Em­plea­dos de la so­li­da­ri­dad

Pe­se a las ba­ja­das de pre­su­pues­to, los tra­ba­ja­do­res man­tie­nen vi­vo el vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

En tiem­pos de cri­sis, la so­li­da­ri­dad es más ne­ce­sa­ria que nun­ca. Pe­ro tam­bién es cuan­do me­nos re­cur­sos tie­nen las em­pre­sas pa­ra la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va (RSC). Con unos sa­la­rios a la ba­ja, los tra­ba­ja­do­res tam­po­co vi­ven su me­jor mo­men­to pa­ra ser so­li­da­rios. Y, sin em­bar­go, el vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo, que per­mi­te a los em­plea­dos im­pli­car­se en cau­sas so­cia­les en co­la­bo­ra­ción con su pro­pia em­pre­sa, si­gue vi­vo cuan­do más se le ne­ce­si­ta.

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de Vo­lun­ta­ria­do Cor­po­ra­ti­vo 2011, el 57% de las em­pre­sas de más de 500 tra­ba­ja­do­res prac­ti­ca vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo, frente al 65% del 2010. “Las em­pre­sas tie­nen me­nos pre­su­pues­to y ana­li­zan más a qué lo de­di­can, aun­que en vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo se es­tá re­cor­tan­do me­nos que en otras par­ti­das de RSC”, ex­pli­ca Die­go Le­ja­ra­zu, de la Fun­da­ción Haz­lo Po­si­ble. Se­gún Le­ja­ra­zu, “la cri­sis ha­ce que las plan­ti­llas es­tén más sen­si­bi­li­za­das, y mu­chas em­pre­sas quie­ren ca­na­li­zar las ga­nas de ‘ha­cer al­go’ que mues­tran sus pro­pios em­plea­dos”. Ini­cia­ti­vas co­mo re­co­gi­das de ali­men­tos o ju­gue­tes triun­fan en las com­pa­ñías pe­ro “la cri­sis ha­ce que no avan­cen ha­cia nue­vos pro­gra­mas más com­ple­jos o que su­pon­gan de­di­ca­ción de ho­ras de la jor­na­da la­bo­ral”, di­ce es­te ex­per­to.

Ade­más del ob­je­ti­vo so­cial, las em­pre­sas usan el vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo co­mo he­rra­mien­ta de re­cur­sos hu­ma­nos: por ejem­plo, el 74% es­pe­ra me­jo­rar así el cli­ma de tra­ba­jo, y el 70% el or­gu­llo de per­te­nen­cia de sus em­plea­dos. “En cri­sis es cuan­do

La cri­sis ge­ne­ra una ma­yor sen­si­bi­li­za­ción en las plan­ti­llas, y las em­pre­sas in­ten­tan ca­na­li­zar­la

la em­pre­sa ne­ce­si­ta más im­pli­ca­ción de la plan­ti­lla, y los em­plea­dos que par­ti­ci­pan en vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo tie­nen más desa­rro­lla­das ca­pa­ci­da­des co­mo la im­pli­ca­ción o el tra­ba­jo en equi­po”, des­ta­ca San­da­lio Gó­mez, pro­fe­sor del Iese, quien apues­ta por con­cien­ciar a las com­pa­ñías: “Mu­chas se gas­tan di­ne­ra­les en ac­ti­vi­da­des pa­ra fo­men­tar el li­de­raz­go y los equi­pos, cuan­do po­drían re­sol­ver es­tos pro­ble­mas de for­ma más pro­fun­da y eco­nó­mi­ca con vo­lun­ta­ria­do”.

La ban­ca y, so­bre to­do, las em­pre­sas de ali­men­ta­ción son las más ac­ti­vas en ma­te­ria de vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo. Es el ca­so de Wri­gley Es­pa­ña, fa­bri­can­te de mar­cas co­mo Su­gus, más de 300 de los 325 em­plea­dos han par­ti­ci­pa­do es­te año en vo­lun­ta­ria­do. “Pa­ra no­so­tros, es una prio­ri­dad apor­tar­les va­lor aña­di­do con es­te ti­po de be­ne­fi­cios in­clu­so en mo­men­tos co­mo el ac­tual en el que

Ade­más del ob­je­ti­vo so­cial, es­tas ac­cio­nes per­mi­ten me­jo­rar ha­bi­li­da­des co­mo el tra­ba­jo en equi­po

re­cor­tar es­tas ac­cio­nes sue­le ser una op­ción pa­ra mu­chas com­pa­ñías”, ex­pli­ca Xa­vi Pons, di­rec­tor ge­ne­ral de Wri­gley Es­pa­ña. En Da­no­ne, los em­plea­dos pue­den par­ti­ci­par, por ejem­plo, en es­cue­las de­por­ti­vas o cla­ses de apo­yo en co­le­gios de zo­nas vul­ne­ra­bles, en­tre otros pro­yec­tos. La fir­ma des­ta­ca que es­tas prác­ti­cas ge­ne­ran en­tre los em­plea­dos “ma­yor co­mu­nión con la cul­tu­ra de la em­pre­sa y me­jo­ra de la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra los pro­yec­tos, tan­to so­cia­les co­mo de la pro­pia em­pre­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.