PAU­TAS PA­RA EL FU­TU­RO

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Joan B. Ca­sas Doc­tor en Economía Decano del Col·legi d’Eco­no­mis­tes de Ca­ta­lun­ya

Re­cien­te­men­te, el Con­sell As­ses­sor per a la Reac­ti­va­ció Eco­nò­mi­ca y el Crei­xe­ment (Ca­rec) ha he­cho pú­bli­co un ex­ten­so do­cu­men­to – Ca­ta­lun­ya: vi­sión y ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos de fu­tu­ro– que con­tie­ne has­ta 38 ob­je­ti­vos que ten­drían que guiar en los pró­xi­mos años la ac­tua­ción de los po­de­res pú­bli­cos y de la so­cie­dad ca­ta­la­na en ge­ne­ral si se quie­re man­te­ner y am­pliar las pres­ta­cio­nes del Es­ta­do de bie­nes­tar. Al­gu­nos de los as­pec­tos esen­cia­les del tra­ba­jo ya han si­do re­sal­ta­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro otros han si­do me­nos des­ta­ca­dos.

El do­cu­men­to in­cor­po­ra una gran can­ti­dad de re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les que sir­ven de ba­se y de con­tras­te, a la vez que de ins­pi­ra­ción, a las pro­pues­tas que se for­mu­lan. Los ob­je­ti­vos que se pro­po­nen pre­ten­den desa­rro­llar los prin­ci­pa­les ac­ti­vos de la economía ca­ta­la­na. El en­fo­que del tra­ba­jo par­te de la con­si­de­ra­ción de los ac­ti­vos co­mo una for­ma de ca­pi­tal, acu­mu­la­ble en el tiem­po y que de­ter­mi­na la pro­duc­ti­vi­dad del sis­te­ma. Por lo tan­to, el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de un país se ve co­mo un pro­ce­so de acu­mu­la­ción o for­ma­ción de ca­pi­tal.

En el ám­bi­to edu­ca­ti­vo, se se­ña­la que la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal mues­tra que más re­cur­sos in­ver­ti­dos no im­pli­can me­jo­res re­sul­ta­dos. El exi­to­so mo­de­lo fin­lan­dés de­di­ca, en edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria, me­nos re­cur­sos por es­tu­dian­te que el mo­de­lo vi­gen­te en Es­pa­ña. Es, an­te to­do, una cues­tión de prio­ri­da­des y, en mu­chos ca­sos, de cam­bio ins­ti­tu­cio­nal y de cul­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va.

En el te­rreno de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, las pro­pues­tas se ins­pi­ran en el mo­de­lo ale­mán de for­ma­ción dual y en una ade­cua­ción de la ofer­ta for­ma­ti­va a la de­man­da, con una par­ti­ci­pa­ción más ac­ti­va de las em­pre­sas en la con­fec­ción de los pla­nes de es­tu­dio.

En el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio, se pro­po­ne una uni­ver­si­dad más coor­di­na­da y co­la­bo­ra­ti­va con la em­pre­sa pri­va­da, pro­mo­vien­do la trans­fe­ren­cia y la di­fu­sión de co­no­ci­mien­tos a tra­vés de la in­cor­po­ra­ción de gra­dua­dos y doc­to­res en el te­ji­do eco­nó­mi­co, to­do par­tien­do de una red de sie­te uni­ver­si­da­des pú­bli­cas (una por ca­da mi­llón de ha­bi­tan­tes) per­fec­ta­men­te ho­mo­lo­ga­ble a la si­tua­ción de Ho­lan­da, Ita­lia o Ale­ma­nia.

En el ám­bi­to sa­ni­ta­rio se re- mar­ca la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer cri­te­rios pa­ra prio­ri­zar el gas­to y, gra­cias a la com­pa­ra­ción in­ter­na­cio­nal, sa­be­mos que nues­tro mo­de­lo tie­ne que es­co­ger en­tre dos gran­des op­cio­nes: el es­ta­ble­ci­mien­to de un lí­mi­te má­xi­mo a las pres­ta­cio­nes fi­nan­cia­das con re­cur­sos pú­bli­cos con cri­te­rio cos­te-efec­ti­vi­dad (mo­de­lo bri­tá­ni­co) o dis­po­ner de un ca­tá­lo­go de pres­ta­cio­nes amplio pe­ro con una par­te del cos­te tras­la­da­do al usua­rio me­dian­te di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos de co­pa­go (mo­de­lo ho­lan­dés, fran­cés y ale­mán).

Se afir­ma que Ca­ta­lun­ya dis­po­ne de un sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca lí­der en Es­pa­ña y con un ni­vel de pro­duc­ción cien­tí­fi­ca ho­mo­lo­ga­ble a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. De he­cho, nues­tro país dis­po­ne de más de 700 gru­pos de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca con­so­li­da­dos con un im­pac­to cien­tí­fi­co, en tér­mi­nos de pu­bli­ca­cio­nes, por en­ci­ma de la me­dia mun­dial y de la Unión Eu­ro­pea de los 15.

En es­te con­tex­to, el tra­ba­jo pro­po­ne me­di­das pa­ra su­pe­rar las dos gran­des li­mi­ta­cio­nes que pue­den re­du­cir el enor­me po­ten­cial de nues­tro ca­pi­tal tec­no­ló­gi­co: re­pe­tir y re­per­cu­tir el éxi­to de la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca a la in-

En el ám­bi­to de la edu­ca­ción, más re­cur­sos in­ver­ti­dos no im­pli­can me­jo­res re­sul­ta­dos

ves­ti­ga­ción apli­ca­da, fa­ci­li­tan­do el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo ha­cia una economía de la in­no­va­ción y el co­no­ci­mien­to y es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca de con­cen­tra­ción de re­cur­sos pú­bli­cos en po­cos cen­tros que per­mi­ta un in­cre­men­to de su di­men­sión me­dia.

El tra­ba­jo se in­cli­na a lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca fis­cal in­de­pen­dien­te del ci­clo po­lí­ti­co. Se tra­ta­ría de evi­tar la dis­tor­sión que se de­ri­va del he­cho que los go­bier­nos tien­den a ac­tuar en un ho­ri­zon­te po­lí­ti­co li­mi­ta­do, lo que com­por­ta a me­nu­do in­cu­rrir en dé­fi­cits que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, no in­cu­rri­rían si tu­vie­ran que ha­cer frente a las con­se­cuen­cias fu­tu­ras de es­ta po­lí­ti­ca.

Al es­ti­lo de es­ta­dos co­mo Ho­lan­da, Ale­ma­nia, Aus­tria, Di­na­mar­ca, Sue­cia o el Reino Uni­do y, de los es­ta­dos re­cien­tes, Es­lo­ve­nia, se tra­ta­ría de es­ta­ble­cer un con­se­jo fis­cal in­te­gra­do por ex­per­tos in­de­pen­dien­tes que pu­bli­ca­ra el gra­do de cum­pli­mien­to por par­te del Go­bierno de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit y de deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.