El oro ya no deslumbra a los mer­ca­dos

A la es­pe­ra del fin de las po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos, los in­ver­so­res aban­do­nan el me­tal co­mo re­fu­gio

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Joan An­gla­da

Ana­die le pa­só inad­ver­ti­da la pe­que­ña fie­bre del oro que em­pe­zó el año 2008. El ciu­da­dano de a pie pu­do pre­sen­ciar en vi­vo y en di­rec­to el pro­ta­go­nis­mo del ac­ti­vo, cuan­do con só­lo dar un pa­seo po­día ver la apa­ri­ción de es­ta­ble­ci­mien­tos que su úni­ca fi­na­li­dad era co­mer­ciar con cual­quier ti­po de me­tal pre­cio­so.

El in­te­rés de es­tos ac­ti­vos se ha pues­to en du­da a lo lar­go de las úl­ti­mas se­ma­nas. El mer­ca­do le ha da­do un re­vés a los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y la co­ti­za­ción del oro ha re­ci­bi­do la ma­yor pa­li­za de los úl­ti­mos 25 años. El va­lor ha lle­ga­do a los 1.100 dó­la­res la on­za (pa­ra re­cu­pe­rar­se aho­ra has­ta los 1.278 dó­la­res), na­da com­pa­ra­ble con los 1.900 dó­la­res que al­can­zó en el ce­nit de la cri­sis fi­nan­cie­ra, en el año 2011. Los da­tos in­di­can que no hay bue­nas pers­pec­ti­vas pa­ra el me­tal en lo que que­da de año.

El oro, co­mo ac­ti­vo fi­nan­cie­ro, es la al­ter­na­ti­va bá­si­ca cuan­do no hay me­jor op­ción en el mer­ca­do. Las ven­ta­jas pa­ra su com­pra son po­cas, ya que no ofre­ce ren­di­mien­tos en efec­ti­vo, co­mo di­vi­den­dos, y apar­te de la jo­ye­ría, no tie­ne apli­ca­cio­nes de con­su­mo di­rec­to. Pe­ro en épo­cas ma­las el sen­ti­mien­to bur­sá­til se afe­rra al ac­ti­vo, co­mo ya pa­só en la cri­sis del pe­tró­leo de 1973, cuan­do el pre­cio del me­tal se tri­pli­có por tres.

Du­ran­te el oto­ño del 2008 los cen­tros fi­nan­cie­ros pre­sen­ta­ban un es­ce­na­rio pa­re­ci­do. Por es­te mo­ti­vo, in­ver­so­res de la ta­lla de Geor­ge So­ros o John Paul­son avi­sa­ron que se mo­vían en el te­rreno de la ma­te­ria pri­ma. El efec­to lla­ma­da tu­vo sus con­se­cuen­cias. Los in­ver­so­res tras­pa­sa­ron fon­dos, de los va­lo­res de ren­ta va­ria­ble a los fon­dos co­ti­za­dos del me­tal. La subida de los pre­cios au­men­tó los be­ne­fi­cios de las com­pa­ñías mi­ne­ras y, a pie de ca­lle, pe­que­ñas fran­qui­cias apro­ve­cha­ron la es­tam­pi­da pa­ra mon­tar un ne­go­cio de com­pra-ven­ta de oro.

Aun­que el cam­bio del sen­ti­mien­to in­ver­sor pro­vo­ca reac­cio­nes en ca­de­na que lle­gan has­ta la ca­lle, las os­ci­la­cio­nes de los pre­cios in­ci­tan los mo­vi­mien­tos en los par­quets y, so­bre to­do, en los mer­ca­dos de fu­tu­ros. La de­man­da de la in­dus­tria, que usa la ma­te­ria pri­ma pa­ra la fa­bri­ca­ción de ob­je­tos elec­tró­ni­cos o com­po­nen­tes pa­ra la odon­to­lo­gía, no tie­ne un im­pac­to re­le­van­te en la for­ma­ción de la co­ti­za­ción del me­tal, se­gún el pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les Jo­sé Man­za­na­res.

La or­ga­ni­za­ción The World Gold Coun­cil des­ta­có que la de­man­da de fon­dos co­mer­cia­li­za­dos (ETF) fue la que más cre­ció. Au­men­tó un 54% en el 2009. “Hay fon­dos que lle­ga­ron a mo­ver has­ta 62.000 mi­llo­nes de eu­ros en oro, lo mis­mo que un ban­co cen­tral”, apun­ta Man­za­na­res. Co­mo ejem­plo, el fon­do es­pe­cu­la­ti­vo Paul­son & Co. acu­mu­ló una po­si­ción de 2.600 mi­llo­nes de eu­ros en el ETF SPDR Trust Gold.

Pe­ro el 19 de ju­nio la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. anun­ció el fin de los pla­nes de in­yec­ción de li­qui­dez que man­te­nían los ti­pos de in­te­rés ba­jos. La no­ti­cia pu­so

“Hay fon­dos que lle­ga­ron a mo­ver has­ta 62.000 mi­llo­nes en oro, lo mis­mo que un ban­co cen­tral”

fin al pe­rio­do do­ra­do del me­tal. La de­ci­sión de Ben Ber­nan­ke im­pul­só la con­fian­za en el dó­lar co­mo di­vi­sa, lo sus­ti­tu­yó co­mo va­lor re­fu­gio, y ofre­ció una im­pre­sión de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria, se­gún Jor­di Sol­so­na, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Deuts­che Bank en Ca­ta­lun­ya. Só­lo otro pá­ni­co en el sis­te­ma po­dría vol­ver a co­lo­car el me­tal en el cen­tro de aten­ción.

Li­zet­te Pa­ter­ni­na, di­rec­to­ra de Lin­go­ro.com en Es­pa­ña, con­si­de­ra que es un buen mo­men­to pa­ra to­mar po­si­cio­nes. Se­gún ella, aun­que el me­tal su­fra co­rrec­cio­nes a lo lar­go del 2013, con­si­de­ra que las po­lí­ti­cas de los ban­cos cen­tra- les son ilu­so­rias, los in­tere­ses se­gui­rán ba­jos y el oro co­ge­rá otra vez im­pul­so.

Pe­ro no to­do se con­cen­tra en es­te úni­co ac­ti­vo. Con el cam­bio de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas tam­bién na­cen otras opor­tu­ni­da­des. Un ejem­plo son las cor­po­ra­cio­nes mi­ne­ras, es­tas no atra­je­ron en su mo­men­to a los com­pra­do­res, co­mo su­ce­dió con el boom de la ma­te- ria pri­ma que ex­traen. En cam­bio, han su­fri­do la mis­ma pre­sión cuan­do el mer­ca­do ven­día. Aho­ra las ac­cio­nes del sec­tor es­tán in­fra­va­lo­ra­das. Mien­tras el cos­te de ex­trac­ción si­ga por de­ba­jo el pre­cio de ven­ta, se­gui­rán ob­te­nien­do be­ne­fi­cios y por eso son una al­ter­na­ti­va que te­ner en cuen­ta.

La pla­ta, el otro me­tal por ex­ce­len­cia, tie­ne una co­ti­za­ción pa­ra­le­la al rey del mer­ca­do. Sus pre­cios se mul­ti­pli­ca­ron por tres y vol­vie­ron a ba­jar a su po­si­ción ini­cial. Aho­ra tam­bién des­pier­ta el in­te­rés de los in­ver­so­res por­que es­tá ba­ra­ta y, se­gún Man­za­na­res,

La pla­ta des­pier­ta el in­te­rés de los in­ver­so­res por­que tie­ne una ma­yor de­man­da in­dus­trial

tie­ne una ma­yor de­man­da pa­ra su apli­ca­ción in­dus­trial.

Los cam­bios de co­rrien­tes han des­ve­la­do mu­chas opor­tu­ni­da­des en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. No hay un úni­co es­pa­cio res­plan­de­cien­te don­de aban­do­nar in eter­num to­dos los aho­rros.

SCOTT EELLS / BLOOM­BERG

Des­de los 1.900 dó­la­res la on­za del año 2011, el oro ha caí­do has­ta los 1.100

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.