Es­ca­sa pa­sión por el ries­go

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA - Pri­mo Gon­zá­lez

Más de tres cuar­tas par­te del di­ne­ro que ha en­tra­do en los fon­dos de in­ver­sión de las seis ges­to­ras que más di­ne­ro han atraí­do en el pa­sa­do mes de ju­nio ha ido a pa­rar a fon­dos de per­fil cla­ra­men­te con­ser­va­dor. La ro­ta­ción de di­ne­ro des­de los de­pó­si­tos ban­ca­rios ha­cia los fon­dos de in­ver­sión no ha ce­sa­do en ju­nio, lo que ele­va ya a seis los me­ses en los que las en­tra­das ne­tas de di­ne­ro al sec­tor de los fon­dos es­tán de­vol­vien­do una par­te de su vie­jo es­plen­dor al sec­tor de la in­ver­sión co­lec­ti­va.

En con­jun­to, las en­tra­das ne­tas de di­ne­ro en los seis pri­me­ros me­ses del año han al­can­za­do los 8.500 mi­llo­nes de eu­ros. Só­lo en ju­nio, un mes de tro­pie­zos pa­ra los in­ver­so­res, las en­tra­das ne­tas ha­brían su­pe­ra­do los 1.600 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que en es­te ca­so su con­tri­bu­ción al pa­tri­mo­nio glo­bal de los fon­dos fue nu­la de­bi­do a que las va­lo­ra­cio­nes de las car­te­ras de los fon­dos con­ta­bi­li­za­ron pér­di­das en la mis­ma cuan­tía. Es de­cir, ni en con­di­cio­nes ad­ver­sas de los mer­ca­dos los fon­dos de in­ver­sión no pa­re­cen te­ner ri­val co­mo ins­tru­men­to apro­pia­do pa­ra el aho­rro.

El re­cien­te anun­cio del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo alar­gan­do con bas­tan­te ge­ne­ro­si­dad el pla­zo du­ran­te el cual van a se­guir vi­gen­tes los ac­tua­les o in­clu­so más ba­jos ti­pos de in­te­rés pro­yec­ta una ex­pec­ta­ti­va de es­ca­so atrac­ti­vo pa­ra los ac­ti­vos li­ga­dos a los ti­pos

La en­tra­da de di­ne­ro no des­ma­ya, pe­ro se di­ri­ge a ins­tru­men­tos más de­fen­si­vos y de me­nor ries­go El im­pul­so op­ti­mis­ta del BCE ha te­ni­do efec­tos fu­ga­ces y las bol­sas si­guen sin ver cla­ro el ho­ri­zon­te

de in­te­rés, co­mo es el ca­so de los de­pó­si­tos ban­ca­rios. Las en­ti­da­des ya no tie­nen la agre­si­vi­dad de otros tiem­pos a la ho­ra de ofre­cer ren­ta­bi­li­da­des que ni la cuen­ta de re­sul­ta­dos per­mi­te ni el Ban­co de Es­pa­ña ve con bue­nos ojos.

Las áreas más atrac­ti­vas pa­ra la in­ver­sión es­tán en la ren­ta va­ria­ble no eu­ro­pea, mien­tras en la ren­ta fi­ja son pa­ten­tes los ries­gos de­ri­va­dos de la nue­va cri­sis que pa­re­ce so­bre­vo­lar la deu­da so­be­ra­na, con la recaída de Por­tu­gal. La bol­sa es­pa­ño­la, por su par­te, si­gue sin le­van­tar ca­be­za mien­tras el mer­ca­do ja­po­nés se con­so­li­da co­mo la apues­ta ga­na­do­ra del año y la ren­ta va­ria­ble de Es­ta­dos Uni­dos ofre­ce re­sul­ta­dos ca­da vez más es­pe­ran­za­do­res, ya que los in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad se es­tán si­tuan­do en los ni­ve­les pro­pios de an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

La gran in­cóg­ni­ta es lo que pue­de ha­cer Eu­ro­pa, que no aca­ba de en­con­trar la vía ade­cua­da pa­ra en­ca­rri­lar los mer­ca­dos bur­sá­ti­les por la sen­da al­cis­ta. Las se­gu­ri­da­des que ha da­do es­ta se­ma­na el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Mario Drag­hi, otor­gan­do un apla­za­mien­to sin fe­cha de ter­mi­na­ción a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va, de­be­rían ser un buen ar­gu­men­to pa­ra im­pul­sar las ex­pec­ta­ti­vas de em­pre­sas y fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.