Ar­qui­tec­tu­ra que son­dea el pa­sa­do

Be­ne­det­ta Ta­glia­bue re­cu­pe­ra la luz y la his­to­ria en un edi­fi­cio del cas­co an­ti­guo de Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

En el cas­co an­ti­guo, jun­to al Mercat de San­ta Ca­te­ri­na, la ar­qui­tec­ta Be­ne­det­ta Ta­glia­bue aca­ba de reha­bi­li­tar un edi­fi­cio de vi­vien­das en don­de, a pe­sar de la sen­ci­llez del pro­yec­to y del ba­jo pre­su­pues­to em­plea­do, des­cu­bri­mos mu­chas de las ge­nia­li­da­des que la han he­cho fa­mo­sa.

“La ins­ta­la­ción del as­cen­sor nos lle­vó a re­no­var los ocho pi­sos de es­ta an­ti­gua fin­ca. Fue una ac­tua­ción de lim­pie­za y re­pa­ra­ción eje­cu­ta­da a pre­cio mí­ni­mo y con de­ci­sio­nes ca­si a pie de obra. Na­da que ver con los ras­ca­cie­los que es­ta­mos cons­tru­yen­do aho­ra en Chi­na”, afir­ma es­ta ar­qui­tec­ta que di­ri­ge el es­tu­dio EMBT, uno de los más pres­ti­gio­sos de Es­pa­ña.

El edi­fi­cio, aban­do­na­do y rui­no­so, es­ta­ba en­vuel­to por una gran den­si­dad de re­si­duos he­re­da­dos de re­for­mas su­per­pues­tas en di­fe­ren­tes épo­cas. La in­ter­ven­ción se cen­tró en lim- piar­lo de es­tos ele­men­tos aña­di­dos y arre­glar­lo es­truc­tu­ral­men­te, “una ta­rea que nos per­mi­tió des­cu­brir las ca­pas de vida de las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes que pa­sa­ron por aquí. Fue al­go má­gi­co”, di­ce la ar­qui­tec­ta.

En es­te sen­ti­do, se en­con­tra­ron ar­cos gó­ti­cos, vi­gue­tas de ma­de­ra con bo­ve­di­llas, re­vol­to­nes, frag­men­tos de fres­cos en las pa­re­des y res­tos de bal­do­sas ce­rá­mi­cas en el sue­lo, ele­men­tos que se re­in­te­gra­ron en la nue­va reha­bi­li­ta­ción pa­ra pre­ser­var la iden­ti­dad del edi­fi­cio.

Los pi­sos, to­dos de dis­tin­tos ta­ma­ños y for­mas, se abrie­ron al má­xi­mo a la luz na­tu­ral, eli­mi­nan­do los an­ti­guos ta­bi­ques y uti­li­zan­do mu­ros de pino con po­li­car­bo­na­to pa­ra las nue­vas par­ti­cio­nes, lo que da opa­ci­dad a las ha­bi­ta­cio­nes per­mi­tién­do­les a su vez la en­tra­da de luz.

En la nue­va dis­tri­bu­ción, se in­de­pen­di­zó el dor­mi­to­rio y el ba­ño, y se tra­tó la co­ci­na co­mo un ele­men­to más del sa­lón co­me­dor. Se re­co­lo­ca­ron las bal­do­sas ce­rá­mi­cas en cier­tos lu­ga­res del sue­lo, uti­li­zan­do ma­de­ra pa­ra el res­to del pa­vi­men­to. En cuan­to a los fres­cos y los co­lo­res que apa­re­cie­ron al ras­car los mu­ros, se de­ja­ron en su lu­gar de ori­gen en for­ma de unos cor­tes verticales que si­guen la geo­me­tría de las ven­ta­nas. A tra­vés de es­tos cor­tes se ve la in­ten­si­dad de la vida del edi­fi­cio.

La su­per­po­si­ción de los ele­men­tos his­tó­ri­cos con los nue­vos ta­bi­ques rea­li­za­dos en po­li­car­bo­na­to, un ma­te­rial ab­so­lu­ta­men­te con­tem­po­rá­neo, dan lu­gar a es­pa­cios vi­vos y di­ná­mi­cos que en­la­zan el pa­sa­do con el pre­sen­te.

Ade­más, al ha­ber he­cho ac­ce­si­bles las te­rra­zas con cu­bier­ta a la ca­ta­la­na que co­ro­nan el edi­fi­cio, las vi­vien­das se han con­ver­ti­do en al­go muy es­pe­cial den­tro de un nú­cleo ur­bano tan com­pac­to co­mo es el cas­co an­ti­guo. Los pi­sos, en ré­gi­men de al­qui­ler, vuel­ven aho­ra a emer­ger po­ten­cia­dos por la vida y el mo­bi­lia­rio de los nue­vos usua­rios.

1

1 La es­truc­tu­ra de los pi­sos que­dó a la vis­ta: vi­gas con bo­ve­di­lla, bal­do­sas de ce­rá­mi­ca y los co­lo­res de la primitiva vi­vien­da

2

2 La nue­va dis­tri­bu­ción con­si­gue es­tan­cias diá­fa­nas y bien ilu­mi­na­das

3

3 Me­dian­te las fran­jas de co­lo­res de otras de­co­ra­cio­nes, sale la in­ten­si­dad de la vida del edi­fi­cio

4

4 En el ba­ño, ce­rra­do con mu­ros de pino y po­li­car­bo­na­to, se re­uti­li­za­ron las bal­do­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.