El mis­te­rio del cre­ci­mien­to

La tec­no­lo­gía es el úl­ti­mo re­cur­so cuan­do las po­lí­ti­cas con­ven­cio­na­les lle­gan a su ago­ta­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ramon Ay­me­rich

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca lla­ma a la puer­ta. En al­gu­nos ca­sos se tra­ta de tec­no­lo­gías ya exis­ten­tes, pe­ro que han ex­pe­ri­men­ta­do una pro­fun­da re­ba­ja en los pre­cios y han ga­na­do en fa­ci­li­dad de ac­ce­so. Es lo que pro­me­te to­da la ga­ma de im­pre­so­ras 3D, tec­no­lo­gía que vi­ve en un es­ta­do de efer­ves­cen­cia se­me­jan­te al de las pri­me­ras start-up tec­no­ló­gi­cas. En otros ca­sos es la pe­ne­tra­ción de la di­gi­ta­li­za­ción en la em­pre­sa (y en las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre em­pre­sas) la que ha desata­do to­da cla­se de ex­pec­ta­ti­vas. Tra­ba­ja en ello Si­li­con Va­lley, pe­ro tam­bién gi­gan­tes de la in­dus­tria co­mo Sie­mens o Ge­ne­ral Elec­tric.

Los más lan­za­dos (o más pom­po­sos) ha­blan de “re­vo­lu­ción in­dus­trial”. Los más dis­cre­tos se li­mi­tan a se­guir la co­rrien­te de las gran­des con­sul­to­ras in­dus­tria­les. En cual­quier ca­so, la divulgación de tec­no­lo­gías sus­cep­ti­bles de cam­biar en pro­fun­di­dad las ma­ne­ras de fa­bri­car se ha ace­le­ra­do los dos úl­ti­mos años.

Una de las ra­zo­nes que ex­pli­ca ese in­te­rés es el re­des­cu­bri­mien­to de la ma­nu­fac­tu­ra co­mo fuen­te de em­pleo e innovación en los paí­ses ri­cos, des­pués de años de des­lo­ca­li­za­ción a tie­rras le­ja­nas y de des­pre­cio por la vie­ja in­dus­tria. Es el ca­mino se­gui­do por con­sul­to­ras co­mo Mckin­sey.

En otros ca­sos, el in­te­rés obe­de­ce al som­brío es­ta­do de las co­sas en los paí­ses ri­cos. El sú­bi­to au­men­to del des­em­pleo en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, el des­cen­so de los sa­la­rios reales en la úl­ti­ma dé­ca­da y la len­ta pe­ro im­pla­ca­ble ero­sión de la cla­se me­dia han desata­do una re­no­va­da in­quie­tud por el cre­ci­mien­to.

De­mos­tra­das las li­mi­ta­cio­nes de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, ago­ta­do el apro­ve­cha­mien­to de fac­to­res co­mo la in­cor­po­ra­ción al tra­ba­jo de nue­va mano de obra (las úl­ti­mas, las mu­je­res) o la me­jo­ra de la edu­ca­ción, re­sur­ge el in­te­rés por el cre­ci­mien­to in­ten­si­vo. Es­to es, el que pro­por­cio­nan las tec­no­lo­gías lla­ma­das “dis­rup­ti­vas”, ca­pa­ces de crear ri­que­za al mar­gen del ci­clo eco­nó­mi­co.

Pe­ro la actual cri­sis es tan du- ra que ti­ñe to­da vi­sión de fu­tu­ro. Tan­to, que la es­pe­ran­za en las nue­vas tec­no­lo­gías tie­ne tan­tos adep­tos co­mo opo­si­to­res.

De en­tre el gru­po de los ago­re­ros des­ta­can Ro­bert Gor­don y Ty­ler Co­wen. Gor­don es eco­no­mis­ta de la North­wes­tern Uni­ver­sity de Chica­go, au­tor de un tra- ba­jo en el que cons­ta­ta la caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra tra­ba­ja­da en EE.UU. (del 3% en los años se­ten­ta a me­nos del 1% en los 2000) y con­clu­ye que el ci­clo de cre­ci­mien­to inau­gu­ra­do ha­ce 250 años no se reanu­da­rá en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Pa­ra Gor­don, los dos úl­ti­mos si­glos de pro­gre­so inin­te­rrum­pi­do no ha­brían si­do la nor­ma, sino la ex­cep­ción.

La te­sis de Gor­don es que las tec­no­lo­gías des­cu­bier­tas en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX (elec­tri­ci­dad, mo­tor de com­bus­tión in­ter­na, al­can­ta­ri­lla­do, ra­dio, te­lé­fono, quí­mi­ca y pe­tró­leo) lle­va­ron a una ex­plo­sión de pro­duc­ti­vi- dad en el ecua­dor de si­glo XX. En su opi­nión, ni in­ter­net ni el mó­vil ten­drán efec­tos pa­re­ci­dos.

La te­sis de Ty­ler Co­wen, eco­no­mis­ta por la Geor­ges Ma­son Uni­ver­sity, es me­nos lú­gu­bre, pe­ro re­fle­ja idén­ti­co es­cep­ti­cis­mo al de Gor­do. “We wan­ted fl­ying cars, ins­tead we got 140 cha­rac­ters” (que­ría­mos co­ches vo­la­do­res y te­ne­mos 140 ca­rac­te­res...) es una fra­se que re­su­me su po­si­ción. A Co­wen no le im­pre­sio­na que de Si­li­con Va­lley ha­yan sur­gi­do re­cien­te­men­te in­no­va­cio­nes co­mo la pan­ta­lla tác­til o el con­trol a dis­tan­cia de los te­mi­dos dro­nes, los avio­nes no tri­pu­la­dos. Pre­fie­re no opi­nar so­bre Fa­ce­book o Twit­ter. Con­si­de­ra que

El des­plo­me de la pro­duc­ti­vi­dad lle­va a al­gu­nos eco­no­mis­tas a cues­tio­nar los efec­tos de tan­ta no­ve­dad

las im­pre­so­ras 3-D só­lo ge­ne­ran ven­ta­jas en el trans­por­te. Y cree tam­bién, y en eso se apro­xi­ma a Gor­don, que de­trás de la actual cri­sis fi­nan­cie­ra se ocul­ta una lar­ga fa­se de es­tan­ca­mien­to en la eco­no­mía de los paí­ses más ri­cos.

Co­wen y Gor­don no es­tán so­los. Char­les Jo­nes, de Stan­ford, es­ti­ma que el 80% del cre­ci­mien­to re­gis­tra­do en­tre 1950 y 1993 tu­vo que ver con la me­jo­ra de la edu­ca­ción. Da­vid Au­tor, del MIT, ad­mi­te que la bio­tec­no­lo­gía (dis­ci­pli­na que más in­no­va­cio­nes apor­ta­rá en el fu­tu­ro in­me­dia­to) ten­drá po­cos efec­tos en la vida co­ti­dia­na. Fi­nal­men­te, los hay a quie­nes les bas­ta con las com­pa­ra­cio­nes: en­tre 1900 y 1970 las co­ci­nas oc­ci­den­ta­les se lle­na­ron de in­ven­tos que cam­bia­ron la vida de los ho­ga­res (gas na­tu­ral, hor­nos, ne­ve­ras, mi­cro­on­das, la­va­pla­tos...). Cua­ren­ta años des­pués, han apa­re­ci­do al­gu­nos gad­gets, pe­ro la ex­pe­rien­cia de la co­ci­na no ha cam­bia­do en esen­cia.

Los op­ti­mis­tas, ma­yo­ri­ta­rios en­tre los eco­no­mis­tas, apun­tan que la ma­cro­eco­no­mía con­ven­cio­nal tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra cap­tu­rar los avan­ces de la re­vo­lu­ción de la in­for­ma­ción. Y aña­den que el tecno-pe­si­mis­mo es con­sus­tan­cial de las gran­des cri­sis. Y con­clu­yen que hu­bo que es­pe­rar cien años pa­ra ca­li­brar los efec­tos com­ple­tos de las dos pri­me­ras re­vo­lu­cio­nes in­dus­tria­les. ¿De­be­re­mos es­pe­rar tan­to tiem­po pa­ra co­no­cer los be­ne­fi­cios de la que es­tá en mar­cha?

‘Za­pa­tó­fono’ re­vo­lu­cio­na­rio de Sprint. Han pa­sa­do só­lo do­ce años des­de su presentación

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.