La re­vo­lu­ción in­dus­trial es 4.0

La co­nec­ti­vi­dad de las má­qui­nas y el aná­li­sis de gran­des can­ti­da­des de da­tos en tiem­po real di­bu­jan nue­vos mo­de­los de pro­duc­ción y sis­te­mas de fa­bri­ca­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mar Galtés

En 1981 ha­bía me­nos de 300 or­de­na­do­res co­nec­ta­dos a in­ter­net. En el 2003 eran 500 mi­llo­nes. Y se es­ti­ma que en el 2020 ha­brá 50.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos: en un mun­do con 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, es evi­den­te que de­trás de ca­da dis­po­si­ti­vo ya no hay una per­so­na, no ha­bla­mos ya só­lo de te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas o PC. Los 50.000 mi­llo­nes se re­fie­re so­bre to­do a ob­je­tos co­nec­ta­dos, en un sen­ti­do in­dus­trial, y lo im­por­tan­te no es tan­to el número, sino el con­cep­to. El tér­mino in­ter­net of things (in­ter­net de las co­sas) ha­ce años que cir­cu­la pe­ro aho­ra es una ten­den­cia ca­lien­te en el mun­do tec­no­ló­gi­co. Es un gran pa­ra­guas ba­jo el cual se desa­rro­llan e in­ter­ac­túan di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías co­mo el M2M (co­ne­xión en­tre má­qui­nas), big da­ta (ana­lí­ti­ca de gran­des da­tos en el cloud en tiem­po real) o la ma­nu­fac­tu­ra adi­ti­va a par­tir de mo­de­los di­gi­ta­les (las im­pre­so­ras en 3D).

To­dos ellos son con­cep­tos que na­cen de la di­gi­ta­li­za­ción del mun­do fí­si­co, se re­la­cio­nan con las me­jo­ras de efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad, y es­tán en pleno au­ge en un mo­men­to en el que las eco­no­mías desa­rro­lla­das ne­ce­si­tan un nue­vo im­pul­so al cre­ci­mien­to. Na­die du­da de que se tra­ta de un pa­so ade­lan­te im­por­tan­te, pe­ro hay quien es­tá in­clu­so plan­tean­do si nos en­con­tra­mos en una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial, que cam­bie ra­di­cal­men­te, co­mo hi­cie­ron la má­qui­na de va­por y el fe­rro­ca­rril y la elec­tri­ci­dad, la ma­ne­ra en la que se or­ga­ni­zan los sis­te­mas de pro­duc­ción.

Lo que pa­re­ce se­gu­ro es que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que vie­ne cam­bia­rá la in­dus­tria tan­to o más que el in­ter­net de con­su­mo ha cam­bia­do los me­dios, las co­mu­ni­ca­cio­nes, el ocio y la pu­bli­ci­dad en la úl­ti­ma dé­ca­da.

“La nue­va tec­no­lo­gía fu­sio­na big iron (gran hie­rro) con big da­ta (gran­des da­tos) pa­ra crear má­qui­nas bri­llan­tes”, des­cri­be Ge­ne­ral Elec­tric en su do­cu­men­to In­dus­trial in­ter­net: pus­hing the boun­da­ries of minds and ma­chi­nes (em­pu­jan­do los lí­mi­tes de men­tes y má­qui­nas) en el que Pe­ter Evans, di­rec­tor de es­tra­te­gia, y Mar­co An­nun­zia­ta, eco­no­mis­ta je­fe, de­fi­nie­ron a fi­na­les del 2012 los pa­rá­me­tros y opor­tu­ni­da­des del mo­de­lo in­dus­trial que vie­ne. Cal­cu­lan que el 46% de la eco­no­mía glo­bal se pue­de be­ne­fi­ciar de lo que Ge­ne­ral Elec­tric ha bau­ti­za­do co­mo in­ter­net in­dus­trial.

Es­te nue­vo pa­ra­dig­ma “sur­ge de la con­ver­gen­cia del sis­te­ma in­dus­trial glo­bal con el po­der de la compu­tación, la ana­lí­ti­ca, los sen­so­res de ba­jo cos­te y nue­vos ni­ve­les de co­nec­ti­vi­dad gra­cias a in­ter­net”, de­fi­nió Jeff Im­melt, el pre­si­den­te de Ge­ne­ral Elec­tric. Pe­ro el con­cep­to no es es­tric­ta­men­te nue­vo: las má­qui­nas y el soft­wa­re ya ha­ce mu­cho tiem­po que ha­blan en­tre sí. El cam­bio aho­ra es que lo ha­cen sin la in­ter­ven­ción hu­ma­na, me­dian­te sis­te­mas es­tan­da­ri­za­dos y abier­tos y a gran es­ca­la, por­que el cos­te de los dis­po­si­ti­vos y he­rra­mien­tas ha caí­do en pi­ca­do; y orien­ta­das a so­lu­cio­nar pro­ble­mas y con ob­je­ti­vos de re­torno (pro­duc­ti­vi­dad, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca).

Y to­dos los ac­to­res en el sec­tor in­dus­trial es­tán por po­ner­se las pi­las, con gran­des es­tra­te­gias: Sie­mens lo lla­ma in­dus­tria 4.0, IBM smar­ter pla­net, Cis­co in­ter­net of everyt­hing; sin ol­vi­dar que la ma­yo­ría de las in­no­va­cio­nes salen de nue­vas y emer­gen­tes start-up. Es­te cam­bio se es­tá em­pe­zan­do a ver de for­ma ver­ti­ca­li­za­da, en sec­to­res con­cre­tos: en la gestión de ciu­da­des ( smart ci­ties), en trans­por­tes, ener­gía, o en sa­lud. Y la ma­nu­fac­tu­ra lo ve ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.