Los sen­so­res de­to­nan el cam­bio

Nue­vas em­pre­sas crean ser­vi­cio aña­di­do con gestión de da­tos en tiem­po real

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - M.G.

Una prue­ba de que los sen­so­res co­nec­ta­dos ya no son ni ciencia fic­ción, ni una tec­no­lo­gía pun­ta só­lo al al­can­ce de unos po­cos, es la re­cien­te ini­cia­ti­va eu­ro­pea pa­ra que to­dos los co­ches fa­bri­ca­dos a par­tir de oc­tu­bre del 2015 in­cor­po­ren un dis­po­si­ti­vo, lla­ma­do eCall, que avi­sa­rá di­rec­ta­men­te al sis­te­ma de emer­gen­cias en ca­so de ac­ci­den­te gra­ve.

Los sen­so­res in­te­li­gen­tes, ca­pa­ces de dar ins­truc­cio­nes, abren tam­bién un nue­vo uni­ver­so pa­ra la in­dus­tria. Una cen­tral ener­gé­ti­ca tie­ne un gran de­pó­si­to de car­bón ubi­ca­do en un pa­ra­je don­de so­pla fuer­te el vien­to. La ins­ta­la­ción tie­ne una cu­bier­ta su­je­ta con tor­ni­llos, que hay que ir apre­tan­do, pa­ra pro­te­ger el car­bón de la llu­via. An­tes, la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca pro­pie­ta­ria con­tra­ta­ba a una em­pre­sa de ser­vi­cios pa­ra que, una vez al año, apre­ta­ra to­dos los tor­ni­llos. Aho­ra ha ins­ta­la­do sen­so­res de tensión en la cu­bier­ta, y lo que ha­ce es li­ci­tar un ser­vi­cio por el que le ga­ran­ti­cen que la cu­bier­ta es­té siem­pre ten­sa­da y se­gu­ra. Es la em­pre­sa de ser­vi­cios la que se or­ga­ni­za pa­ra sa­ber en ca­da mo­men­to el tor­ni­llo que tie­ne que apre­tar, y ha­cer­lo de la ma­ne­ra más efi­cien­te. El mo­de­lo de ne­go­cio no tie­ne na­da que ver, y pro­pi­cia la apa­ri­ción de nue­vas em­pre­sas ba­sa­das en ges­tio­nar la in­for­ma­ción en tiem­po real y ofre­cer los ser­vi­cios ade­cua­dos.

World­sen­sing fue crea­da en el 2008 a par­tir de una tec­no­lo­gía pro­pia, low po­wer wi­re­less: per­mi­te emi­tir in­for­ma­ción con muy ba­jo con­su­mo. “Pe­ro nos di­mos cuen­ta de que la tec­no­lo­gía, por sí so­la, no tie­ne va­lor”, ex­pli­ca el co­fun­da­dor y con­se­je­ro de­le­ga­do, Ig­na­si Vi­la­jo­sa­na. “Lo que cuen­ta es la ver­ti­ca­li­za­ción: la es­pe­cia­li­za­ción des­de el hard­wa­re a los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción y

“Cam­bia el mo­de­lo de ne­go­cio y ni la ad­mi­nis­tra­ción ni las gran­des em­pre­sas sa­ben có­mo com­prar”

la gestión de la in­for­ma­ción: es­te es el nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio”, aña­de. “Nos orien­ta­mos al ser­vi­cio, y así no ha­ce fal­ta que el clien­te se­pa en ca­da mo­men­to qué tec­no­lo­gía ne­ce­si­ta”.

A par­tir de es­ta tec­no­lo­gía que emi­te da­tos con muy ba­jo con­su­mo han desa­rro­lla­do su pro­duc­to es­tre­lla, Fas­tPark: una pla­ta­for­ma pa­ra ges­tio­nar las pla­zas de apar­ca­mien­to dis­po­ni­bles en la ca­lle, en la que ins­ta­la des­de los sen­so­res en el as­fal­to (las ba­te­rías du­ran cin­co años) has­ta la apli­ca­ción pa­ra el mó­vil del con­duc­tor que cir­cu­la por la ciu­dad bus­can­do dón­de apar­car. World­sen­sing ven­de la pla­ta­for­ma a ope­ra­do­res que la ges­tio­nan.

World­sen­sing tie­ne su prin­ci­pal mer­ca­do fue­ra de Es­pa­ña –ya fun­cio­na en 4.000 pla­zas de par­king en Mos­cú–, pe­ro en Bar­ce­lo­na es­tán sus pro­yec­tos icó­ni­cos: en el Pa­lau Sant Jor­di, pa­ra la me­di­ción de los pun­tos de car­ga (un ope­ra­rio pue­de con­tro­lar des­de una ta­ble­ta dón­de col­gar un al­ta­voz en fun­ción del pe­so) y en la ter­mi­nal por­tua­ria de Hutchinson, don­de ins­ta­ló in­cli­nó­me­tros en las vi­gas de las grúas en el te­rreno ga­na­do al mar.

“Nos di­mos cuen­ta de que una em­pre­sa no pue­de vi­vir de su tec- no­lo­gía, sino que el mer­ca­do tie­ne que po­ner la tec­no­lo­gía en va­lor”, ex­pli­ca Vi­la­jo­sa­na. Y World­sen­sing se ha orien­ta­do en tres sec­to­res es­tra­té­gi­cos: trans­por­tes ( smart ci­ties, Fas­tPark); cons­truc­ción (la le­gis­la­ción en la obra pú­bli­ca obli­ga a te­ner sis­te­mas de me­di­ción) y oil & gas (sen­so­res sís­mi­cos pa­ra los tra­ba­jos de frac­king, por ejem­plo). “En es­tos mer­ca­dos, el cos­te de opor­tu­ni­dad de ins­ta­lar el dis­po­si­ti­vo es más ele­va­do”.

Pe­ro la gran re­vo­lu­ción que apor­tan es­tos sis­te­mas de sen­so­res y gestión de big da­ta no es só­lo un te­ma de in­ver­sión. “Un gran pro­ble­ma es la for­ma de li­ci­ta­ción: el mo­de­lo de ne­go­cio es di­fe­ren­te y ni la ad­mi­nis­tra­ción ni las gran­des em­pre­sas aún no lo sa­ben com­prar”, aler­ta Vi­la­jo­sa­na. Sa­ben com­prar 5.000 fa­ro­las, pe­ro no sa­ben có­mo li­ci­tar un con­tra­to pa­ra que les ase­gu­ren que las ca­lles es­ta­rán bien ilu­mi­na­das, en fun­ción de la épo­ca del año, la ho­ra...”.

En es­ta mis­ma lí­nea de los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio tra­ba­ja MyKoots, la em­pre­sa crea­da por el que fue­ra di­rec­ti­vo en em­pre­sas de gran con­su­mo Xa­vier Ar­gen­té pa­ra desa­rro­llar el “in­ter­net de las co­sas”. “Con las má­qui­nas co­nec­ta­das, al fa­bri­can­te le cam­bia el mo­de­lo de ne­go­cio. An­tes ven­día la má­qui­na y ya es­tá, aho­ra en­tra en un mo­de­lo de ser­vi­cios y de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo: tu preocú­pa­te de fa­bri­car y yo te ga­ran­ti­zo que la má­qui­na siem­pre fun­cio­na, que tie­ne los con­su­mi­bles dis­po­ni­bles, que es­tá ac­tua­li­za­da...”.

El hard­wa­re, la ma­qui­na­ria, se pre­pa­ra pa­ra pro­bar un nue­vo mo­de­lo igual al que trans­for­mó el soft­wa­re: en un mo­men­to en el que apa­re­cie­ron los gran­des ser­vi­do­res, y el cloud, nos ol­vi­da­mos de com­prar los dis­que­tes con pro­gra­mas y sus ac­tua­li­za­cio­nes; aho­ra el pro­vee­dor se en­car­ga de ofre­cer la úl­ti­ma ver­sión y co­bra por uso. De la mis­ma ma­ne­ra, se plan­tean aho­ra los fa­bri­can­tes de ma­qui­na­ria in­dus­trial su fu­tu­ro: de ven­de­do­res de hie­rro pue­den con­ver­tir­se en pro­vee­do­res de so­lu­cio­nes (man­te­ni­mien­to, ac­tua­li­za­cio­nes) en tiem­po real.

Tan­to World­sen­sing co­mo MyK­noots son start-up, em­pre­sas pe­que­ñas que es­tán ex­plo­ran­do nue­vos mo­de­los. Una de las cla­ves de es­ta nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial es el pa­pel de las em­pre­sas. Co­mo ya su­ce­de en el sec­tor far­ma­céu­ti­co, las in­no­va­cio­nes sur­gen de las start-up, pe­ro só­lo los gran­des tie­nen ca­pa­ci­dad y múscu­lo pa­ra lle­var­las al mer­ca­do.

MANÉ ES­PI­NO­SA

Ig­na­si Vi­la­jo­sa­na, co­fun­da­dor de World­sen­sing

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.