SE APLA­ZA LA UNIÓN BAN­CA­RIA Y LO PA­GA­RE­MOS MUY CA­RO

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Ro­bert Tor­na­bell

Los erro­res son siem­pre ini­cia­les. Es­pe­rá­ba­mos mu­cho de la unión ban­ca­ria (a par­tir de aquí, UB), pe­ro la cum­bre de Bru­se­las del 27 de ju­nio pa­sa­do ter­mi­nó só­lo con un acuer­do. Nue­vo apla­za­mien­to. Que­da pen­dien­te de la ley que pro­mul­gue el Par­la­men­to Eu­ro­peo y pue­de re­tra­sar­se al­gu­nos me­ses. Pe­ro la cues­tión no es tri­vial y nos obli­ga a re­vi­sar qué es la UB, qué per­si­gue y cuá­les pue­den ser los ries­gos co­la­te­ra­les de en­trar en un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre por su pre­ca­rie­dad.

Des­de lue­go he­mos per­di­do una opor­tu­ni­dad, por­que se nos di­jo que una UB era me­nos cos­to­sa que em­pe­zar por una unión fis­cal. Es lo pro­pio de la go­ber­nan­za de Bru­se­las. Dar dos pa­sos ha­cia de­lan­te y uno pa­ra atrás. Lo más ur­gen­te se con­vier­te en lo im­por­tan­te. Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de Ale­ma­nia lo com­pli­can más.

La UB tu­vo un na­ci­mien­to pe­cu­liar. Pues­to que no te­ne­mos un ban­co cen­tral de úl­ti­mo re­cur­so, ca­re­ce­mos de un su­per­vi­sor ban­ca­rio úni­co y tam­po­co te­ne­mos una unión fis­cal. Los dis­tin­tos res­ca­tes que se pro­du­je­ron des­de ma­yo del 2010 acon­se­ja­ron que se crea­ra una ho­ja de ru­ta ha­cia una UB (la Co­mi­sión Eu­ro­pea, 12 de septiembre, la ca­li­fi­có de road­map to­wards a ban­king union).

El tex­to ini­cial mos­tra­ba su preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias de los res­ca­tes de va­rios paí­ses y la crea­ción de un bu­cle in­fer­nal, en el que el au­men­to de la deu­da so­be­ra­na ali­men­ta­ba los ba­lan­ces de los ban­cos y es­tos en­tra­ban en di­fi­cul­ta­des y no po­dían dar cré­di­to a las py­mes, las úni­cas que pue­den crear em­pleo y ali­viar el pa­ro. En el do­cu­men­to se eva­lua­ba el cos­te de lo que han te­ni­do que pa­gar los con­tri­bu­yen­tes en el pro­ce­so de res­ca­tar ban­cos en quie­bra. Has­ta el ter­cer tri­mes­tre del 2012, no me­nos de 4,5 bi­llo­nes de eu­ros en la UE. Apro­xi­ma­da­men­te, cua­tro ve­ces y me­dia el PIB o la ri­que­za crea­da en un año en Es­pa­ña.

Un se­gun­do ele­men­to es­tá pre­sen­te en la “ho­ja de ru­ta ha­cia la UB”. El eu­ro pue­de frag­men­tar­se en dis­tin­tos mer­ca­dos, por­que mien­tras los paí­ses de la pe­ri­fe­ria del Sur pa­gan pri­mas de ries­go ex­ce­si­vas pa­ra fi­nan­ciar su deu­da pú­bli­ca (y por con­si­guien­te las em­pre­sas), los de Eu­ro­pa Cen­tral lo ha­cen a unos cos­tes que lle­ga­ron a ser ca­si una ter­ce­ra par­te de los que so­por­ta­ban los que es­tu­vie­ron en peo­res con­di­cio­nes pa­ra fi­nan­ciar­se en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Una UB po­dría con­tri­buir a la de­fen­sa de la in­te­gri­dad del eu­ro y, al pro­pio tiem­po, re­for­zar el mer­ca­do úni­co del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

El do­cu­men­to es real­men­te am­bi­cio­so, pe­ro opor­tuno y ne­ce- sario. Pre­ten­de que la banca eu­ro­pea se asien­te so­bre ba­ses más só­li­das. Tres ejes de­fi­nen los fun­da­men­tos de la UB: (1) la su­per­vi­sión y vi­gi­lan­cia de los ban­cos de ca­da país han de trans­fe­rir­se des­de los re­gu­la­do­res na­cio­na­les a un plano superior, ba­jo la di­rec­ción de un su­per­vi­sor úni­co, es de­cir, del BCE; (2) no es po­si­ble que ca­da país ten­ga un sis­te­ma dis­tin­to de ga­ran­tía de los de­pó­si­tos ban­ca­rios de los aho­rra­do­res; es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio que el sis­te­ma de pro­tec­ción de esos de­pó­si­tos sea co­mún y, (3) las cri­sis ban­ca­rias de­ben te­ner una gestión in­te­gra­da.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo re­co- men­dó una vía que con­fir­ma­ba los pa­sos pre­vis­tos en la crea­ción de la UB y fue muy pre­ci­so en cuan­to a có­mo se ges­tio­na­ron las cri­sis ban­ca­rias que tu­vie­ron efec­tos no desea­dos, cru­zan­do fron­te­ras, a pe­sar de los cor­ta­fue­gos, en ma­yo del 2010. Des­de lue­go, una pe­que­ña cri­sis ban­ca­ria, en pri­me­ra ins­tan­cia, y un res­ca­te país (Chi­pre), don­de los de­pó­si­tos de más de cien mil eu­ros su­frie­ron qui­tas, es­ti­mu­la­ron los in­ten­tos pa­ra que la ho­ja de ru­ta se ma­te­ria­li­za­ra en una ley.

Des­pués de la cum­bre de Bru­se­las del 27 de ju­nio, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Ale­ma­nia fue muy ex­plí­ci­to, “las re­for­mas que se han in­tro­du­ci­do son un pa­so im­por­tan­te y de­mues­tran que los ac­cio­nis­tas y los acree­do­res de un ban­co que ten­ga di­fi­cul­ta­des van a ser los pri­me­ros res­pon­sa­bles en una quie­bra, y se em­pe­za­rá por ellos”. El sec­tor pri­va­do de­be­rá te­ner ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y de­be­rán ha­cer con­tri­bu­cio­nes an­tes de que se re­cu­rra a los re­cur­sos ex­ter­nos y a los con­tri­bu­yen­tes.

En el fon­do, sus de­cla­ra­cio­nes tam­bién po­dían in­ter­pre­tar­se de otra for­ma: que ca­da pa­lo aguan­te su vela, y si los fon­dos de ac­cio­nis­tas y acree­do­res (bo­nos y obli­ga­cio­nes su­bor­di­na­das) no son su­fi­cien­tes, en nin­gún ca­so de­be­rán pa­gar­los los con­tri­bu­yen­tes. Si en el res­ca­te de Chi­pre se cru­zó por pri­me­ra vez la lí­nea ro­ja de los de­pó­si­tos, ¿qué con­fian­za pue­den te­ner los que ten­gan cuen­tas ban­ca­rias con sal­dos por ti­tu­lar y en­ti­dad de más de cien mil eu­ros? Un sis­te­ma de ga­ran­tía co­mún y una UB da­rían con­fian­za a los que pue­dan te­ner al­gu­nas du­das, si bien ca­da Es­ta­do tie­ne has­ta aho­ra su pro­pio sis­te­ma de ga­ran­tía de de­pó­si­tos, con di­fe­ren­cias apre­cia­bles.

Ha­bía­mos pues­to mu­chas es­pe­ran­zas en la for­ma de­fi­ni­ti­va en que se res­ca­ta­rían los ban­cos que tu­vie­ran di­fi­cul­ta­des de ca­pi­tal. El Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad tie­ne un fon­do de 500.000 mi­llo­nes pa­ra res­ca­tes, pe­ro só­lo 60.000 pa­ra los res­ca­tes ban­ca­rios. Po­co ba­ga­je cuan­do en Eu­ro­pa exis­ten to­da­vía ban­cos zom­bis, los que acu­mu­lan pér­di­das, han ago­ta­do su ca­pi­tal y ya no pue­den pres­tar, por­que ca­re­cen de re­cur­sos. Es­pa­ña tie­ne tres (los na­cio­na­li­za­dos) y va­rios Ale­ma­nia (al­gu­nos de los Lan­des­bank o ban­cos pú­bli­cos de los län­der). La cues­tión era de­ci­si­va y fue muy opor­tuno que el di­rec­tor de mer­ca­do de ca­pi­ta­les del FMI, Ángel Vi­ñals, in­sis­tie­ra me­ses atrás en que en los ar­ma­rios de los ban­cos de al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos exis­ten to­da­vía ca­dá­ve­res ocul­tos.

Pa­ra con­cluir: ¿qué se­gu­ri­dad tie­nen los aho­rra­do­res es­pa­ño­les de que no su­fri­rán al­gu­na qui­ta? Un ban­co es­pa­ñol sol­ven­te pue­de ofre­cer­les una cuen­ta per­so­nal de has­ta 100.000 eu­ros y lue­go un fon­do de in­ver­sión, en dó­la­res o en eu­ros, con una com­bi­na­ción que sea po­co vul­ne­ra­ble a los vai­ve­nes de las ac­cio­nes. La ren­ta fi­ja no lo es, por­que ba­ja de pre­cio en el mer­ca­do si suben los ti­pos de in­te­rés o au­men­ta la aver­sión al ries­go. No es el me­jor mo­men­to pa­ra in­ver­tir en paí­ses emer­gen­tes, por­que su­fren el ci­clo ba­jis­ta de las ma­te­rias pri­mas.

RALPH ORLOWSKI / BLOOM­BERG

El BCE se­rá pie­za cla­ve en la unión ban­ca­ria con la su­per­vi­sión y vi­gi­lan­cia de los ban­cos de ca­da país a su car­go

Ca­te­drá­ti­co de Banca y ex­de­cano de Esa­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.