EU­RO­ZO­NA (Y III): ¿UN PRO­YEC­TO CO­MÚN?

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

La cri­sis ha lle­va­do a la eu­ro­zo­na, y con ella al pro­yec­to eu­ro­peo, al bor­de de la rup­tu­ra, y pa­ra evi­tar que es­ta se con­su­me con­vie­ne que uno se pre­gun­te si hay al­go que una a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos, so­bre to­do a los de la eu­ro­zo­na, y les per­mi­ta atra­ve­sar es­te mal mo­men­to. La bús­que­da de un fac­tor de unión em­pren­di­da en ar­tícu­los an­te­rio­res se ha re­ve­la­do in­fruc­tuo­sa: uno de los mo­ti­vos fun­da­cio­na­les del pro­yec­to, evi­tar un nue­vo con­flic­to ar­ma­do en­tre los paí­ses de Eu­ro­pa, no tie­ne hoy fuer­za al­gu­na; el mó­vil eco­nó­mi­co –el pro­yec­to eu­ro­peo co­mo un buen ne­go­cio– no pue­de ser una ba­se fir­me, ya que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de los di­ver­sos so­cios coin­ci­di­rán só­lo a ve­ces; otras, co­mo su­ce­de hoy, es­ta­rán en­fren­ta­dos, y co­mo esa al­ter­nan­cia es in­he­ren­te a los asun­tos eco­nó­mi­cos, si no hay al­go más pro­fun­do que ayu­de a pa­sar los mo­men­tos de cri­sis aca­ba­rá im­po­nién­do­se la dis­cor­dia, qui­zá no en­tre los po­lí­ti­cos, pe­ro sí en­tre los ciu­da­da­nos.

Otra vía de unión, el re­cur­so a

La exis­ten­cia de una mi­sión co­mún po­dría ser ese fac­tor de uni­dad que ne­ce­si­ta el pro­yec­to eu­ro­peo

los va­lo­res culturales co­mu­nes, se le an­to­ja a uno de­ma­sia­do eté­rea, por­que son po­cos los que co­no­cen, y me­nos aún los que com­par­ten esos va­lo­res co­mu­nes, que, por otra par­te, no son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de Eu­ro­pa. El re­cur­so a un pa­sa­do co­mún es to­da­vía peor, ya que el ver­da­de­ro pa­sa­do co­mún –la cris­tian­dad– es muy re­mo­to, mien­tras que la his­to­ria más re­cien­te que nos en­se­ñan pa­re­ce es­cri­ta pa­ra en­fren­tar a los ciu­da­da­nos de los paí­ses en­tre sí.

Una al­ter­na­ti­va con­sis­te en tra­tar de jus­ti­fi­car la uni­dad eu­ro­pea no por ra­zo­nes in­ter­nas, sino por el pa­pel que al­go lla­ma­do Eu­ro­pa, cons­trui­do a par­tir de las na­cio­nes eu­ro­peas, pue­da o qui­zá de­ba desem­pe­ñar en el mun­do. Es­ta po­si­bi­li­dad se re­co­gía en uno de los do­cu­men­tos fun­da­cio­na­les del pro­yec­to eu­ro­peo, el ma­ni­fies­to de Ven­to­te­ne, re­dac­ta­do en una pri­sión ita­lia­na en 1941: “La fe­de­ra­ción eu­ro­pea –di­ce el do­cu­men­to– es la úni­ca ga­ran­tía con­ce­bi­ble de que las re­la­cio­nes con los pue­blos asiá­ti­cos y ame­ri­ca­nos pue­dan desa­rro­llar­se so­bre una ba­se de coope­ra­ción pa­cí­fi­ca” .

Aún hoy, es­ta al­ter­na­ti­va se viste a me­nu­do con un ro­pa­je geo­es­tra­té­gi­co: las na­cio­nes eu­ro­peas, sin ex­cep­ción, es­tán con­de­na­das a la irre­le­van­cia en un mun­do en que el po­der pa­re­ce lla­ma­do a con­cen­trar­se en al­gu­nos gran­des blo­ques. El ar­gu­men­to ape­la al ins­tin­to de de­fen­der­nos fren­te a la po­si­ble he­ge­mo­nía de pue­blos más o me­nos ex­tra­ños y es, por eso mis­mo, atrac­ti­vo. Pe­ro es in­com­ple­to, por­que la re­le­van­cia en sí no pue­de ser un bien muy pre­cia­do: la tie­ne en con­si­de­ra­ción el je­fe de Es­ta­do que ob­ser­va el es­pe­sor de la al­fom­bra ro­ja que pi­sa cuan­do es re­ci­bi­do en un ae­ro­puer­to ex­tran­je­ro; pue­de apre­ciar­la el ca­pi­tán de in­dus­tria que sa­be que el res­pal­do de un Es­ta­do po­de­ro­so fa­vo­re­ce a sus ne­go­cios en el ex­te­rior; pue­de in­clu­so te­ner va­lor pa­ra el tu­ris­ta que ve có­mo cam­bia la ex­pre­sión del re­cep­cio­nis­ta del ho­tel cuan­do le en­se­ña su pa­sa­por­te. En na­da con­tri­bu­ye a la vida dia­ria del ciu­da­dano co­rrien­te. Pe­ro si los eu­ro­peos pen­sá­ra­mos que te­ne­mos al­go que apor­tar al res­to del mun­do, una mi­sión que cum­plir o unos idea­les que de­fen­der, en­ton­ces sí que nues­tro pe­so en el mun­do ten­dría im­por­tan­cia, por­que de­ter­mi­na­ría nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ser es­cu­cha­dos: di­cho de otro mo­do, la exis­ten­cia de una mi­sión co­mún po­dría ser ese fac­tor de uni­dad que el pro­yec­to ne­ce­si­ta pa­ra se­guir ade­lan­te.

Pe­ro ¿exis­te esa mi­sión? Creo que sí. En el mun­do actual pa­re­ce que el úni­co ob­je­ti­vo que se le pue­de pro­po­ner a un país es el del cre­ci­mien­to; a una co­lec­ti­vi­dad, el de acu­mu­lar bie­nes ma­te­ria­les; a un in­di­vi­duo, el de en­ri- que­cer­se. El res­to vie­ne des­pués, de­ci­mos, y no nos da­mos cuen­ta, al de­cir­lo, de que ese des­pués no exis­te: la ma­yor par­te de nues­tra ener­gía se ago­ta en el es­fuer­zo in­ter­mi­na­ble por en­ri­que­cer­nos.

Por otra par­te, uno sien­te, aun­que sea de ma­ne­ra con­fu­sa, que no se­rá po­si­ble dar a to­da la po­bla­ción mun­dial el ni­vel de vida de los más ri­cos, ni si­quie­ra qui­zá el de las cla­ses me­dias de los paí­ses más prós­pe­ros: es po­si­ble que nues­tro pla­ne­ta no dé pa­ra tan­to. Si es­to es así, ha­brá que apren­der a pa­sar con me­nos, no por­que sí, ni por­que no ha­ya más re­me­dio (aun­que en mu­chos ca­sos eso sea así), sino pa­ra li­be­rar­se de la ti­ra­nía de la ri­que­za y pa­ra po­der ac­ce­der a sa­tis­fac­cio­nes su­pe­rio­res a las pu­ra­men­te ma­te­ria­les: hay que ad­mi­tir que si la mi­se­ria em­bru­te­ce, tam­bién pue­de ha­cer­lo la ri­que­za.

Los paí­ses más avan­za­dos pue­den apren­der de los paí­ses po­bres don­de mu­cha gen­te es fe­liz, pe­ro son ellos, los ri­cos, quie­nes pue­den dar ejem­plo de so­brie­dad en su mo­do de vida y de aus­te­ri­dad en el uso de re­cur­sos li­mi­ta­dos, por­que no son los paí­ses po­bres quie­nes han de apre­tar­se aún más el cin­tu­rón, del mis­mo mo­do que en ca­da país no son los po­bres los que han de dar ejem­plo de as­ce­sis.

Es­ta ta­rea de ejem­plo, que me pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble, de­be­ría in­cum­bir a Eu­ro­pa, por­que es pro­pia de un país vie­jo que no siem­pre tie­ne un oes­te don­de emi-

El ob­je­ti­vo co­mún de Eu­ro­pa po­dría ser con­ver­tir­se en ejem­plo de so­brie­dad pa­ra el res­to del mun­do

grar, mien­tras que cho­ca con ac­ti­tu­des y prin­ci­pios muy arrai­ga­dos del otro la­do del Atlán­ti­co. No es una ta­rea que ni si­quie­ra to­do un país pue­da aco­me­ter en so­li­ta­rio, por­que sig­ni­fi­ca en cier­to mo­do na­dar con­tra co­rrien­te, y eso siem­pre es más fá­cil en com­pa­ñía. Por otra par­te, la vir­tud de la so­brie­dad for­ma par­te del pa­tri­mo­nio co­mún a to­do eu­ro­peo: tan­to cre­yen­tes co­mo hi­jos de la Ilustración lai­ca com­par­ten, o pue­den com­par­tir, el de­seo de una vida sen­ci­lla.

Se tra­ta de un ob­je­ti­vo que pue­de ser­vir de la­zo de unión en­tre los eu­ro­peos y dar un nue­vo im­pul­so a un pro­yec­to que hoy pa­re­ce ago­ta­do. Na­tu­ral­men­te, no se tra­ta de lo que uno lla­ma­ría una pro­pues­ta muy prác­ti­ca. Pe­ro el año tie­ne on­ce me­ses de­di­ca­dos a las pro­pues­tas prác­ti­cas; por eso me he per­mi­ti­do su­ge­rir al lec­tor, du­ran­te es­te mes de agos­to he­cho pa­ra pen­sar más allá de lo in­me­dia­to, al­go que pue­de no pa­re­cer prác­ti­co, pe­ro que es esen­cial si he­mos de se­guir vi­vien­do en una cier­ta ar­mo­nía.

RO­SER VILALLONGA

No se­rá po­si­ble dar a to­da la po­bla­ción mun­dial el ni­vel de vida de las cla­ses me­dias de los paí­ses más prós­pe­ros

Al­fre­do Pas­tor

Cá­te­dra Iese-Ban­co Sa­ba­dell de Eco­no­mías Emer­gen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.