Sher­lock Hol­mes, de rebajas por Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

Res­pal­da­do por el re­no­va­do re­co­no­ci­mien­to me­diá­ti­co de su fi­gu­ra y de sus fa­cul­ta­des, Sher­lock Hol­mes de­ci­dió vi­si­tar la zo­na eu­ro, una reali­dad que des­per­ta­ba su cu­rio­si­dad da­do que su vida ha­bía gi­ra­do so­bre la libra es­ter­li­na. El he­cho de que en los al­ma­ce­nes en que im­pe­ra­ba la nue­va mo­ne­da se ha­bía de­cla­ra­do tem­po­ra­da de rebajas in­cre­men­tó su in­te­rés ya que, co­mo apren­dió en Ha­rrods tiem­po atrás, una oca­sión co­mo tal le per­mi­ti­ría ha­cer­se con re­ta­les úti­les en el fu­tu­ro. Así que, sin más preám­bu­los, to­mó el Eu­ros- tar en la es­ta­ción de St. Pan­cras acom­pa­ña­do del fiel Wat­son.

En el tra­yec­to ba­jo el ca­nal de la Man­cha, el sa­gaz de­tec­ti­ve fue tes­ti­go in­vo­lun­ta­rio de co­men­ta­rios acer­ca de la exis­ten­cia de un in­ten­sa con­tro­ver­sia en el con­ti­nen­te so­bre la he­ge­mo­nía ale­ma­na y el dis­gus­to que tal cir­cuns­tan­cia pro­pi­cia­ba en­tre sus so­cios por cho­car con­tra sus mo­dos de vida, su sa­voir fai­re o sus pro­pó­si­tos eco­nó­mi­cos na­cio­na­les.

Ra­ra vez Hol­mes de­ja­ba tras­lu­cir sus emo­cio­nes pe­ro ape­nas pu­do con­te­ner un gri­to al oír que paí­ses co­mo Chi­na –in­me­dia­ta­men­te re­cor­dó las ca­ri­ca­tu­ras de es­cla­vos con co­le­ta tra­ba­jan­do en­ca­de­na­dos en las mi­nas de Trans­vaal– o In­dia (¡In­dia!, ex­cla­mó el de­tec­ti­ve) se es­ta­ban con­vir­tien­do en su­per­po­ten­cias eco­nó­mi­cas. En­ton­ces in­tu­yó a lo que se ha­bría de en­fren­tar en los pró­xi­mos días. El in­su­pe­ra­ble de­seo hu­mano de ne­gar la reali­dad em­pí­ri­ca.

A su lle­ga­da a Pa­rís, pron­to re­co­no­ció el vie­jo gus­to de sus ve­ci­nos de dis­tin­guir­se, no siem­pre pa­ra mal, de los de­más, cos­tum­bre que aho­ra iba en­vuel­ta ba­jo la fór­mu­la ex­cep­ción cul­tu­ral fran­ce­sa. En un ca­fé, el de­tec­ti­ve ad­vir­tió el es­ca­so in­te­rés que des­per­ta­ba el Tour de Fran­cia, que siem­pre ha­bía si­do un signo de la grandeur, así co­mo la prohi­bi­ción del uso de su pi­pa, al­go inima­gi­na­ble an­ta­ño. Tras es­to, no le ex­tra­ñó cuan­do le ex­pli­ca­ron que Eu­ro­pa ha­bía de­bi­do dar­le dos años más pa­ra que no se hun­die­se en el fan­go co­mo esas cria­tu­ras des­cri­tas por Bal­zac, mu­chas de ellas sa­li­das de ar­chi­vos po­li­cia­les.

-Los fran­ce­ses siem­pre se han dis­tin­gui­do por su ver­bo, Pa­ra mí, qué quie­re, son arre­ba­ta­do­res, di­jo Wat­son.

-¿Sa­be us­ted –res­pon­dió Sher­lock– que su pri­mer ac­tor, un tal De­par­dieu, ha hui­do a Ru­sia? En su tiem­po, Vic­tor Hu­go só­lo se es­con­día en In­gla­te­rra por sus deu­das en bol­sa. Me te­mo, que­ri­do Wat­son, que si con­ti­núan así la ex­cep­ción fran­ce­sa con­sis­ta en que los co­sa­cos vuel­van a abre­var en las fuen­tes de Pa­rís.

Ali­ge­ra­dos en su cor­ta vi­si­ta por la gra­cia del cla­ret de Bur­deos, que Sher­lock re­cor­dó a su acom­pa­ñan­te que se tra­ta­ba del vino que be­bía Sha­kes­pea­re an­tes de su­bir al es­ce­na­rio, y por la gran mo­vi­li­dad apre­cia­da en las pa­re­jas (“Esa dis­po­si­ción sí que es ex­cep­cio­nal”, in­di­có Hol­mes) to­ma­ron rum­bo a Ro­ma.

Jun­to a las rui­nas, le­ye­ron en su fa­mi­liar Fi­nan­cial Ti­mes que la unión ban­ca­ria te­nía un gra­ve pro­ble­ma por­que la banca ita­lia­na se­ría in­ca­paz de ha­cer fren­te a sus pér­di­das pa­sa­das sin que los de­más las pa­ga­sen por ellos. Y que con tan­ta deu­da pú­bli­ca so­bre sus es­pal­das, ni el pro­pio Es­ta­do ita­liano po­dría ha­cer­se car­go.

-Se­ría un dra­ma. Hay que com­pren­der a Ita­lia, esa ca­pi­tal del mun­do, di­jo Wat­son.

-Yo no con­fun­di­ría, que­ri­do Wat­son, el Ca­pi­to­lio con una banca en que ca­da en­ti­dad es­tá asig­na­da a un par­ti­do po­lí­ti­co. Y es­ta en­go­rro­sa cues­tión de la banca, co­mo sa­brá, lle­ga a afec­tar a lo más eterno y sa­gra­do que hay en Ro­ma. Al­gu­nos de es­tos ban­cos de­be­rán des­apa­re­cer. Tam­bién Ita­lia en tum­bas es ri­ca.

To­man­do se­gui­da­men­te un pe­ri­fé­ri­co ate­rri­za­ron en la be­lla Lis­boa, don­de aca­ba­ba de di­mi­tir el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Vi­tor Gas­par, an­te las di­fi­cul­ta­des pa­ra re­for­mar la ad­mi­nis­tra­ción. Ese aban­dono arras­tró la del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res oca­sio­nan­do una fuer­te tor­men­ta po­lí­ti­ca.

-To­me­mos un opor­to –su­gi­rió un emo­ti­vo Wat­son– a la saú­de de Por­tu­gal, es­te país tan bri­tish.

-No me opon­go al opor­to –di­jo Hol­mes in­quie­to en su si­llón–, pe­ro he oí­do que Por­tu­gal tie­ne una cu­ria no pre­ci­sa­men­te ecle­siás­ti­ca con un gran po­der. Y un Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que con­de­na cual­quier re­cor­te de gas­to en un Es­ta­do in­sos­te­ni­ble pe­ro no ad­mi­te li­mi­ta­ción de los in­gre­sos de sus alle­ga­dos. Si­ga­mos esa pis­ta.

-An­tes de eso, per­mí­ta­me de­cir­le, se­ñor Hol­mes, que un im­por­tan­te po­lí­ti­co, el se­ñor Soa­res, ha di­cho que “cuan­do no hay di­ne­ro, no se pa­ga; nos han en­ga­ña­do co­mo a los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na”.

-Me lla­ma la aten­ción eso, Wat­son, por­que su co­rre­le­gio­na­rio Fe­li­pe Gon­zá­lez ha res­pon­di­do que “es ab­sur­do que los pres­ta­ta­rios cul­pen aho­ra a los pres­ta­mis­tas por ha­ber­les da­do de­ma­sia­do cré­di­to”. Aun­que en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal siem­pre hay dis­cre­pan­cias di­fí­ci­les de en­ten­der sin me­ter a Fran­cia, que uti­li­zó el ca­mino de San­tia­go pa­ra se­pa­rar­las.

Por fin, en su úl­ti­ma eta­pa, al­can­za­ron Ma­drid, don­de en el cén­tri­co ho­tel en que se hos­pe­da­ban abun­da­ban las crí­ti­cas con­tra los ban­que­ros por no dar di­ne­ro, y los co­rrup­tos, que pro­li­fe­ra­ban co­mo an­tes los ban­do­le­ros.

-Es un país ro­mán­ti­co –apun­tó le­van­tan­do la ce­ja Wat­son–. La banca es in­com­pa­ti­ble con el ca­rác­ter. Aquí no en­ca­ja­ría la City.

Un hués­ped se acer­có y di­ri­gién­do­se a Hol­mes di­jo:

-Soy un gran ad­mi­ra­dor su­yo y no he po­di­do evi­tar es­cu­char. Cier­to, aquí hay mu­chos pro­ble­mas pe­ro, en el fon­do, la cues­tión es que mu­chos opi­nan que con­tra Fran­co vi­vía­mos me­jor.

-Gra­cias –di­jo Hol­mes–. ¿Lo oye? Ele­men­tal, que­ri­do Wat­son. En es­ta Eu­ro­pa, en cuan­to acer­cas la lu­pa se dis­tin­gue pron­to la mano del pro­fe­sor Mo­riarty. Que no le con­fun­dan los dis­fra­ces. No son de ca­li­dad, son re­ta­les. -Y al fi­nal?, in­sis­tió el hués­ped. -Se ve que aquí ha llo­vi­do mu­cho. Pues bien, el rastro de una bi­ci­cle­ta en un te­rreno húmedo per­mi­te sa­ber ha­cia dón­de se di­ri­ge. Pe­ro no se im­pa­cien­te. Co­mo di­ce Wat­son, una so­lu­ción ex­pli­ca­da es un mis­te­rio es­tro­pea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.