¿Y aho­ra a quién con­fío mi pues­to?

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Tan di­fí­cil co­mo asu­mir el pa­pel de un com­pa­ñe­ro que mar­cha es de­le­gar nues­tra fun­ción en otra per­so­na cuan­do so­mos no­so­tros quie­nes mar­cha­mos de va­ca­cio­nes. Jo­sé Ma­nuel No­gue­ras, so­cio y di­rec­tor de Ta­lent Search Peo­ple, re­cuer­da una pre­mi­sa bá­si­ca: hay que de­jar­le el pues­to a al­guien de con­fian­za, es de­cir, “sa­ber que la per­so­na que se que­de al man­do se­rá ca­paz de desem­pe­ñar la ma­yo­ría de ta­reas y que ten­drá ha­bi­li­da­des re­so­lu­ti­vas en ca­so de cual­quier in­ci­den­cia”. Tam­bién es fun­da­men­tal, apun­ta es­te ex­per­to, ha­cer muy bien el tras­pa­so de in­for­ma­ción a nues­tro sus­ti­tu­to, de­ján­do­le to­dos los do­cu­men­tos y con­tac­tos que pue­da ne­ce­si­tar bien or­ga­ni­za­dos y fá­cil­men­te lo­ca­li­za­bles. Ade­más, co­mo es ha­bi­tual, aun­que ha­ya un sus­ti­tu­to con­vie­ne avi­sar a los clien­tes de que es­ta­re­mos fue­ra de la ofi­ci­na du­ran­te unos días, por ejem­plo con un men­sa­je au­to­má­ti­co en el co­rreo elec­tró­ni­co. Se­gún Maite Pie­ra, coach eje­cu­ti­va y au­to­ra del li­bro Bus­car tra­ba­jo pa­ra dum­mies, “lo me­jor que le pue­de pa­sar a un je­fe es que cuan­do vuel­va de va­ca­cio­nes to­do si­gue igual, fun­cio­nan­do co­mo siem­pre”. Es de­cir, aun­que el je­fe con­fíe en un su­bor­di­na­do pa­ra ocu­par su pues­to, no es­pe­ra que apro­ve­che su au­sen­cia pa­ra cues­tio­nar ni cam­biar na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.