EU­RO­ZO­NA (II): EL IM­PE­RIO LA­TINO

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - Al­fre­do Pas­tor Cá­te­dra Iese-Ban­co Sa­ba­dell de eco­no­mías emer­gen­tes

En mi úl­ti­mo ar­tícu­lo su­ge­ría que el ve­rano es un buen mo­men­to pa­ra que nos pre­gun­te­mos, en es­ta fa­se de la cri­sis, qué es lo que une a los que nos lla­ma­mos eu­ro­peos (ya au­sen­te el mie­do a un con­flic­to ar­ma­do) y pue­de ha­cer so­por­ta­bles las mo­les­tias que la per­te­nen­cia a la eu­ro­zo­na in­fli­ge a unos y a otros.

En la bús­que­da de ese ad­he­si­vo tro­pe­cé con un ar­tícu­lo del fi­ló­so­fo ita­liano Gior­gio Agam­ben (“Il faut que l’em­pi­re la­tin con­tre-attaque”, Libération, 24/III/2013), que re­su­ci­ta una pro­pues­ta que Ale­xan­dre Ko­jè­ve hi­zo a De Gau­lle na­da me­nos que en 1945: pre­vien­do que el po­de­río ale­mán iría en as­cen­so, Ko­jè­ve pro­po­nía que Fran­cia se pu­sie­ra a la ca­be­za de un blo­que que se ex­ten­de­ría a Ita­lia y a Es­pa­ña, y ser­vi­ría de con­tra­pe­so a una Ale­ma­nia des­ti­na­da a ir­se ha­cia el Nor­te y el Es­te; un blo­que, re­co­no­cía Ko­jè­ve, con­de­na­do a una po­si­ción de sa­té­li­te fren­te al ger­má­ni­co; pe­ro él de­bía pen­sar que más va­le ser ca­be­za de ra­tón que co­la de león.

Una pro­pues­ta co­mo la de Agam­ben–Wi­ki­pe­dia re­ve­la a los ig­no­ran­tes co­mo yo que se

Ko­jè­ve de­fen­día en 1945 que Fran­cia en­ca­be­za­se un blo­que que se ex­ten­de­ría a Ita­lia y a Es­pa­ña

tra­ta de al­guien con un lar­go y dis­tin­gui­do his­to­rial– es sor­pren­den­te: en el di­se­ño, por­que la crea­ción de dos blo­ques se­ría el ca­mino más se­gu­ro pa­ra pre­pa­rar una nue­va con­fla­gra­ción; en la pues­ta en prác­ti­ca, por­que la di­vi­sión no se con­su­ma­ría.

Un bo­tón pue­de ser­vir co­mo mues­tra de esa im­po­si­bi­li­dad: ha­ce aho­ra vein­te años se pro­pu­so co­mo so­lu­ción a la cri­sis del sis­te­ma mo­ne­ta­rio eu­ro­peo que lo aban­do­na­ra Ale­ma­nia. Es­ta no pu­so re­pa­ro al­guno a la idea, pe­ro uno a uno los paí­ses del Nor­te de en­ton­ces –Ho­lan­da, Lu­xem­bur­go, Bél­gi­ca– pi­die­ron se­guir uni­dos al mar­co; y cuan­do Fran­cia se vio a la ca­be­za del im­pe­rio la­tino –¡los PIGS!– to­do el edi­fi­cio se vino aba­jo. Tras una lar­ga no­che en el con­se­jo Eco­fin, la so­lu­ción adop­ta­da fue otra. Hoy ocu­rri­ría lo mis­mo: Fran­cia de­be pen­sar que des­de la co­la pue­de uno ejer­cer su in­fluen­cia so­bre la ca­be­za del león, mien­tras que el ra­tón es, to­do él, una for­ma in­fe­rior de exis­ten­cia. A pri­me­ra vis­ta, pues, la pro­pues­ta que re­su­ci­ta Agam­ben no me­re­ce una re­lec­tu­ra.

An­tes de con­de­nar a su au­tor va­le la pe­na re­cor­dar que si bien es di­fí­cil te­ner to­da la razón, tam­bién lo es es­tar com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do. Lo cier­to es que en el ra­zo­na­mien­to de Agam­ben hay una gran ver­dad: he­mos tra­ta­do de cons­truir la uni­dad eu­ro­pea so­bre ba­ses eco­nó­mi­cas, y es­tas se han re­ve­la­do in­su­fi­cien­tes. Pue­de uno ir más le­jos y afir­mar que siem­pre lo se­rán, por­que la eco­no­mía es el cul­ti­vo sis­te­má­ti­co de los in­tere­ses ma­te­ria­les de ca­da cual, y es­tos de­ben en­trar en con­flic­to tar­de o tem­prano (bien mi­ra­do, es un mi­la­gro que el pro­yec- to eu­ro­peo ha­ya du­ra­do tan­to). Es ne­ce­sa­rio, pues, fun­da­men­tar la uni­dad eu­ro­pea en ba­ses más pro­fun­das si se quie­re evi­tar que su­cum­ba a los inevi­ta­bles al­ti­ba­jos de la co­yun­tu­ra.

RE­TORNO A LOS LA­ZOS CULTURALES

Agam­ben su­gie­re un re­torno a los la­zos culturales que nos unen. Pro­pues­ta que mu­chos sus­cri­bi­rían: Ho­me­ro, Pla­tón, Pra­xí­te­les, Ci­ce­rón, Vir­gi­lio, Sé­ne­ca, en fin, to­do eso: ¿qué du­da ca­be de que esos son nues­tros? Pe­ro, pen­sán­do­lo bien, ¿pa­ra cuán­tos de no­so­tros son las obras de esos gran­des nom­bres una reali­dad vi­va? ¿Aris­tó­te­les y Pla­tón, o los Ro­lling Sto­nes y Bru­ce Springs­teen? No, la nos­tal­gia de la cul­tu­ra clá­si­ca es al­go pro­pio de una exi­gua mi­no­ría en­tre los eu­ro­peos, de mo­do que en ella no en­con­tra­re­mos el ad­he­si­vo ne­ce­sa­rio a la uni­dad.

No ol­vi­de­mos que esa uni­dad exis­tió du­ran­te to­da la edad me­dia, aun­que sin una for­ma po­lí­ti­ca de­fi­ni­da: Eu­ro­pa era sen­ci­lla­men­te la Cris­tian­dad, o por lo me­nos la Cris­tian­dad de Oc­ci­den­te. Pe­ro la Re­for­ma la frac­tu­ró de for­ma irre­pa­ra­ble: la re­li­gión de­jó de ser un ám­bi­to de con­ci­lia­ción pa­ra con­ver­tir­se en pre­tex­to de en­fren­ta­mien­tos.

Más tar­de, el na­ci­mien­to de los es­ta­dos-na­ción ahon­dó las di­fe­ren­cias, ya que ca­da na­ción se de­fi­nía en gran par­te por opo­si­ción a las de­más. El héroe na­cio­nal li­be­ra­ba a un buen pue­blo de la ti­ra­nía de un opre­sor, ca­si siem­pre ex­tran­je­ro: ro­mano, mo­ro, aus­tria­co, es­pa­ñol o cas­te­llano. Tras la re­li­gión, la his­to­ria eu­ro­pea de­jó de exis­tir. En de­fi­ni­ti­va, ni la in­vo­ca­ción de una cul­tu­ra co­mún sen­ti­da só­lo por unos po­cos, ni el re­cur­so a la his­to­ria tal co­mo nos la en­se­ñan en cla­se ser­vi­rán pa­ra re­su­ci­tar víncu­los de uni­dad: am­bos se es­tán re­ve­lan­do im­po­ten­tes fren­te a la gue­rra de es­te­reo­ti­pos na­cio­na­les des­en­ca­de­na­da con la cri­sis.

SEN­TI­MIEN­TOS NA­CIO­NA­LES

Es­ta ha pues­to de ma­ni­fies­to que los sen­ti­mien­tos na­cio­na­les son aún hoy mu­cho más fuer­tes que cual­quier im­pul­so eu­ro­peís­ta. Qui­zá es­to no sea una ma­la co­sa. Creo, en par­ti­cu­lar, que no lo es pa­ra los paí­ses del Sur, que han acep­ta­do tá­ci­ta­men­te que la for­ma de ver la vida del Nor­te es siem­pre y en to­do me­jor que la pro­pia. Pa­re­ce­mos dis­pues­tos a acep­tar­la y a su­pri­mir co­sas, no to­das ma­las, que nos han acom­pa­ña­do du­ran­te si­glos, sin es­pí­ri­tu crí­ti­co, sen­ci­lla­men­te co­mo anacro­nis­mos. Es­te no es el ca­mino de la uni­dad eu­ro­pea.

Los paí­ses del Sur de­be­rían pro-

Los paí­ses del Sur de­be­rían pro­po­ner al res­to lo que pue­den apor­tar de pro­pio a la cons­truc­ción eu­ro­pea

po­ner al res­to, con la mo­des­tia del ca­so, lo que pue­den apor­tar de pro­pio a la cons­truc­ción eu­ro­pea.

No ha­ce fal­ta cons­truir blo­ques, sino ma­ni­fes­tar ape­go a las co­sas bue­nas de ca­da cual, no sa­cri­fi­car­lo to­do a la ex­pec­ta­ti­va de un me­jor ni­vel de vida. Es­to re­quie­re una ta­rea de in­tros­pec­ción a la que el Sur no es­tá acos­tum­bra­do, y es­ta fal­ta de cos­tum­bre se ha­ce sen­tir con es­pe­cial vi­ru­len­cia en Es­pa­ña, don­de os­ci­la­mos en­tre la chu­le­ría y el aba­ti­mien­to, y don­de el des­pre­cio es la ac­ti­tud de ca­si to­dos ha­cia la his­to­ria pro­pia. Pe­ro es una ta­rea ne­ce­sa­ria.

Lo que es­tá de mo­da hoy es tra­tar de mol­dear­se se­gún los paí­ses con ma­yor éxi­to eco­nó­mi­co, sin que es­tos nos lo pi­dan. Es­te es el ca­mino equi­vo­ca­do: en fra­se del maes­tro Vi­cens Vi­ves, “la crea­ción se ha­ce de den­tro ha­cia fue­ra, es­tar or­de­na­do y es­truc­tu­ra­do de fue­ra ha­cia den­tro es sín­to­ma in­fa­li­ble de de­ca­den­cia to­tal”. Es una ta­rea len­ta, pe­ro no im­por­ta: apro­ve­che­mos el ve­rano pa­ra ver que na­da se que­ma en Eu­ro­pa.

CH­RIS­TIAN LUTZ / AP

Una mo­to­ra na­ve­ga por el ca­nal del Mar­ne, fren­te a la se­de del Par­la­men­to Eu­ro­peo en Es­tras­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.