Ge­nes li­bres de to­da pa­ten­te

El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos dic­ta­mi­na que el ADN no pue­de ser pro­pie­dad de na­die

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Allá por la dé­ca­da de 1990, al­gu­nas de las re­vis­tas es­ta­dou­ni­den­ses de ma­yor cir­cu­la­ción di­vul­ga­ron unos es­tu­dios cien­tí­fi­cos que su­pues­ta­men­te de­mos­tra­ban no tan só­lo que el cán­cer de ma­ma y de ova­rios es he­re­di­ta­rio, sino, me­dian­te unos im­pac­tan­tes grá­fi­cos que no de­ja­ron lu­gar a du­das, có­mo se pa­sa de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en­tre ma­dres e hi­jas; o có­mo los hi­jos va­ro­nes de las mu­je­res afec­ta­das son por­ta­do­res del gen no­ci­vo, que pue­de pa­sar a sus hi­jas. Los gui­san­tes de Men­del, va­ya, pe­ro con fa­llos.

La pu­bli­ca­ción del es­tu­dio des­en­ca­de­nó una ola de mas­tec­to­mías pre­ven­ti­vas vo­lun­ta­rias. Lue­go, se su­po que no se de­bía creer a pies jun­ti­llas las con­clu­sio­nes del es­tu­dio, pues dis­ta­ba mu­cho de acer­tar en el cien por cien de los ca­sos. Pe­ro lo peor no fue que mi­les de mu­je­res se so­me­tie­sen a la ex­tir­pa­ción pre­ven­ti­va –nun­ca se sa­brá cuán­tas in­ne­ce­sa­rias– de sus pe­chos, que ya era gra­ví­si­mo, sino que la re­cons­truc­ción de los mis­mos aca­bó en el lla­ma­do es­cán­da­lo de la si­li­co­na. Por no ha­blar del más re­cien­te ca­so de los mi­les de de­fec­tuo­sos im­plan­tes ma­ma­rios PIP.

Y en esas sal­tó a las pri­me­ras pla­nas la do­ble mas­tec­to­mía pre­ven­ti­va de An­ge­li­na Jo­lie. La no­ti­cia dio la vuel­ta al mun­do só­lo unos días an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo de los Es­ta­dos Uni­dos dic­ta­mi­na­ra en un fa­llo his­tó­ri­co que el ADN en la na­tu­ra­le­za o ais­la­do no es pa­ten­ta­ble. Di­cho de otra ma­ne­ra: na­die pue­de apro­piar­se de los 20.000 ge­nes del ge­no­ma hu­mano, por­que son de to­dos.

La de­ci­sión uná­ni­me de los nue­ve ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo po­ne pun­to y fi­nal a una lar­ga his­to­ria re­ple­ta de in­tri­gas y vai­ve­nes pro­ta­go­ni­za­da por My­riad Ge­ne­tics Cor­po­ra­tion, una em­pre­sa con ba­se en Utah que tie­ne pa­ten­ta­do des­de 1997 el gen BRCA1 y el BRCA2 des­de el año si­guien­te. Es de­cir: My­riad aca­ba de per­der el de­re­cho a la pro­pie­dad in­dus­trial y a la ex­plo­ta­ción co­mer­cial ex­clu­si­va –léa­se mo­no­po­lio– de es­tos dos ge­nes cu­yo aná­li­sis sir­ve pa­ra eva­luar el ries­go de un po­si­ble cán­cer de ma­ma u ova­rio.

De po­co con­sue­lo sir­ve sa­ber que de to­das for­mas los de­re­chos de pro­pie­dad in­dus­trial de My­riad ex­pi­ra­ban en el 2015, ya que vie­ne co­bran­do 3.340 dó­la­res (2.500 eu­ros) por un test ge­né­ti­co que cues­ta 20 ve­ces me­nos. Un pre­cio prohi­bi­ti­vo pa­ra mu­chas mu­je­res y que, ade­más, im­pe­día otra opi­nión so­bre el ries­go de cán­cer.

El quid de la cues­tión del sis­te­ma de pa­ten­tes en Es­ta­dos Uni­dos se re­mon­ta, se­gún el his­to­ria­dor cien­tí­fi­co Da­niel Ke­vles, a los tiem­pos de Tho­mas Jef­fer­son, que se opo­nía a los mo­no­po­lios in­he­ren­tes en las pa­ten­tes y el copy­right; y de Ja­mes Ma­di­son, quien le per­sua­dió de que, a ve­ces, al con­tra­rio, pue­den in­cen­ti­var a autores e in­ven­to­res, siem­pre y cuan­do los de­re­chos sean de ca­rác­ter tem­po­ral.

Lo que la ley de pa­ten­tes de 1793 bus­ca­ba era im­pul­sar lo nue­vo y lo no­ve­do­so. Pe­ro tam­bién es­ti­pu­ló que los pro­duc­tos de la na­tu­ra­le­za eran –y de­bían se­guir sien­do– de pa­tri­mo­nio co­mún. Del mis­mo mo­do que los ele­men­tos de la ta­bla pe­rió­di­ca o los ani­ma­les que pue­blan el pla­ne­ta no pue­den ser pa­ten­ta­dos. Y por una sen­ci­lla razón: por­que no son nue­vos ni han si­do in­ven­ta­dos por el hom­bre.

Aun así, la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas de Es­ta­dos Uni­dos (PTO, en su si­glas en in­glés) co­men­zó en la dé­ca­da de 1980 a ad­mi­tir pa­ten­tes so­bre tres versiones del ADN ais­la­do del cuer­po. Los cien­tí­fi­cos los lla­ma­ron ADN sin­té­ti­co (o com­ple­men­ta­rio, cADN), que es el que se ob­tie­ne al re­pli­car un seg­men­to de una he­bra de ADN. La PTO no fa­ci­li-

La sen­ten­cia sig­ni­fi­ca­rá el aba­ra­ta­mien­to de los tests pa­ra de­tec­tar el cán­cer de ma­ma y de ova­rios

tó una jus­ti­fi­ca­ción le­gal pa­ra la ce­sión a My­riad de los tres ti­pos de ADN ex­traí­dos de los dos ge­nes BRCA has­ta el 2001. Pe­ro le­jos de ser con­vin­cen­te, só­lo lo­gró echar más le­ña al fuego de la cre­cien­te opo­si­ción al mo­no­po­lio, que ar­día tan­to den­tro co­mo fue­ra de los sec­to­res de las in­dus- trias mé­di­cas y bio­tec­no­ló­gi­cas, ex­ten­dién­do­se por gru­pos de pre­sión de muy di­ver­sa ín­do­le.

My­riad apro­ve­chó sus pa­ten­tes pa­ra ex­cluir a cual­quier com­pe­ti­dor en lo con­cer­nien­te a la in­ves­ti­ga­ción y los diag­nós­ti­cos re­la­cio­na­dos con el fun­cio­nal­men­te de BRCA1 y BRCA2. Nin­gún otro la­bo­ra­to­rio po­día va­lo­rar la fia­bi­li­dad de sus tests o si­quie­ra in­ci­dir po­si­ti­va­men­te a fin re­cor­tar su pre­cio o el pla­zo en el que se rea­li­za­ban los mis­mos.

En un jui­cio ce­le­bra­do en mar­zo del 2010, un juez de­ter­mi­nó que el ADN sin­té­ti­co de My­riad no era una sus­tan­cia de su in­ven­ción y, por con­si­guien­te, ca­re­cía de cual­quier de­re­cho a ser pa­ten­ta­do. My­riad ape­ló la de­ci­sión. El 29 de ju­lio del 2011, el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes re­vo­có la de­ci­sión an­te­rior, de­vol­vien­do a My­riad sus lu­cra­ti­vas pa­ten­tes. Pe­ro aún era pron­to pa­ra que can­ta­se vic­to­ria: el 26 de mar­zo del 2012, el Su­pre­mo des­es­ti­mó di­cho fa­llo, adu­cien­do que la ley de pa­ten­tes no de­be, de for­ma al­gu­na, in­hi­bir fu­tu­ros des­cu­bri­mien­tos u obs­ta­cu­li­zar innovación en vez de fo­men­tar­la.

El ca­so vol­vió al Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes, don­de el 16 de agos­to fa­lló en con­tra de la pa­ten­ta­bi­li­dad de los mé­to­dos diag­nós­ti­cos de My­riad, pe­ro a fa­vor de la de cADN, por ser bá­si­ca­men­te di­fe­ren­te del cor­po­ral. Pe­ro lle­gó in­clu­so más le­jos, al dic­ta­mi­nar que otras for­mas de BRCA ais­la­do son sus­cep­ti­bles a ser pa­ten­ta­dos. A los de­man­dan­tes no les que­dó otro re­me­dio que el de vol­ver a lle­var el ca­so an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

La de­ci­sión to­ma­da el pa­sa­do 13 de ju­nio por el Su­pre­mo, que es­ti­pu­la que los ge­nes hu­ma­nos no se pue­den pa­ten­tar, ni en su es­ta­do na­tu­ral ni ais­la­dos en el la­bo­ra­to­rio, sig­ni­fi­ca­rá el aba­ra­ta­mien­to de los tests pa­ra de­tec­tar el cán­cer de ma­ma y de ova­rios de mi­llo­nes de mu­je­res. Y es de es­pe­rar que in­ten­si­fi­que la in­ves­ti­ga­ción en es­te y otros cam­pos.

Por muy jus­to que pue­da pa­re­cer es­te his­tó­ri­co fa­llo, My­riad, que ya ha per­di­do su mo­no­po­lio, tie­ne razón, no obs­tan­te, cuan­do afir­mó en su ale­ga­to que di­fí­cil­men­te pue­de ha­ber avan­ces médicos sin una gran fi­nan­cia­ción. Sea co­mo fue­re, sale re­for­za­do el es­pí­ri­tu de Jef­fer­son y de Ma­di­son, que no es po­co.

GETTY

La de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de EE.UU. po­ne fin al de­re­cho a la pro­pie­dad in­dus­trial y a la ex­plo­ta­ción co­mer­cial ex­clu­si­va –léa­se mo­no­po­lio– por par­te de la em­pre­sa My­riad Ge­ne­tics Cor­po­ra­tion de los ge­nes BRCA1 y el BRCA2, cu­yo aná­li­sis sir­ve pa­ra eva­luar el ries­go he­re­di­ta­rio de pa­de­cer cán­cer de ma­ma u ova­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.