La pe­sa­di­lla de Ben Ber­nan­ke

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE - PAUL FA­BRA Abo­ga­do y eco­no­mis­ta

Aun cuan­do tras seis años de una cri­sis fi­nan­cie­ra co­mo la de los años trein­ta los ban­cos cen­tra­les se han de­ja­do ce­gar por un jue­go de pa­la­bras, la de­ci­sión del pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de pa­rar las com­pras (pu­ra­men­te in­fla­cio­nis­tas) de bo­nos del Te­so­ro ame­ri­cano de aquí a me­dia­dos del 2014 de­be ser sa­lu­da­da co­mo una sa­bia de­ci­sión. Y ello in­clu­so si, con­tra la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca, es­tá con­di­cio­na­da a que el pa­ro ba­je de aquí has­ta en­ton­ces por de­ba­jo del 7% .

En reali­dad, la mo­ne­da así crea­da ex nihi­lo, le­jos de fi­nan­ciar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, no ha he­cho más que crear bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas. El en­ga­ño­so jue­go de pa­la­bras es el si­guien­te: pa­ra res­ta­ble­cer la li­qui­dez fuer­te­men­te com­pri­mi­da en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ( li­qui­dez quie­re de­cir aquí: ha­brá siem­pre su­fi­cien­tes com­pra­do­res), el ban­co cen­tral no tie­ne más que emi­tir abun­dan­te li­qui­dez. ¡Es­tú­pi­do!

El ob­je­ti­vo de Ber­nan­ke: na­da me­nos que sal­va­guar­dar el sis­te­ma del pa­trón dó­lar. Las re­ser­vas lla­ma­das mo­ne­ta­rias del mun­do en­te­ro han au­men­ta­do des­de el 2008 el 52% pe­se a la dis­mi­nu­ción de los in­ter­cam­bios, que han pa­sa­do de 7.751 a 1.1516 mi­llar­dos de dó­la­res. Las de Chi­na han au­men­ta­do un 81%, has­ta 3,45 bi­llo­nes. Una for­mi­da­ble in­fla­ción que es­tá en el ori­gen del cre­dit crunch (res­tric­ción de cré­di­to) que se ha cer­ni­do so­bre Chi­na. Al me­nos tres cuar­tas par­tes de esas re­ser­vas son prés­ta­mos al Te­so­ro ame­ri­cano. Aho­ra bien, es­tos ha­be­res son con­si­de­ra­dos co­mo el ac­ti­vo sin ries­go por ex­ce­len­cia, equi­va­len­te al cash: tal es el pos­tu­la­do so­bre el que des­can­sa la cre­di­bi­li­dad del sis­te­ma in­ter­na­cio­nal de pa­gos. Hu­bie­ra bas­ta­do que en enero de 1980, Ale­ma­nia, en­ton­ces el prin­ci­pal país acree­dor de EE. UU., tu­vie­se ne­ce­si­dad de ven­der una dé­bil frac­ción de sus re­ser­vas pa­ra que un enor­me pá­ni­co se hu­bie­se des­en­ca­de­na­do en el mer­ca­do de deu­da. ¿Qué pa­sa­ría hoy si Chi­na hi­cie­se tal co­sa?

Ex­per­to en fi­nan­zas. Fue pri­mer co­lum­nis­ta eco­nó­mi­co del dia­rio ‘Le Mon­de’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.