Re­gre­so al pa­sa­do, re­gre­so a la in­dus­tria

La fal­ta de fi­nan­cia­ción con­di­cio­na el eco­sis­te­ma ca­ta­lán de innovación, con gran­des cen­tros de re­fe­ren­cia pe­ro ba­ja trans­fe­ren­cia a las em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Na­ge

Ca­ta­lun­ya es la zo­na del Es­ta­do con ma­yor tra­di­ción in­dus­trial. Y fue tam­bién el te­rri­to­rio que, a me­dia­dos de la dé­ca­da de los años no­ven­ta, pu­so ma­yor én­fa­sis en crear un eco­sis­te­ma de innovación en el que sus ac­to­res (uni­ver­si­da­des, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, em­pre­sas) que­da­ran bien ar­ti­cu­la­dos. Sin em­bar­go, el éxi­to re­gis­tra­do en el cam­po de la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca (con cen­tros de re­fe­ren­cia mun­dial en sus res­pec­ti­vas dis­ci­pli­nas co­mo el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­tó­ni­cas o el Cen­tro de Re­gu­la­ción Ge­nó­mi­ca) no se ha vis­to co­rres­pon­di­do en el ám­bi­to de la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca.

En pa­ra­le­lo, el mo­de­lo de­fi­ni­do pa­ra los cen­tros tec­no­ló­gi­cos y sus re­la­cio­nes con la in­dus­tria ha va­ria­do al me­nos tres ve­ces en los úl­ti­mos diez años. La úl­ti­ma pro­pues­ta pa­ra la red Tec­nio apun­ta a dos po­los de re­fe­ren­cia en torno a Ascamm y Lei­tat. Y con gra­ves dis­fun­cio­nes, co­mo que uno de los ac­to­res más re­le­van­tes, el CSIC (1.300 in­ves­ti­ga­do­res en Ca­ta­lun­ya y un pre­su­pues­to de en­tre 80 y 100 mi­llo­nes) no ten­ga co­mo prio­ri­dad las ne­ce­si­da­des tec­no­ló­gi­cas de las em­pre­sas.

En la dé­ca­da de los ochen­ta, jus­to cuan­do el mun­do de la con­sul­to­ría y la banca de in­ver­sión pro­nos­ti­ca­ba un cam­bio de pa­ra­dig­ma y una nue­va di­vi­sión in­ter­na­cio­nal del tra­ba­jo, Ca­ta­lun­ya y el País Vas­co (pa­ra com­pa­rar­la con otro te­rri­to­rio de ba­se in­dus­trial) reac­cio­na­ron de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ca­ta­lun­ya, más co­nec­ta­da con los flu­jos aca­dé­mi­cos y de gestión ex­te­rio­res adop­tó po­lí­ti­cas des­ti­na­das a ace­le­rar ese trán­si­to a una so­cie­dad pos­t­in­dus­trial. Con­tra­ria­men­te, el País Vas­co se mos­tró más cau­ta a la ho­ra de des­man­te­lar su in­dus­tria y fue más hos­til ha­cia los pro­ce­sos de des­lo­ca­li­za­ción. El re­sul­ta­do ha si­do fa­vo­ra­ble al País Vas­co, que hoy dis­po­ne de un eco­sis­te­ma de innovación más só­li­do y orien­ta­do a las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria (al mar­gen, cla­ro, de los be­ne­fi­cios que se de­ri­van del sis­te­ma de fi­nan­cia- ción, el co­no­ci­do con­cier­to vas­co).

Cu­rio­sa­men­te, el País Vas­co reac­cio­nó a los cam­bios del mis­mo mo­do que lo ha­bía he­cho el gi­gan­te ale­mán: cuan­do el mains­tream mun­dial re­co­men­da­ba li­be­ra­li­za-

Fuer­te en cen­tros de re­fe­ren­cia, al sis­te­ma ca­ta­lán le fal­ta me­jo­rar la trans­fe­ren­cia a las em­pre­sas

ción de los mer­ca­dos y des­re­gu­la­ción, el País Vas­co se re­fu­gia­ba en su in­dus­tria y acen­tua­ba los va­lo­res que le eran con­sus­tan­cia­les.

En es­te sen­ti­do, Ca­ta­lun­ya ha te­ni­do que des­an­dar par­te de ese ca­mino y plan­tear­se una ma­yor aten­ción a las ne­ce­si­da­des reales de la in­dus­tria. El pro­ble­ma es que la re­fle­xión ha lle­ga­do en un mo­men­to de gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

Hoy el grue­so de la I+D en Es­pa­ña se ma­te­ria­li­za en Ma­drid (28%), allí don­de se en­cuen­tran las gran­des em­pre­sas y el sec­tor pú­bli­co es­ta­tal más se pro­di­ga. Mien­tras, Ca­ta­lun­ya re­tie­ne un 22% de esa I+D. En tér­mi­nos re­la­ti­vos, sin em­bar­go, si se mi­de en I+D per cá­pi­ta, el País Vas­co se si­túa a la ca­be­za.

Sin em­bar­go, esas ci­fras son muy vo­lá­ti­les. La pro­fun­da re­ce­sión en que se ha su­mi­do la eco- no­mía es­pa­ño­la ha in­te­rrum­pi­do se­ria­men­te esa evo­lu­ción. En 1998 la I+D ca­ta­la­na era del 1,1% en tér­mi­nos de pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB). En el 2009 al­can­za­ba el 1,68%. Pe­ro los dos úl­ti­mos

El País Vas­co fue más cau­te­lo­so a la ho­ra de ‘des­man­te­lar’ la in­dus­tria; esa cau­te­la le ha fa­vo­re­ci­do

años mues­tran una fuer­te caí­da de esos por­cen­ta­jes: del 1,63% (2010) y del 1,55% (2011). La ra­tio, co­mo re­fle­ja el úl­ti­mo in­for­me anual de la in­dus­tria ca­ta­la­na, la ale­ja de Eu­ro­pa, don­de pe­se a la cri­sis, las su­mas des­ti­na­das a es­tas ac­ti­vi­da­des se han in­cre­men­ta­do: 2,0% en el 2010 y 2,03% en el 2011. No es pro­ba­ble que esa ten­den­cia se mo­di­fi­que en los pró­xi­mos años. Si en una pri­me­ra fa­se ha si­do la em­pre­sa pri­va­da la que no ha po­di­do se­guir el rit­mo de la in­ver­sión, des­de ha­ce dos años se han su­ma­do las uni­ver­si­da­des, aque­ja­das por los re­cor­tes de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos.

En el 2011 (úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles) las em­pre­sas de ser­vi­cios de I+D en Ca­ta­lun­ya ocu­pa­ban unas 8.118 per­so­nas en 424 em­pre­sas, lo que su­po­ne un 19,1% del sec­tor en Es­pa­ña y un 25,6% de la ci­fra to­tal de ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.