar­lo nun­ca de su pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca y li­te­ra­ria. Se en­tien­de muy bien por qué: las in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro que le pro­por­cio­na­ba.

La bio­gra­fía que es­cri­bió de su pa­dre, Lord Ran­dolf Chur­chill, por la que co­bró una for­tu­na, fue el úl­ti­mo li­bro realmente es­cri­to por el fu­tu­ro No­bel. A par­tir de en­ton­ces, y ha­bien­do pa­sa­do in­tere­sa­da­men­te de los to­ries a las fi­las de los li­be­rals, el aje­trea­do po­lí­ti­co dic­ta­ba su vas­ta obra a un se­cre­ta­rio, es de­cir, a un mal pa­ga­do fun­cio­na­rio del mi­nis­te­rio que ocu­pa­ba. El pri­me­ro, Edward Marsh, fue un ha­llaz­go de pri­mer or­den, pues ade­más de se­guir­lo fiel­men­te de un mi­nis­te­rio a otro, aña­dió a sus queha­ce­res se­cre­ta­ria­les los de corrector, ne­gro e in­clu­so ase­sor fis­cal del gran Chur­chill.

Sien­do Chur­chill mi­nis­tro de Ha­cien­da du­ran­te los años 20, no sólo en­con­tró tiem­po pa­ra escribir La se­gun­da gue­rra mun­dial o el in­men­sa­men­te po­pu­lar My early li­fe, sino que ad­qui­rió la rui­no­sa man­sión Chart­well y ama­só unas deu­das per­so­na­les que se­rían su cruz a par­tir del crac de Wall Street. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra en un hombre tan pro­cli­ve a es­tar en los lu­ga­res en el mo­men­to en que su­ce­dían acon­te­ci­mien­tos, Chur­chill es­ta­ba en Nue­va York el 24 de oc­tu­bre de 1929, el mis­mí­si­mo Jue­ves Ne­gro. Vio el va­lor de sus in­ver­sio­nes caer a la mis­ma ve­lo­ci­dad que los bró­kers se ti­ra­ban al va­cío des­de los ras­ca­cie­los. Sin re­nun­ciar a su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, sa­bía que su úni­ca sal­va­ción era con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra tur­bi­na li­te­ra­ria. De no ser así, co­mo se­ña­la Pe­ter Clar­ke, sólo le que­da­ba la más ab­so­lu­ta in­sol­ven­cia.

De la hu­mil­de co­la­bo­ra­ción de Edward Marsh, que co­bra­ba tan sólo 25 li­bras por los ar­tícu­los por los que in­gre­sa­ba Chur­chill quin­ce ve­ces más, pa­só a con­tra­tar a un ejér­ci­to de do­cu­men­ta­lis­tas y ne­gros, en­tre ellos al­gu­nos co­no­ci­dos his­to­ria­do­res de Ox­ford. Pe­ro eso no fue to­do: se con­vir­tió en un ex­pe­ri­men­ta­do eva­sor de im­pues­tos, al tiem­po que acep­ta­ba mi­llo­na­rios ade­lan­tos. Es­tas co­sas pa­san cuan­do, sin ir más le­jos, uno se gas­ta al año en vino tres ve­ces lo que ga­na un obre­ro. Al fi­nal, su vic­to­ria con­tra los na­zis con­si­guió que va­rios edi­to­res le per­do­na­ran fla­gran­tes in­cum­pli­mien­tos de con­tra­to, o que el mun­do en­te­ro hi­cie­ra la vis­ta gor­da en cuan­to a su pro­duc­ción li­te­ra­ria.

Por to­do ello, de­ci­dan us­te­des si las me­mo­rias de un po­lí­ti­co de­be­rían fi­gu­rar en la lis­ta de li­bros más ven­di­dos de fic­ción o de no fic­ción. De to­dos mo­dos, que­da cla­ro que la his­to­ria, sea en ver­sión im­pre­sa o di­gi­tal, la si­guen es­cri­bien­do los ven­ce­do­res.

KEYS­TO­NE / HULTON ARCHIVE / GETTY IMAGES

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill (1874-1965) sube al co­che des­de la puer­ta tra­se­ra de Dow­ning Street a fi­na­les de ju­lio de 1945

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.