Es­pa­ña y su nue­vo mo­de­lo de cre­ci­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Có­mo cre­cer? ¿Has­ta dón­de y has­ta cuán­do va a du­rar aquí la de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va, la po­lí­ti­ca de ajus­tes? ¿Cuál va a ser el fu­tu­ro mo­de­lo eco­nó­mi­co es­pa­ñol? Pa­ra Ángel La­bor­da, eco­no­mis­ta je­fe de la Fun­da­ción de las Ca­jas de Aho­rros (Fun­cas), “los cam­bios lle­gan muy len­ta­men­te pe­ro los gran­des ras­gos de la nue­va eco­no­mía es­pa­ño­la ya es­tán a la vis­ta”.

El go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Lin­de, di­jo ha­ce unos días que el PIB, “a fi­na­les de año, in­clu­so a par­tir del ter­cer tri­mes­tre, po­dría dar ta­sas po­si­ti­vas de

Con una deu­da cer­ca­na al 100% del PIB, la me­jo­ría de la eco­no­mía no es­tá con­so­li­da­da, pe­ro per­mi­te atis­bar la es­truc­tu­ra del fu­tu­ro desa­rro­llo es­pa­ñol, que ya no pa­sa por nin­gún plan de desa­rro­llo

cre­ci­mien­to”, lo que, en su opi­nión, pa­re­ce con­fir­mar que “la peor fa­se de es­ta se­gun­da re­ce­sión ha que­da­do atrás”. Es­to es, que hay ca­pas an­te­rio­res de des­equi­li­brios aún por abor­dar.

Em­pe­ce­mos por don­de va­mos bien, el sec­tor ex­te­rior, don­de se es­pe­ra que ha­ya un su­pe­rá­vit de la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te (ba­lan­za co­mer­cial más tu­ris­mo, prin­ci­pal­men­te) ya en el 2013, un éxi­to. “Pe­ro esa me­jo­ría es de flu­jo, no de stock, que es la deu­da ex­ter­na acu­mu­la­da, la cual su­po­ne cer­ca del 165% del PIB, una de las ma­yo­res del mun­do”. Y esa deu­da ex­ter­na hay que pa­gar­la, lo que va a exi­gir a Es­pa­ña in­cre­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad.

Esa ne­ce­si­dad de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad va a sig­ni­fi­car que “se­gui­rá ca­yen­do el em­pleo es­te año”, se­gún La­bor­da, aun­que se ha­ya fre­na­do la san­gría.

Aquí ya pue­de em­pe­zar a per­fi­lar­se el fu­tu­ro, en el que Es­pa­ña, si bien no cuen­ta con un em­po­rio in­dus­trial co­mo Ale­ma­nia o una City co­mo Gran Bre­ta­ña, “po­drá con­tar con una in­dus­tria de ta­ma­ño me­diano, com­pe­ti­ti­va y fuer­te, con al­to po­ten­cial ex­por­ta­dor”, di­ce La­bor­da. El desa­rro­llo del sec­tor del au­to­mó­vil o la bue­na evo­lu­ción de las ma­nu­fac­tu­ras van en esa di­rec­ción. Su fuer­za, co­mo en el ca­so de Ita­lia, es­ta­rá en su al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad.

Y con esa fi­gu­ra ya se pue­de ob­te­ner un avan­ce de la nue­va eco­no­mía es­pa­ño­la. Po­dría des­cri­bir­se co­mo un quios­co, de­bi­do a su al­ta di­ver­si­fi­ca­ción, con es­tan­tes por lle­nar y sin gran­des lu­jos.

“Es­pa­ña no tie­ne una City, pe­ro tie­ne un sec­tor tu­rís­ti­co for­mi­da­ble, de los ma­yo­res del mun­do. Sig­ni­fi­ca el 11% del PIB y se es­tá ac­tua­li­zan­do mu­cho. Lo del sol y pla­ya ahí es­tá, pe­ro el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, la gas­tro­no­mía... son ca­pa­ces de desa­rro­llar una so­fis­ti­ca­da in­dus­tria del ocio, ac­ti­vi­dad que tie­ne ca­da vez más pe­so”.

La cues­tión es que ya no ca­be pen­sar en tér­mi­nos de eco­no­mía na­cio­nal sino de eco­no­mía re­gio

nal, de ofer­ta, den­tro de la UE. “Ya no es po­si­ble po­ner aquí en mar­cha un plan de desa­rro­llo”, di­ce La­bor­da. Pe­ro, a la vez, per­mi­te di­men­sio­nar me­jor el al­can­ce, por ejem­plo, de la in­dus­tria agroa­li­men­ta­ria es­pa­ño­la.

Los sa­la­rios se­gui­rán ca­yen­do por­que hay seis mi­llo­nes de pa­ra­dos que los em­pu­jan a la ba­ja

Pa­ra La­bor­da, “si mi­ra­mos lo que han he­cho los paí­ses que se han ade­lan­ta­do en cre­ci­mien­to, ve­mos los ser­vi­cios de al­to va­lor aña­di­do, des­de los per­so­na­les has­ta los de em­pre­sa, in­ge­nie­ría, di­se­ño, con­sul­to­ría..., don­de Es­pa­ña tie­ne co­sas, pe­ro le fal­ta”.

Y aquí hay un va­cío de in­for­ma­ción de lo que pue­de sur­gir a cau­sa de la fal­ta de cré­di­to que fre­na la in­ver­sión. “Una cuar­ta par­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, la banca

zom­bi, es­tá aún en el ai­re”. De ahí que, co­mo pa­so pre­vio, ha­brá que pen­sar en un ti­po de cre­ci­mien­to ba­sa­do en ni­chos de ac­ti­vi­dad ca­pa­ces de atraer ca­pi­tal.

Eso im­pli­ca­rá un mer­ca­do de tra­ba­jo in­su­fi­cien­te don­de “los sa­la­rios con­ti­nua­rán ba­jan­do, ya que hay seis mi­llo­nes de pa­ra­dos”, se­gún Ángel La­bor­da. So­lu­cio­nes co­mo ir a tra­ba­jar a Ale­ma­nia son li­mi­ta­das por­que allí só­lo pre­ci­san per­so­nas cua­li­fi­ca­das. De esos seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, tres lo van a te­ner muy di­fí­cil.

Con ese pa­no­ra­ma de con­ti­nui­dad de la de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va, el con­su­mo se­gui­rá ba­jo (en el pri­mer tri­mes­tre ca­yó un 3,9%), pe­ro “da se­ña­les de vida co­mo mues­tran las ven­tas al por me­nor y las per­noc­ta­cio­nes ho­te­le­ras”, com­pa­ti­bles con la es­ta­bi­li­za­ción de la eco­no­mía. Que­da por ver, cuan­do el con­su­mo se re­cu­pe­re, qué alum­bra­rá. Por ejem­plo, la Coo­pe­ra­ti­va Mon­dra­gón es­tá pro­mo­vien­do re­si­den­cias pa­ra la ter­ce­ra edad. Co­sas nue­vas ve­re­mos, se­gu­ro. Es­pe­re­mos un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.