La in­te­gra­ción ban­ca­ria se­gui­rá en el 2013

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Se­gún el pro­fe­sor San­tia­go Car­bó, en el 2013 pue­den pro­du­cir­se aún más pro­ce­sos de in­te­gra­ción ban­ca­ria. La nue­va es­truc­tu­ra más con­cen­tra­da de­be­ría ayu­dar a las en­ti­da­des a afron­tar un en­torno pos­cri­sis en el mun­do fi­nan­cie­ro en el que ha­brá me­nos po­si­bi­li­da­des de asu­mir ries­gos por el du­ro con­trol re­gu­la­to­rio y una com­pe­ten­cia ma­yor.

Si no hay so­bre­sal­tos en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal y la economía es­pa­ño­la co­mien­za su re­cu­pe­ra­ción a un año vis­ta (2014), el país po­drá con­tar con un sec­tor ban­ca­rio más sa­nea­do y re­es­truc­tu­ra­do”

Las en­ti­da­des ban­ca­rias es­pa­ño­las han afron­ta­do de for­ma sin­gu­lar la cri­sis fi­nan­cie­ra. La ma­yor par­te de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros del con­ti­nen­te re­ca­pi­ta­li­za­ron (y, en mu­chos ca­sos na­cio­na­li­za­ron) mu­chas de sus en­ti­da­des en el 2008 y en el 2009 sin ape­nas re­es­truc­tu­rar­las. En Es­pa­ña, en el 2009 se ini­ció la re­es­truc­tu­ra­ción sin ape­nas re­ca­pi­ta­li­za­ción. Tres años más tar­de, la ne­ce­si­dad de sa­nea­mien­to era ya muy evi­den­te y en po­cos me­ses se ha pa­sa­do –ya de la mano de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas– del te­rreno de las re­for­mas al de la re­so­lu­ción.

Des­de el 2009 y has­ta el 2011 se apro­ba­ron en Es­pa­ña has­ta do­ce reales de­cre­tos que, de for­ma prin­ci­pal o in­di­rec­ta, con­te­nían dis­po­si­cio­nes re­for­mis­tas res­pec­to al sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol. El 2012 mar­ca un pun­to de in­fle­xión. Dos nue­vos reales de­cre­tos en fe­bre­ro y ma­yo su­pu­sie­ron la iden­ti­fi­ca­ción por vez pri­me­ra de ne­ce­si­da­des con­si­de­ra­bles de sa­nea­mien­to de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las, lo que equi­va­lía, cua­tro años des­pués de ini­cia­da la cri­sis in­ter­na­cio­nal, al pri­mer re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to de una cri­sis ban­ca­ria en Es­pa­ña. Y es­te mis­mo año pron­to hu­bo que re-

Lo que ca­be pre­gun­tar­se es có­mo que­da­rá el sec­tor ban­ca­rio a la vuel­ta de dos o tres años

co­no­cer que el de­te­rio­ro de los ba­lan­ces era ma­yor del es­pe­ra­do y que se­ría pre­ci­sa una ayu­da de nues­tros so­cios eu­ro­peos pa­ra afron­tar­lo.

La pre­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra se­guir es­te ca­mino fue im­por­tan­te. A prin­ci­pios de ju­nio, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pu­bli­ca­ba las re­co­men­da­cio­nes fi­na­les de su Eva­lua­ción de la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro en Es­pa­ña y su­ge­ría que “el gra­do y la per­sis­ten­cia del de­te­rio­ro eco­nó­mi­co pue­den im­pli­car nue­vas pér­di­das pa­ra los ban­cos. La ple­na im­ple­men­ta­ción de las re­for­mas, así co­mo el es­ta­ble­ci­mien­to de un me­ca­nis­mo de respaldo pú­bli­co creí­ble, se­rán crí­ti- cos pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra en el fu­tu­ro”.

El 9 de ju­nio, el Eu­ro­gru­po con­fir­ma­ba en un co­mu­ni­ca­do la apro­ba­ción de una ayu­da con­tin­gen­te pa­ra Es­pa­ña de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros, la ayu­da que mar­có el ini­cio de la re­so­lu­ción, ins­tru­men­ta­da en un Me­mo­ran­do de En­ten­di­mien­to, el ya co­no­ci­do MoU, que ha con­ver­ti­do el 2012 en el año más in­ten­so pa­ra el sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol. El se­gui­mien­to y con­trol coor­di­na­do de las dis­po­si­cio­nes del MoU apor­ta­ba cre­di­bi­li­dad a los me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción, en la me­di­da en que es­tos ven­drían re­fren­da­dos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el FMI.

Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las que han si­do ob­je­to de ayu­das han afron­ta­do, de es­te mo­do, un nú­me­ro im­por­tan­te de re­tos y pro­ce­sos do­lo­ro­sos, da­do que su re­ca­pi­ta­li­za­ción ha te­ni­do co­mo con­tra­par­ti­da un es­fuer­zo aña­di­do al ya rea­li­za­do en ma­te­ria de re­es­truc­tu­ra­ción. Bá­si­ca­men­te, es­ta exi­gen­cia com­pren­de adel­ga­zar (ven­der ac­ti­vos) y re­du­cir ofi­ci­nas y em­plea­dos pa­ra que los gru­pos ban­ca­rios afec­ta­dos vuel­van a sa­car a la luz su va­lor de fran­qui­cia. No es un pro­ce­so ex­clu­si­vo, en to­do ca­so, de las en­ti­da­des que re­quie­ren ayu­das por­que el es­fuer­zo de re­es­truc­tu­ra­ción es­tá sien­do ge­ne­ra­li­za­do.

Tam­bién es im­por­tan­te de­ter­mi­nar có­mo se pro­du­ce la re­ca­pi­ta­li­za­ción. Pa­ra em­pe­zar, los ac­cio­nis­tas de las en­ti­da­des se lle­van bue­na par­te de la asun­ción de pér­di­das. Tam­bién los te­ne­do­res de bo­nos con me­nos ga­ran­tías com­par­ten esas pér­di­das. Se tra­ta de una fac­tu­ra com­par­ti­da con im­pli­ca­cio­nes in­du­da­bles pa­ra los aho­rra­do­res es­pa­ño­les.

Con to­dos es­tos es­fuer­zos, por lo tan­to, se tra­ta de ha­cer una gran tran­si­ción en un cor­to es­pa­cio de tiem­po, bue­na par­te de la cual ya se ha cu­bier­to has­ta fi­na­les del 2012, pe­ro que­da mu­cho por ha­cer. No tie­ne sen­ti­do ya llo­rar por la le­che de­rra­ma­da por no ha­ber ac­tua­do an­tes en di­rec­cio­nes si­mi­la­res a las que aho­ra se han se­gui­do. En es­te pun­to, lo que ca­be pre­gun­tar­se es có­mo que­da­rá el sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol a la vuel­ta de dos o tres años. Ya es evi­den­te que ha­brá mu­chos me­nos gru­pos ban­ca­rios, si bien se es­pe­ra que es­tos sean de ma­yor ta­ma­ño me­dio que an­tes de la cri­sis y con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a los mer­ca­dos.

En el 2013 pue­den pro­du­cir­se aún más pro­ce­sos de in­te­gra­ción que, co­mo ya se es­pe­ra­ba, están afec­tan­do tan­to a los ban­cos co­mo a los gru­pos de ca­jas de aho­rros. Es­ta nue­va es­truc­tu­ra más con­cen­tra­da de­be­ría ayu­dar a es­tas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a afron­tar un en­torno pos­cri­sis en el mun­do fi­nan­cie­ro en el que ha­brá me­nos po­si­bi­li­da­des de asun­ción de ries­gos por un ma­yor con­trol re­gu­la­to­rio y una com­pe­ten­cia más es­tre­cha. Al­guien po­dría de­cir que Es­pa­ña ha per­di­do la ma­yor par­te de su ban­ca lo­cal y re­gio­nal (lo que es cier­to) pe­ro tam­bién es ver­dad que aho­ra te­ne­mos gru­pos ban­ca­rios con ca- pa­ci­da­des fi­nan­cie­ras ma­yo­res y po­ten­cial de des­cen­tra­li­za­ción y, al mis­mo tiem­po, un al­can­ce re­gio­nal muy im­por­tan­te.

En el 2012 se ha ha­bla­do tam­bién mu­cho de la unión ban­ca­ria eu­ro­pea, un pro­yec­to que ya se ha pues­to en mar­cha y que de­ri­va­rá en la su­per­vi­sión úni­ca, pe­ro que aún tie­ne que avan­zar mu­cho. El pa­pel del Eu­ro­sis­te­ma, en cual­quier ca­so, ha si­do im­por­tan­te, con ope­ra­cio­nes que han be­ne­fi­cia­do a los in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros es­pa­ño­les.

El fu­tu­ro no es­tá exen­to de ries­gos. As­pec­tos cla­ve de la re­so­lu­ción de la cri­sis ban­ca­ria co­mo la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del ban­co ma­lo o la so­lu­ción (con­ti­nui­dad o subas­ta) pa­ra al­gu­nas de las en­ti­da­des na­cio­na­li­za­das son al­gu­nos de los de­li­ca­dos pro­ce­sos que ha­brá que afron­tar el 2013. En to­do ca­so, si no hay so­bre­sal­tos en el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal y la economía es­pa­ño­la co­mien­za su re­cu­pe­ra­ción a un año vis­ta (2014), el país con­ta­rá con un sec­tor ban­ca­rio más sa­nea­do y re­es­truc­tu­ra­do.

El ob­je­ti­vo fi­nal de es­tos me­ca­nis­mos que se han pues­to en mar­cha en el 2012 no es otro que, de la mano de la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, pue­da ayu­dar a em­pe­zar a res­ta­ble­cer el ne­xo en­tre fi­nan­cia­ción ban­ca­ria e in­ver­sión pro­duc­ti­va. Pe­ro ese ne­xo tie­ne dos par­tes, una es la ban­ca­ria y la otra es la ver­tien­te real. Y esa, pa­re­ce que va al­go más len­ta.

DA­NI PO­ZO / AFP

Ac­cio­nis­tas y te­ne­do­res de bo­nos se lle­van bue­na par­te de la asun­ción de pér­di­das de las en­ti­da­des que han re­ci­bi­do ayu­das

San­tia­go Car­bó Val­ver­de Economista

Ca­te­drá­ti­co de Economía y Finanzas de la Ban­gor Bu­si­ness School e in­ves­ti­ga­dor de Fun­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.