Un nue­vo mun­do pa­ra el 2050

‘The Eco­no­mist’ ana­li­za las ten­den­cias del mun­do pa­ra un fu­tu­ro que pue­de ser pro­me­te­dor

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

El ju­ga­dor de béisbol es­ta­dou­ni­den­se Yo­gi Be­rra di­jo en una oca­sión: “Nun­ca ha­go pre­dic­cio­nes, y muy es­pe­cial­men­te so­bre el fu­tu­ro”. Y el fut­bo­lis­ta bri­tá­ni­co Paul Gas­coig­ne le su­peró: “Nun­ca ha­go pre­dic­cio­nes y nun­ca las ha­ré”. Dos ta­len­tos po­co con­ven­cio­na­les que de to­dos mo­dos acer­ta­ban en lo inú­til que re­sul­ta ha­cer pre­dic­cio­nes de ten­den­cias no li­nea­les que en reali­dad cuen­tan mu­cho más de hoy que del fu­tu­ro. Pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble no ha­cer con­je­tu­ras y los re­dac­to­res es­pe­cia­li­za­dos de The Eco­no­mist se han pues­to a ello en es­te en­tre­te­ni­do li­bro que va­ti­ci­na que en el 2050 es po­si­ble que nos va­ya muy bien.

Un 2050 en el que Fran­cia ha­brá su­pe­ra­do a Ale­ma­nia en po­bla­ción y en el que Ni­ge­ria ten­drá 389 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, los mis­mos que EE.UU.. El mun­do ro­za­rá los 10.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, y la mi­tad del cre­ci­mien­to se ha­brá da­do en Áfri­ca. Una po­bla­ción mun­dial que en el 2050 ten­drá una ta­sa de fe­cun­di­dad de 2,1: se es­ta­bi­li­za­rá. Ja­pón se­rá la so­cie­dad más an­cia­na de la his­to­ria, con una me­dia de 52,3 años y Chi­na ¡un país más vie­jo que EE.UU.!, dan- do fin a su mano de obra ba­ra­ta.

Los es­ta­dos que afron­tan hoy dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios sin pre­ce­den­tes, que po­drían ser un an­ti­ci­po de los es­tra­gos que acon­te­ce­rán a me­di­da que la po­bla­ción en­ve­jez­ca, pue­den es­tar en el 2050 más en for­ma gra­cias a re­for­mas con vi­sión de fu­tu­ro que li­mi­ten la fac­tu­ra fis­cal de las pen­sio­nes y la aten­ción sa­ni­ta­ria. Se des­ha­rán par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des en es­tas áreas y, a cam­bio, de­be­rán pro­mo­cio­nar una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to y sos­te­ner vi­das la­bo­ra­les más lar­gas. A la vez, se ale­ja­rán de los im­pues­tos por la ac­ti­vi­dad la­bo­ral y apos­ta­rán por im­pues­tos ver­des, aran­ce­les so­bre las pro­pie­da­des e im­pues­tos so­bre el con­su­mo.

La glo­ba­li­za­ción se­gui­rá pe­ro de un mo­do con­tro­la­do, sin re­tro­ce­sos pe­ro sin avan­ces ver­ti­gi­no­sos. El cre­ci­mien­to del PIB glo­bal se­rá de un 3,8% anual has­ta el 2050, in­fe­rior a otros pe­rio­dos, pe­ro co­mo se ra­len­ti­za­rá el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción el PIB per cá­pi­ta cre­ce­rá en un 3,3%, más que en los pe­rio­dos de ma­yor cre­ci­mien­to. En ese mo­men­to, Co- rea del Sur ten­drá un PIB per cá­pi­ta ma­yor que el de EE.UU. y Ale­ma­nia en pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo, y Ru­sia ma­yor que el Reino Uni­do, acer­cán­do­se Chi­na al de Ja­pón. El PIB de los paí­ses asiá­ti­cos en desa­rro­llo se­rá la mi­tad del mun­dial y Eu­ro­pa oc­ci­den­tal só­lo re­pre­sen­ta­rá el 8,9%, cal­cu­la­do en po­der ad­qui­si­ti­vo.

Y eso que en los años que se ave­ci­nan, las tem­pes­ta­des de des­truc­ción crea­ti­va se­rán es­pec­ta­cu­la­res. La vida de las em­pre­sas se­gui­rá re­cor­tán­do­se y la eco­no­mía mun­dial que­da­rá con­mo­cio- na­da por tres cam­bios ra­di­ca­les: pri­me­ro, el “in­ter­net de las co­sas”, que per­mi­ti­rá que per­so­nas y ob­je­tos se co­mu­ni­quen a tra­vés de mi­llo­nes de sen­so­res in­cor­po­ra­dos en los ob­je­tos fí­si­cos; en se­gun­do lu­gar, los ro­bots se ocu­pa­rán ca­da vez más de las ta­reas su­cias y pe­li­gro­sas, pe­ro tam­bién de las ru­ti­na­rias, in­clui­do el cui­da­do de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das; y, en ter­cer lu­gar, ha­brá se­cre­ta­rios elec­tró­ni­cos que or­ga­ni­cen el to­rren­te de in­for­ma­ción que cae so­bre no­so­tros e in­clu­so nos ges­tio­nen via­jes de ne­go­cios. Ade­más, el mun­do emer­gen­te mar­ca­rá la pau­ta pa­ra un nue­vo ti­po de innovación fru­gal, im­pul­sa­da por el de­seo de re­cor­tar el pre­cio de los pro­duc­tos no un 10% sino un 90%. El tra­ba­jo a tiem­po par­cial cre­ce­rá y tam­bién la fle­xi­bi­li­dad y las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les mu­cho más com­pli­ca­das.

El ca­len­ta­mien­to glo­bal ten­drá efec­tos con­tra­dic­to­rios y en cli­mas tem­pla­dos pue­den au­men­tar las co­se­chas, aun­que tam­bién ca­be la po­si­bi­li­dad de des­truc­ti­vos cam­bios drás­ti­cos. Se po­drá lle­nar de sul­fa­tos la es­tra­tos­fe­ra pa­ra en­friar el pla­ne­ta, aun­que se­rá po­lí­ti­ca­men­te com­pli­ca­do. Por si aca­so, el li­bro con­clu­ye con Matt Rid­ley re­cor­dan­do que el pe­si­mis­mo pla­ne­ta­rio del pa­sa­do nun­ca se ha cum­pli­do: las co­se­chas agrí­co­las se han du­pli­ca­do, los bos­ques han au­men­ta­do li­ge­ra­men­te, la gla­cia­ción no ha lle­ga­do ni se ha ace­le­ra­do la subida del ni­vel del mar, los vi­rus le­ta­les no han diez­ma­do el pla­ne­ta y los or­de­na­do­res so­bre­vi­vie­ron al cam­bio de mi­le­nio.

AKINTUNDE AKINLEYE / REU­TERS

Mu­che­dum­bre en La­gos, ca­pi­tal de Ni­ge­ria, país que se­rá el ter­ce­ro más po­bla­do del mun­do en el 2050

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.