La ar­qui­tec­tu­ra co­mo mo­tor de cam­bio

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lluís Co­me­rón De­cano del Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya Y NO ‘SO­BRAN’

La cri­sis ha pro­pi­cia­do que en los úl­ti­mos tres años no se ha­ya su­pe­ra­do la ci­fra de una vi­vien­da por ar­qui­tec­to y año. Lluís Co­me­rón, de­cano del Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes, pro­po­ne una re­con­ver­sión de los pro­fe­sio­na­les me­dian­te una ma­yor pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, reha­bi­li­ta­ción de vi­vien­das y apor­ta­ción de nue­vas ideas al sec­tor de la cons­truc­ción.

La re­con­ver­sión es di­fí­cil y en mu­chos ca­sos cos­to­sa en tér­mi­nos hu­ma­nos, pro­fe­sio­na­les y eco­nó­mi­cos, pe­ro im­pres­cin­di­ble pa­ra con­tri­buir de una for­ma de­ci­si­va a la reac­ti­va­ción del país”

En la dé­ca­da de los se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, unos 2.500 ar­qui­tec­tos pro­yec­ta­ron en Es­pa­ña un pro­me­dio de 350.000 vi­vien­das al año. Cin­cuen­ta años des­pués, en los años de gran cre­ci­mien­to, 2000-2006, pa­ra pro­yec­tar al­re­de­dor de 800.000 vi­vien­das al año (es de­cir, más del do­ble) Es­pa­ña con­ta­ba ya con más de 40.000 ar­qui­tec­tos (die­ci­séis ve­ces más). Y el fu­tu­ro más in­me­dia­to nos trae­rá la in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jo de los apro­xi­ma­da­men­te 30.000 es­tu­dian­tes de Ar­qui­tec­tu­ra que ya es­tán cur­san­do los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios.

De las ci­fras ex­pues­tas fá­cil­men­te po­de­mos de­du­cir có­mo, en tres ge­ne­ra­cio­nes, la ra­tio de vi­vien­das por ar­qui­tec­to y año ha evo­lu­cio­na­do des­de las 140 vi­vien­das por ar­qui­tec­to al año en los años se­sen­ta, a las 20 vi­vien­das de la si­guien­te ge­ne­ra­ción. La es­ti­ma­ción pa­ra los pró­xi­mos años es que no se su­pe­rará la ra­tio de tres vi­vien­das por ar­qui­tec­to al año. Es­ta pre­vi­sión me­jo­ra­ría la reali­dad de los tres úl­ti­mos años, en los cua­les ca­si no he­mos su­pe­ra­do la ci­fra de una vi­vien­da.

Los ar­qui­tec­tos lle­va­mos mu­cho tiem­po sien­do cons­cien­tes de es­ta reali­dad, que ha si­do nues­tra com­pa­ñe­ra de via­je en los úl­ti­mos cin­co años. So­mos cons­cien­tes de que vi­vi­mos un cam­bio de pa­ra­dig­ma que im­pli­ca, inevi­ta­ble­men­te, no ha­cer de la edi­fi­ca­ción nues­tra prin­ci­pal razón de ser.

NO ES SÓ­LO LA AR­QUI­TEC­TU­RA

Es­ta si­tua­ción, es­pe­cial­men­te dra­má­ti­ca por la in­ten­si­dad y la pre­ci­pi­ta­ción con la que se ha pro­du­ci­do en el ám­bi­to de la ar­qui­tec­tu­ra, se pue­de ex­tra­po­lar con fa­ci­li­dad, aun­que con ve­lo­ci­da­des dis­tin­tas, a mu­chas otras pro­fe­sio­nes que siem­pre ha­bían go­za­do de una gran es­ta­bi­li­dad, tan­to en las for­mas de ejer­ci­cio co­mo en el mer­ca­do la­bo­ral. No se tra­ta, pues, de una ex­cep­ción vin­cu­la­da a la cri­sis in­mo­bi­lia­ria, pe­ro sí que ha gol­pea­do a los ar­qui­tec­tos an­tes y con más fuer­za que a otros co­lec­ti­vos.

NO ES LA CRI­SIS

La ten­den­cia des­cri­ta es el re­sul­ta­do de un in­cre­men­to mu­cho ma­yor de ti­tu­la­dos que el cí­cli­co au­men­to de ac­ti­vi­dad en el sec­tor. Por tan­to, sin tur­bu­len­cias, sin pi­cos ex­ce­si­vos ni cri­sis sis­té­mi­cas co­mo la actual, la ten­den­cia se­ría la mis­ma; por eso la si­tua­ción no cam­bia­rá sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te cuan­do se pro­duz­ca una ra­zo­na­ble re­cu­pe­ra­ción del sec­tor.

NO ES ES­PA­ÑA

Tam­po­co es una si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca de nues­tro país, pues en la ma­yo­ría de los paí­ses oc­ci­den­ta­les desa­rro­lla­dos, y aho­ra tam­bién en los emer­gen­tes, exis­te una coin­ci­den­cia en el au­men­to sos­te­ni­do y pro­gre­si­vo del por­cen­ta­je de po­bla­ción con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria. Ade­más, la glo­ba­li­za­ción y la mo­vi­li­dad la­bo­ral ho­mo­ge­nei­zan ca­da vez más es­ta si­tua­ción, por en­ci­ma de las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da pro­fe­sión en su país. En nues­tra so­cie­dad la ne­ce­si­dad de co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, le­jos de re­du­cir­se, es ca­da vez ma­yor. En un mun­do glo­ba­li­za­do, ca­da vez más tec­no­ló­gi­co y con ma­yor ne­ce­si­dad de innovación, el co­no­ci­mien­to y la crea­ti­vi­dad son las cla­ves pa­ra la crea­ción de va­lor aña­di­do, la reac­ti­va­ción y el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos han de­di­ca­do las úl­ti­mas dé­ca­das a in­ver­tir en for­ma­ción. Es­pa­ña es un buen ejem­plo de ello. Ha acu­mu­la­do un ca­pi­tal hu­mano ex­tra­or­di­na­rio en co­no­ci­mien­to y com­pe­ten­cia, en el ca­so de la ar­qui­tec­tu­ra, re­co­no­ci­do y valorado en to­do el mun­do. En es­te país los ar­qui­tec­tos te­ne­mos una for­ma­ción dual –hu­ma­nís­ti­ca y téc­ni­ca– que no só­lo diversifica nues­tra uti­li­dad en es­tos cam­pos, sino que pro­por­cio­na una ca­pa­ci­dad de vi­sión in­te­gral im­pres­cin­di­ble en la com­ple­ji­dad del mun­do actual. Con es­ta ex­pe­rien­cia, son di­ver­sos los ca­mi­nos y las opor­tu­ni­da­des que po­de­mos ofre­cer a la so­cie­dad: la in­ter­na- cio­na­li­za­ción de nues­tros ser­vi­cios; la reha­bi­li­ta­ción de un par­que edi­fi­ca­do en­ve­je­ci­do y ale­ja­do de los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les y la par­ti­ci­pa­ción en el sec­tor de la edi­fi­ca­ción apor­tan­do a la gestión y a la pro­mo­ción una vi­sión in­te­gral, crea­ti­va y mu­chas ve­ces in­no­va­do­ra.

El re­to, por tan­to, con­sis­te en evo­lu­cio­nar de los per­fi­les pro­fe­sio­na­les clá­si­cos, pa­ra que el co­no­ci­mien­to, las ap­ti­tu­des y la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da tam­bién se pue­dan po­ner al ser­vi­cio de ne­ce­si­da­des nue­vas o trans­for­ma­das.

En el ca­so de los ar­qui­tec­tos, bue­na par­te de es­te via­je ha­cia una reali­dad pro­fe­sio­nal adap­ta­da al si­glo XXI ya se es­tá ha­cien­do o se ha he­cho. Se tra­ta de una du­ra re­con­ver­sión, di­fí­cil y en mu­chos ca­sos cos­to­sa en tér­mi­nos hu­ma­nos, pro­fe­sio­na­les y eco­nó­mi­cos, pe­ro im­pres­cin­di­ble pa­ra reac­ti­var to­do es­te ca­pi­tal y con­tri­buir de una for­ma de­ci­si­va a la reac­ti­va­ción del país, en un ám­bi­to, co­mo el de la ar­qui­tec­tu­ra, con un gran po­ten­cial.

PO­CO APOYO PÚ­BLI­CO

A di­fe­ren­cia de có­mo has­ta ha­ce po­co se ha­bían afron­ta­do las re­con­ver­sio­nes de otros sec­to­res, en la actual trans­for­ma­ción de mu­chas pro­fe­sio­nes ca­si no hay apoyo pú­bli­co. En ar­qui­tec­tu­ra, por ejem­plo, los ar­qui­tec­tos ca­ta­la­nes, a tra­vés de su co­le­gio, han in­ver­ti­do es­te año 450.000 eu­ros en ac­cio­nes pa­ra apo­yar y ayu­dar a su re­con­ver­sión, a tra­vés del

En los tres úl­ti­mos años ca­si no se ha su­pe­ra­do la ci­fra de una vi­vien­da por ar­qui­tec­to al año

plan Im­pul­sa. Y só­lo han con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes de Ca­ta­lun­ya co­mo el SOC y ACC1Ó.

Pro­ba­ble­men­te las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­tán en el peor mo­men­to pa­ra po­der aten­der su res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta re­con­ver­sión, aun­que la pues­ta en mar­cha de la fu­tu­ra ley de Ar­qui­tec­tu­ra que im­pul­sa la Con­se­lle­ria de Te­rri­to­ri i Sos­te­ni­bi­li­tat de­mues­tra co­mo, con vo­lun­tad, hay mu­cho por cons­truir. En to­do ca­so, los po­de­res pú­bli­cos de­be­rían no di­fi­cul­tar es­te nue­vo es­ce­na­rio con ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas co­mo el anun­cia­do an­te­pro­yec­to de ley de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les.

La con­ver­sión de los pro­fe­sio­na­les a un en­torno de com­pe­ti­ti­vi­dad, es­pe­cia­li­za­ción y fle­xi­bi­li­dad, ac­tuan­do al mis­mo tiem­po co­mo mo­tor de cam­bio, sin re­nun­ciar a los va­lo­res de ca­li­dad y ser­vi­cio, de­be­ría ser un re­to com­par­ti­do co­lec­ti­va­men­te. Igual que lo es la me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras em­pre­sas y el man­te­ni­mien­to del Es­ta­do de bie­nes­tar. Los pro­fe­sio­na­les, y en con­cre­to los ar­qui­tec­tos, es­ta­mos fir­me­men­te com­pro­me­ti­dos en es­te pro­yec­to, y es­ta es la prin­ci­pal prio­ri­dad pa­ra el Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya.

TE­RE­SA LLOR­DÉS / AR­CHI­VO

La es­ti­ma­ción pa­ra los pró­xi­mos años es que no se su­pe­rará la ra­tio de tres vi­vien­das por ar­qui­tec­to al año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.