EX­PE­RI­MEN­TO CON FI­NAL DES­CO­RA­ZO­NA­DOR

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El Es­ta­do de bie­nes­tar se sos­tie­ne en el mie­do al caos so­cial de per­der­lo y no en su va­lor co­mo se­gu­ro con­tra los vai­ve­nes de la vi­da”

Hay dos for­mas de mi­rar y en­ten­der el Es­ta­do de bie­nes­tar. Una sim­pá­ti­ca y op­ti­mis­ta. La otra, an­ti­pá­ti­ca y pe­si­mis­ta. Son mi­ra­das opues­tas, ca­si ex­clu­yen­tes, que nos dan lec­tu­ras muy dis­tin­tas de su pre­sen­te; y pers­pec­ti­vas di­ver­gen­tes de su fu­tu­ro.

La sim­pá­ti­ca es ima­gi­nar­lo co­mo una es­pe­cie de con­tra­to de se­gu­ro en­tre los miem­bros de la so­cie­dad. Co­mo to­dos en­ten­de­mos que los aza­res de la vi­da no tie­nen por qué son­reír­nos siem­pre, nos pa­re­ce una bue­na idea con­tri­buir al bie­nes­tar de aque­llos a quie­nes hoy en día la for­tu­na no acom­pa­ña. En el bien en­ten­di­do que si a no­so­tros el fu­tu­ro se nos tor­na som­brío se­re­mos tam­bién ayu­da­dos por el con­jun­to de nues­tros con­ciu­da­da­nos. Por ejem­plo, si nos que­da­mos sin em­pleo nos van a pa­gar un sub­si­dio pa­ra mi­ti­gar las con­se­cuen­cias de ese in­for­tu­nio. No­ten que es­ta­mos asu­mien­do que el es­tar pa­ra­dos es pro­duc­to de la ma­la for­tu­na y no con­se­cuen­cia de no ha­ber bus­ca­do tra­ba­jo con di­li­gen­cia. Y, por lo tan­to, que es­te­mos pa­ra­dos de­pen­de re­la­ti­va­men­te po­co de la ge­ne­ro­si­dad del Es­ta­do de bie­nes­tar.

El sus­ten­to po­lí­ti­co del Es­ta­do de bie­nes­tar ven­dría tan­to de los que se be­ne­fi­cian de él aho­ra (los pa­ra­dos) co­mo de los que hoy lo pa­gan (los em­plea­dos). Es­tos úl­ti­mos lo ha­cen por­que con­si­de­ran que ellos tam­bién pue­den be­ne­fi- ciar­se del sub­si­dio en el fu­tu­ro.

Al­ter­na­ti­va­men­te, la mi­ra­da an­ti­pá­ti­ca y des­car­na­da ve el Es­ta­do del bie­nes­tar no co­mo un con­tra­to de se­gu­ro, sino co­mo una con­se­cuen­cia de la dis­tri­bu­ción del po­der po­lí­ti­co. Exis­te por­que hay mu­cha gen­te que se be­ne­fi­cia aho­ra mis­mo de ex­traer ren­tas a los que tie­nen más, in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­zón por las que ca­da uno tie­ne lo que tie­ne. Es co­mo lo ve Mitt Rom­ney, que en la cam­pa­ña elec­to­ral ame­ri­ca­na, di­jo: “Hay un 47% que están con él (Ba­rack Oba­ma), que de­pen­den del Go­bierno, que creen que son víc­ti­mas, que el Go­bierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad

Los ri­cos son los que me­nos ven el Es­ta­do de bie­nes­tar co­mo un se­gu­ro con­tra los in­for­tu­nios de la vi­da

de cui­dar de ellos, que se les de­be pro­veer de sa­ni­dad, co­mi­da, alo­ja­mien­to o co­mo lo quie­ran lla­mar. Tie­nen de­re­cho a ello y el Go­bierno se lo de­be pro­veer y vo­ta­rán al pre­si­den­te”.

Ba­jo la mi­ra­da an­ti­pá­ti­ca, los ri­cos no están a fa­vor del Es­ta­do de bie­nes­tar por­que de al­gu­na ma­ne­ra pue­da be­ne­fi­ciar­los en el fu­tu­ro. Co­mo mu­cho lo acep­tan pa­ra man­te­ner la paz so­cial, no sea que a los po­bres les dé por mon­tar una re­vo­lu­ción; pe­ro ellos, los ri­cos, pre­fe­ri­rían que el Es­ta­do del bie­nes­tar no exis­tie­ra... y si tu- vie­ran el su­fi­cien­te po­der po­lí­ti­co, sin du­da de­ja­ría de exis­tir.

Las dos teo­rías tie­nen cier­to mé­ri­to y, sin em­bar­go, es di­fí­cil di­lu­ci­dar en­tre ellas sim­ple­men­te pre­gun­tan­do. Por eso de­ci­di­mos (jun­to con Ro­se­ma­rie Na­gel) ha­cer un ex­pe­ri­men­to. Co­gi­mos gru­pos de nue­ve per­so­nas don­de ca­da in­di­vi­duo tie­ne que de­ci­dir si tra­ba­ja o no. Si de­ci­de no tra­ba­jar, su ren­ta es ba­ja, pe­ro no le cues­ta na­da ob­te­ner­la. Si un in­di­vi­duo tra­ba­ja tie­ne que pa­gar un cos­te (nues­tra me­tá­fo­ra del es­fuer­zo), pe­ro a cam­bio tie­ne una pro­ba­bi­li­dad de dos ter­cios de te­ner ren­ta al­ta, y sólo de un ter­cio de que sea ba­ja. Una vez ca­da in­di­vi­duo ob­ser­va el re­sul­ta­do de su es­fuer­zo, to­do el gru­po vo­ta si quie­re re­dis­tri­buir la ren­ta ge­ne­ra­da en el gru­po o no. Si una ma­yo­ría vo­ta a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción, es­ta tie­ne lu­gar y la can­ti­dad to­tal con­se­gui­da por el gru­po se dis­tri­bu­ye a par­tes igua­les. En ca­so con­tra­rio, ca­da in­di­vi­duo con­ser­va el re­sul­ta­do de su es­fuer­zo in­di­vi­dual. Es­te pro­ce­so se re­pi­te 50 ve­ces.

Si los su­je­tos vo­tan a Rom­ney, con la mi­ra­da an­ti­pá­ti­ca en la ca­be­za, vo­ta­rán a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción sólo si son po­bres. Hay en­ton­ces dos re­sul­ta­dos po­si­bles, de­pen­dien­do de las ex­pec­ta­ti­vas de lo que va­yan a ha­cer los otros miem­bros del gru­po. Si creo que to­dos van a tra­ba­jar, lo más pro­ba­ble es que la ma­yo­ría sean ri­cos y vo­ten con­tra la re­dis­tri­bu­ción; me­jor pa­go el cos­te de tra­ba­jar y si ten­go ma­la suer­te, me aguan­to. Aho­ra bien, si es­pe­ro que la ma­yo­ría no tra­ba­je, en­ton­ces se­rán po­bres, y vo­ta­rán a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción. Si tra­ba­jo, se que­da­rán con mi di­ne­ro; o sea, que me­jor no tra­ba­jo.

Ba­jo la al­ter­na­ti­va más sim­pá­ti­ca, el con­tra­to de se­gu­ro, po­de­mos tra­ba­jar to­dos y des­pués vo­tar a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción in­clu­so si so­mos ri­cos. Así, cuan­do ten­ga­mos ma­la suer­te los de­más ve­la­rán por no­so­tros. ¿Có­mo evi­tar que al­guien se apro­ve­che de una si­tua­ción así? Pues vo­tan­do en con­tra de la re­dis­tri­bu­ción si ve­mos que los po­bres no han he­cho es­fuer­zo. Es de­cir: ha­ce­mos es­fuer­zo por­que si no lo ha­ce­mos aca­ba­re­mos per­dien­do el Es­ta­do

El pa­ro de­be­ría con­tar con un con­trol más ex­haus­ti­vo y un ma­yor se­gui­mien­to y apo­yo a la bús­que­da de em­pleo

de bie­nes­tar. La apro­xi­ma­ción son­rien­te es mu­cho más ela­bo­ra­da que la an­ti­pá­ti­ca, y re­quie­re un gra­do de coor­di­na­ción no­ta­ble, pe­ro es tan bo­ni­ta que va­le la pe­na ver si nues­tros ju­ga­do­res con­si­guen lle­gar a ella.

Los re­sul­ta­dos del ex­pe­ri­men­to en nues­tro ar­tícu­lo cien­tí­fi­co fue­ron cla­ros. En tres de los gru­pos se pue­de ver que el ni­vel de es­fuer­zo es bas­tan­te ele­va­do has­ta el fi­nal, y los que vo­tan a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción son mi­no­ría. En los res­tan­tes gru­pos, ha­cia el fi­nal del ex­pe­ri­men­to prác­ti­ca- men­te no hay es­fuer­zo y los vo­tos a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción son ma­yo­ría. Así pues, con re­dis­tri­bu­ción, no hay es­fuer­zo. Con es­fuer­zo, no hay re­dis­tri­bu­ción.

En cuan­to a quién vo­ta qué, se pue­de ver que los po­bres vo­tan de ma­ne­ra ca­si uná­ni­me a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción, sea cual sea la cau­sa de su po­bre­za (la ma­la suer­te o la fal­ta de es­fuer­zo), mien­tras que los ri­cos siem­pre vo­tan en con­tra in­de­pen­dien­te­men­te de las ra­zo­nes por las que los po­bres son po­bres.

Ba­jo la vi­sión sim­pá­ti­ca, los ri­cos de­be­rían vo­tar a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción si los po­bres ha­cen es­fuer­zo, y en con­tra si no; mien­tras que en la an­ti­pá­ti­ca de­be­rían vo­tar siem­pre en con­tra. Así pues, nues­tros ri­cos son de­fi­ni­ti­va­men­te an­ti­pá­ti­cos.

Co­mo tan­tas otras ve­ces, la vi­sión an­ti­pá­ti­ca y des­co­ra­zo­na­do­ra ga­na por go­lea­da. Es­to nos ha­ce pen­sar que el Es­ta­do de bie­nes­tar es frá­gil. Que se sos­tie­ne en el mie­do al caos so­cial de per­der­lo, y no en el va­lor que in­trín­se­ca­men­te le da­mos co­mo se­gu­ro con­tra los vai­ve­nes de nues­tras vi­das. Que pa­ra man­te­ner­lo y evi­tar ten­sio­nes de­be­ría­mos con­se­guir que pa­guen los que más tie­nen, gas­tar bien lo que se re­cau­de y trans­fe­rir so­la­men­te a los que de ver­dad ha­cen es­fuer­zos pe­ro a los que la suer­te no acom­pa­ña. Yen­do a lo con­cre­to, con­vie­ne por ejem­plo, que el sub­si­dio de des­em­pleo ten­ga un con­trol más ex­haus­ti­vo y que ha­ya más se­gui­mien­to y apo­yo a la bús­que­da de em­pleo.

DE­NIS DOY­LE / BLOOMBERG

El sus­ten­to po­lí­ti­co del Es­ta­do de bie­nes­tar ven­dría tan­to de los que se be­ne­fi­cian de él aho­ra (los pa­ra­dos) co­mo de los que hoy lo pa­gan (los em­plea­dos)

An­to­nio Cabrales Goi­tia Jo­sé V. Ro­drí­guez Mo­ra

Ca­te­drá­ti­cos de Economía de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid (Cabrales) y de la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go (Ro­drí­guez)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.