El lío de la re­for­ma eléc­tri­ca

La re­for­ma ener­gé­ti­ca del Go­bierno, que pre­ten­de aca­bar con el des­fa­se en­tre cos­tes e in­gre­sos, no ha de­ja­do con­ten­to a na­die: ni a las em­pre­sas ni a los con­su­mi­do­res

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lalo Agustina

El pa­sa­do vier­nes, una se­ma­na des­pués de que el Con­se­jo de Mi­nis­tros sa­ca­ra ade­lan­te la re­for­ma del sec­tor eléc­tri­co, en uno de los prin­ci­pa­les ban­cos del Ibex se­guían ha­cien­do nú­me­ros pa­ra ver el im­pac­to de los cam­bios apro­ba­dos. “To­do si­gue en el ai­re por­que que­dan mu­chí­si­mos pun­tos por con­cre­tar; por ejem­plo, hay que cal­cu­lar cuán­to va­len los par­ques eó­li­cos, pe­ro eso ten­drá que de­cir­lo un ta­sa­dor”, ex­pli­ca­ban en esa en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Más o me­nos a la mis­ma ho­ra, en una de las gran­des eléc­tri­cas del país co­men­ta­ban que, en efec­to, era –y es– muy pron­to pa­ra sa­car con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas. “En el fon­do, no sa­be­mos ca­si na­da; que­da to­da la le­tra pe­que­ña y, ya se sa­be, en los de­ta­lles an­da el dia­blo”, aña­dían. Hoy, es­tas dos vi­sio­nes son las ge­ne­ra­les.

La re­for­ma –ca­li­fi­ca­da por el Go­bierno co­mo una de las más im­por­tan­tes de la le­gis­la­tu­ra– ha sen­ta­do mal a ca­si to­do el mun­do, pe­se a que na­die nie­ga la bue­na in­ten­ción (y po­co más) del mi­nis­tro y al­gu­nos lo­gros. Las eléc­tri­cas tra­di­cio­na­les agru­pa­das en la pa­tro­nal Une­sa con­si­de­ran que no se han aten­di­do sus de­man­das y se sien­ten las más per­ju­di­ca­das; las em­pre­sas de re­no­va­bles ase­gu­ran di­rec­ta­men­te que se les con­du­ce a la quie­bra por los cam­bios in­tro­du­ci­dos en su re­tri­bu­ción, que ba­ja con­si­de­ra­ble­men­te; las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res, por su par­te, se que­jan de la in­me­dia­ta subida del pre­cio de la elec­tri­ci­dad, del 3,2%, que se apli­ca­rá a par­tir del 1 de agos­to y te­men que no se­rá la úl­ti­ma... Y los ana­lis­tas, co­mo los ban­cos, aún no lo tie­nen cla­ro y es­pe­ran a ver qué di­cen ofi­cial­men­te las em­pre­sas en las pre­sen­ta­cio­nes de re­sul­ta­dos que ha­brá la se­ma­na en­tran­te. Con to­do, aun­que sea de for­ma pro­vi­sio­nal, se pue­den ex­traer al­gu­nas con­clu­sio­nes so­bre el gra­do de cum­pli­mien­to de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la re­for­ma eléc­tri­ca.

1. Dé­fi­cit de ta­ri­fa

El leit­mo­tiv de la re­for­ma era aca­bar con el des­fa­se en­tre los cos­tes de pro­du­cir la ener­gía y los in­gre­sos, lo que se co­no­ce co­mo el dé­fi­cit de ta­ri­fa. A lo lar­go de los úl­ti­mos quin­ce años, ha al­can­za­do la su­ma de 26.000 mi­llo­nes de eu­ros, que el Es­ta­do re­co­no­ce co­mo una deu­da en fa­vor de las em­pre­sas. Pa­ra aca­bar con es­te dé­fi­cit só­lo se po­día o bien ba­jar los cos­tes re­gu­la­dos (la dis­tri­bu­ción, el trans­por­te, las pri­mas a las re­no­va­bles y los cos­tes con los que se fa­vo­re­ce la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca ex­tra­pe­nin­su­lar) o su­bir los in­gre­sos.

El Go­bierno ha he­cho las dos co­sas y, en prin­ci­pio, “y con los me­ca­nis­mos de ajus­te idea­dos pa­ra ga­ran­ti­zar el equi­li­brio eco­nó­mi­co del sis­te­ma, es­te ob­je­ti­vo se ha­bría cum­pli­do”, di­cen fuen­tes del sec­tor. Otras, en cam­bio, se mues­tran más es­cép­ti­cas: “No sa­be­mos si los cálcu­los se han he­cho bien y es­tá por ver que el Es­ta­do pon­ga los 900 mi­llo­nes de eu­ros a los que se ha com­pro­me­ti­do en el 2014”, apun­tan. El re­su­men que rea­li­za un ter­ce­ro pa­re­ce ati­na­do: “He­mos de­te­ni­do la he­mo­rra­gia, aun­que no sa­be­mos si se vol­ve­rá a abrir la he­ri­da”. Ha­brá que es­pe­rar se­gu­ra­men­te unos cuan­tos años pa­ra com­pro­bar si el dé­fi­cit de ta­ri­fa es his­to­ria.

2. Pre­cio de la luz

Una for­ma rá­pi­da de aca­bar con el dé­fi­cit de ta­ri­fa hu­bie­ra si­do re­per­cu­tir los su­pues­tos in­cre­men­tos de los cos­tes del sis­te­ma en la ta­ri­fa de la luz. Pe­ro eso, en Es­pa­ña, uno de los paí­ses con la elec­tri­ci­dad más ca­ra de Eu­ro­pa, no hu­bie­ra si­do ni so­cial ni po­lí­ti­ca­men­te po­si­ble. En la presentación de la re­for­ma, el mi­nis­tro de In­dus­tria, Ener­gía y Tu­ris­mo, Jo­sé Ma­nuel So­ria, di­jo que sin las me­di­das apro­ba­das en es­ta le­gis­la­tu­ra, el pre­cio de la luz ya ha­bría subido un 42%. Di­cho es­to, anun­ció que la luz se en­ca­re­ce­ría un 3,2% en agos­to.

¿Qué pa­sa­rá en el fu­tu­ro? Fuen­tes del sec­tor eléc­tri­co sos­tie­nen que “la es­ca­sa con­tri­bu­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción al es­fuer­zo por aca­bar con el dé­fi­cit ta­ri­fa­rio ha in­tro­du­ci­do más pre­sión so­bre las em­pre­sas y los con­su­mi­do­res, que con­tri­bu­yen a tra­vés de los in­cre­men­tos de las ta­ri­fas”. Es de­cir, que no es­tá en ab­so­lu­to des­car­ta­do que ha­ya pró­xi­mos y po­ten­tes in­cre­men­tos del pre­cio de la elec­tri­ci­dad en Es­pa­ña.

3. Las re­no­va­bles

El boom de las re­no­va­bles no ex­pli­ca, ni mu­cho me­nos, to­dos los pro­ble­mas del sec­tor eléc­tri­co, aun­que to­ma­das por se­pa­ra­do las ci­fras del sec­tor son muy lla­ma­ti­vas. Las pri­mas a las ener­gías lim­pias se dis­pa­ra­ron des­de los 1.500 mi­llo­nes del 2004 a los ca­si 8.600 mi­llo­nes del año pa­sa­do. El Go­bierno las ha re­cor­ta­do drás­ti­ca­men­te pa­ra ba­jar la ren­ta­bi­li­dad anual an­tes de im­pues­tos de las ins­ta­la­cio­nes del 9% al 7,5%, com­pen­san­do es­te re­cor­te con una ex­ten­sión del pe­rio­do de re­tri­bu­ción.

¿Su­fi­cien­te? Las em­pre­sas de re­no­va­bles di­cen que es exa­ge­ra­do y que es­tán abo­ca­das a la quie-

bra. Las eléc­tri­cas creen, en cam­bio, que el Eje­cu­ti­vo se ha que­da­do cor­to. Aun­que aún fal­ta co­no­cer mu­chos de­ta­lles, a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce que las so­la­res, que son las que ori­gi­na­ron la bur­bu­ja, han sa­li­do mu­cho me­jor pa­ra­das que otras tec­no­lo­gías. En cam­bio, las eó­li­cas han si­do más cas­ti­ga­das. En las eléc­tri­cas si­guen pen­san­do que las re­no­va­bles “van a se­guir es­tan­do pri­vi­le­gia­das por­que se les ha pro­me­ti­do una ren­ta­bi­li­dad del 7,5% fren­te al 6,5% de las tra­di­cio­na­les”.

4. Mar­co es­ta­ble

“No hay nin­gún vi­so de que es­to va­ya a ser así”. El sec­tor es uná­ni­me al ca­li­fi­car de fra­ca­so la re­for­ma en el sen­ti­do de que no se cree que aca­be con el con­ti­nuo go­teo de nor­mas y más nor­mas pa­ra re­gu­lar cual­quie­ra de las ac­ti­vi­da­des que for­man par­te del mun­do de la ener­gía, lo que di­fi­cul­ta la pla­ni­fi­ca­ción. El mar­co es­ta­ble bri­lla por su au­sen­cia. Aquí el pa­sa­do re­cien­te pe­sa mu­cho y en un sen­ti­do cla­ra­men­te ne­ga­ti­vo. “Si bien se es­ta­ble­cen unos prin­ci­pios pa­ra do­tar de equi­li­brio eco­nó­mi­co al sis­te­ma y, por tan­to, de cier­ta es­ta­bi­li­dad, tam­bién es cier­to que la ex­pe­rien­cia ha de­mos­tra­do que el Go­bierno pue­de cam­biar­lo to­do con otro de­cre­to ley”, co­men­tan fuen­tes del sec­tor. En es­te sen­ti­do, los más crí­ti­cos con el Eje­cu­ti­vo re­cuer­dan que la actual es la ter­ce­ra olea­da im­por­tan­te de cam­bios nor­ma­ti­vos des­pués de las su­fri­das a fi­na­les del 2012 y a prin­ci­pios del pre­sen­te ejer­ci­cio.

5. Un re­par­to jus­to

Más allá de la gue­rra en­tre tec­no­lo­gías –fun­da­men­tal­men­te, la tra­di­cio­nal con­tra las re­no­va­bles y vi­ce­ver­sa–, las ma­yo­res crí­ti­cas en cuan­to a la ecua­ni­mi­dad del ajus­te se di­ri­gen con­tra el es­ca­so apoyo del Go­bierno. El mi­nis­tro So­ria ha­bía di­cho en las se­ma­nas pre­vias que ha­bría un re­par­to equi­ta­ti­vo de las car­gas o ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra cua­drar el dé­fi­cit de ta­ri­fa. Pe­ro no se ha vis­to así. El Es­ta­do só­lo cu­bri­rá 900 mi­llo­nes con car­go a los pre­su­pues­tos de los 1.800 mi­llo­nes que es­ta­ban com­pro­me­ti­dos. En una de las eléc­tri­cas sa­can la calculadora pa­ra “de­mos­trar que cuan­do se mi­ran los es­fuer­zos rea­li­za­dos des­de el 2012 por los dis­tin­tos agen­tes pa­ra so­lu­cio­nar un dé­fi­cit es­truc­tu­ral de 10.500 mi­llo­nes, se ob­ser­va que el Es­ta­do só­lo ha asu­mi­do un 9%, fren­te al 72% de las em­pre­sas y el 19% de los con­su­mi­do­res”.

6. Ci­clos del gas

La caí­da de la de­man­da de elec­tri­ci­dad en los úl­ti­mos años a cau­sa de la cri­sis ha pa­sa­do fac­tu­ra a los ci­clos com­bi­na­dos de gas, que re­ci­bían sus pa­gos por ca­pa­ci­dad con in­de­pen­den­cia de cuál fue­ra su pro­duc­ción real. El con­cep­to es que, en un país que apues­ta por las re­no­va­bles, tie­ne que ha­ber un bac­kup –una es­pe­cie de se­gu­ro– que pue­da su­mi­nis­trar elec­tri­ci­dad siem­pre, al mar­gen de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Al re­fe­rir­se a los ci­clos com­bi­na­dos, los más crí­ti­cos ha­blan de la bur­bu­ja del gas a cau­sa de los 24.000 me­ga­va­tios (Mw) ins­ta­la­dos que hay que pa­gar. La re­for­ma con­tem­pla que po­drían “hi­ver­nar” ins­ta­la­cio­nes por unos 6.000 Mw. Los más per­ju­di­ca­dos por es­te re­cor­te son Gas Na­tu­ral, En­de­sa y, en me­nor me­di­da, Iber­dro­la. Fuen­tes de una de es­tas em­pre­sas ma­ti­zan que “no se sa­be có­mo se va a re­cor­tar, aun­que es­tá cla­ro que se eli­mi­nan in­cen­ti­vos de pa­go por ca­pa­ci­dad a par­tir del 2016 pa­ra ins­ta­la­cio­nes nue­vas. Pa­ra las ya en fun­cio­na­mien­to, la so­lu­ción adop­ta­da es si­mi­lar a la de las re­no­va­bles: se re­du­ce más de la mi­tad lo que se ve­nía pa­gan­do a cam­bio de un alar­ga­mien­to en el tiem­po del abono com­pro­me­ti­do.

7. El su­mi­nis­tro

Es­te es uno de los pun­tos más con­tro­ver­ti­dos. Las eléc­tri­cas di­cen que la re­for­ma “in­cre­men­ta el ries­go de su­mi­nis­tro”. La razón es que “al es­ta­ble­cer a la ac­ti­vi­dad de dis­tri­bu­ción una re­tri­bu­ción exi­gua ale­ja­da de la or­to­do­xia re­gu­la­to­ria y de la gestión real de las em­pre­sas, se po­nen en pe­li­gro las in­ver­sio­nes”. Es­to no es, en ab­so­lu­to, un pro­ble­ma hoy en día, cuan­do la de­man­da de elec­tri­ci­dad es muy in­fe­rior a la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, pe­ro las em­pre­sas creen que en el fu­tu­ro pue­de ha­ber ries­gos. Tras co­no­cer los de­ta­lles de la re­for­ma, nin­guno de los re­pre­sen­tan­tes de las di­ver­sas tec­no­lo­gías ve po­si­bi­li­da­des de in­ver­tir. Las em­pre­sas agru­pa­das en Une­sa han ha­bla­do de re­cor­tes de em­pleos. Los sin­di­ca­tos, preo­cu­pa­dos por el man­te­ni­mien­to de los pues­tos de tra­ba­jo, coin­ci­den en que se han pues­to en ries­go las in­ver­sio­nes en el sec­tor, lo que lle­va­rá a una cons­tan­te pér­di­da de em­pleo que se acen­tua­rá, di­cen, con el pa­so del tiem­po.

8. Un so­lo mer­ca­do

In­dus­tria pre­ten­día que la re­for­ma sir­vie­ra pa­ra aca­bar con la dis­pa­ri­dad nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca en ma­te­ria fis­cal. Pe­ro tam­po­co aquí pa­re­ce que se va­ya a sa­lir con la su­ya. Co­mo ex­pli­ca una de las gran­des eléc­tri­cas, al no desa­rro­llar el su­ple­men­to te­rri­to­rial –que su­po­nía es­ta­ble­cer un car­go en las ta­ri­fas de los con­su­mi­do­res de aque­llas co­mu­ni­da­des en las que hu­bie­ra car­gas adi­cio­na­les so­bre la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca–, se man­tie­nen los in­cen­ti­vos pa­ra que ca­da au­to­no­mía si­ga crean­do fi­gu­ras he­te­ro­gé­neas de ca­rác­ter fis­cal o pa­ra­fis­cal.

9. El au­to­con­su­mo

El Go­bierno ha apro­ve­cha­do la re­for­ma pa­ra re­gu­lar tam­bién el au­to­con­su­mo, que es el sis­te­ma por el que ho­ga­res y em­pre­sas se abas­te­cen de su pro­pia elec­tri­ci­dad, aun­que co­nec­ta­dos a la red pa­ra dar­les sus ex­ce­den­tes cuan­do les so­bre y nu­trir­se de elec­tri­ci­dad en aque­llos mo­men­tos en los que les fal­te por­que no ha­ya sol o vien­to. Pe­ro la re­for­ma no ha de­ja­do bien pa­ra­do el au­to­con­su­mo. La ta­ri­fa pla­na que pa­ga­rá ca­da ho­gar o em­pre­sa ha­rá per­der atrac­ti­vo a es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes ya que ele­va­rá el pla­zo de amor­ti­za­ción de la in­ver­sión en­tre 5 y 23 años, se­gún los ca­sos. Las em­pre­sas de re­no­va­bles creen que los cam­bios nor­ma­ti­vos su­po­nen la pa­ra­li­za­ción de­fi­ni­ti­va del au­to­con­su­mo en Es­pa­ña y con­tra­vie­nen las di­rec­ti­vas eu­ro­peas que ha­blan de fa­vo­re­cer el uso de las ener­gías lim­pias.

10. Dé­fi­cit pú­bli­co

El éxi­to más in­dis­cu­ti­ble de la re­for­ma es el del ob­je­ti­vo que ex­ce­de su pro­pio ám­bi­to, pe­ro que ha es­ta­do om­ni­pre­sen­te en ca­da mo­men­to de su di­se­ño. Es el dé­fi­cit pú­bli­co del país. La re­for­ma ener­gé­ti­ca se ha he­cho en bue­na me­di­da por im­pe­ra­ti­vo de Bru­se­las. No só­lo por la ne­ce­si­dad de aca­bar con el dé­fi­cit de ta­ri­fa, sino, so­bre to­do, pa­ra con­tri­buir al com­pro­mi­so de Es­pa­ña de cum­plir el plan de es­ta­bi­li­dad de sus cuen­tas pú­bli­cas im­pues­to por la Co­mi­sión Eu­ro­pea. En es­te sen­ti­do, co­mo que­dó cla­rí­si­mo en la se­ma­na pre­via a la apro­ba­ción de la re­for­ma en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, el gran ven­ce­dor ha si­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro. La ener­gía se lle­va­rá tan só­lo 900 mi­llo­nes anua­les pa­ra ta­par el dé­fi­cit de ta­ri­fa.

LLIBERT TEIXIDÓ

To­rre de al­ta tensión en Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.