PLAN PA­RA EL CRE­CI­MIEN­TO Y EL EM­PLEO EU­RO­PEOS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La zo­na del eu­ro lle­va con­tra­yén­do­se die­ci­ocho me­ses, des­de la se­gun­da mi­tad del 2011. Si bien los da­tos del se­gun­do tri­mes­tre del 2013 mues­tran por fin un pe­que­ño –muy pe­que­ño– cre­ci­mien­to, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo prevé que el PIB de la eu­ro­zo­na dis­mi­nu­ya es­te año un 0,6%.

No hay, por lo tan­to, mo­ti­vos pa­ra la au­to­sa­tis­fac­ción. So­bre el cre­ci­mien­to eu­ro­peo se cier­ne la ame­na­za de una abrup­ta caí­da de la in­ver­sión, es­pe­cial­men­te pro­nun­cia­da en el sur de Eu­ro­pa. El des­em­pleo es al­tí­si­mo y su­pera los 19 mi­llo­nes de per­so­nas, con una ta­sa del 12%. En Es­pa­ña y Gre­cia su­pera el 26%, y en am­bos paí­ses el pa­ro ju­ve­nil so­bre­pa­sa el 50%. En el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea, los des­em­plea­dos su­man ya 26 mi­llo­nes.

El so­bre­en­deu­da­mien­to si­gue sien­do ele­va­do y, de­bi­do a su de­bi­li­dad, los ban­cos no con­ce­den prés­ta­mos, so­bre to­do a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes), en paí­ses co­mo Es­pa­ña. Las con­ti­nua­das po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad en Eu­ro­pa y el ries­go de una des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to en las eco­no­mías emer­gen­tes con­vier­ten en muy frá­gi­les e in­cier­tas las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eu­ro­peo y, so­bre to­do, de cre­ci­mien­to del em­pleo.

Se­gún los aus­te­ró­fi­los, las po­lí­ti­cas se­gui­das eran ne­ce­sa­rias pa­ra re­du­cir el so­bre­en­deu­da­mien­to. Sin em­bar­go, la re­la- ción en­tre deu­da y PIB ha au­men­ta­do en to­das las re­gio­nes de la Unión Eu­ro­pea des­de el 2008 y, de mo­do es­pe­cial, en el Reino Uni­do y la pe­ri­fe­ria de la eu­ro­zo­na, don­de la aus­te­ri­dad se ha prac­ti­ca­do con ma­yor ri­gor. Co­mo con­se­cuen­cia de un mal aná­li­sis eco­nó­mi­co y una peor arit­mé­ti­ca, los par­ti­da­rios de una aus­te­ri­dad ex­ce­si­va han con­ver­ti­do la su­pera­ción de la cri­sis de la deu­da y del cre­ci­mien­to en una ta­rea más di­fí­cil y cos­to­sa.

¿Exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra al­can­zar una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to y el em­pleo? Sí, sin du­da. En Ale­ma­nia, el Go­bierno de­be­ría alen­tar un au­men­to

Las me­di­das na­cio­na­les son im­por­tan­tes, pe­ro hay que ha­cer más co­sas en el plano eu­ro­peo

de los sa­la­rios con ob­je­to de fo­men­tar el con­su­mo na­cio­nal y unas ma­yo­res im­por­ta­cio­nes del res­to de Eu­ro­pa. Es cier­to que en ese país los sa­la­rios han em­pe­za­do a au­men­tar, pe­ro lo han he­cho de un mo­do de­ma­sia­do len­to. No de­ja de re­sul­tar sor­pren­den­te que una eco­no­mía avan­za­da co­mo Ale­ma­nia no dis­pon­ga de una po­lí­ti­ca de sa­la­rios mí­ni­mos. Con to­do, re­sul­ta alen­ta­dor ver que la pro­pues­ta se en­cuen­tra en los pro­gra­mas de so­cial­de­mó­cra­tas y ver­des.

En Ale­ma­nia, la con­so­li­da­ción fis­cal se es­tá adop­tan­do de­ma­sia­do de­pri­sa en los pla­nos fe­de­ral y es­ta­tal. Y re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te da­ñi­na la po­lí­ti­ca se­gún la cual no se per­mi­ti­rá a los län­der nue­va deu­da pú­bli­ca a par­tir del 2020. Se­ría bueno que di­cha po­lí­ti­ca se mo­di­fi­ca­ra. De no ser po­si­ble, la con­so­li­da­ción de­be­ría al­can­zar­se in­cre­men­tan­do los im­pues­tos pa­ra man­te­ner –o au­men­tar– la in­ver­sión en sec­to­res co­mo las infraestructuras ver­des. Los tra­ba­jos más re­cien­tes de ela­bo­ra­ción de mo­de­los se­ña­lan que di­cha in­ver­sión im­pul­sa­ría el cre­ci­mien­to y el em­pleo en Ale­ma­nia y el res­to de Eu­ro­pa.

Los ar­gu­men­tos en fa­vor de una con­so­li­da­ción fis­cal más len­ta tam­bién son muy cla­ros en el ca­so del Reino Uni­do. Ni­ti­ka Ba­ga­ria, Dawn Ho­lland y John van Ree­nen han de­mos­tra­do que si la con­so­li­da­ción fis­cal se pos­pu­sie­ra has­ta la re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to, el PIB agre­ga­do bri­tá­ni­co al­can­za­ría en el año 2020 un ni­vel mu­cho más al­to que con las ac­tua­les po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad ex­ce­si­va.

La razón es que, tal co­mo ha sub­ra­ya­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), una aus­te­ri­dad fis­cal adop­ta­da de­ma­sia­do pron­to re­sul­ta es­pe­cial­men­te inade­cua­da cuan­do los mul­ti­pli­ca­do­res fis­ca­les son muy al­tos du­ran­te o des­pués de las cri­sis y los prés­ta­mos de los ban­cos pri­va­dos son in­su­fi­cien­tes de­bi­do a la aver­sión al ries­go. Co­mo en el ca­so ale­mán, un ma­yor cre­ci­mien­to bri­tá­ni­co im­pul­sa­ría, por me­dio del co­mer­cio, el cre­ci­mien­to en el res­to de Eu­ro­pa, sus­ti­tu­yen­do los círcu­los vi­cio­sos por círcu­los vir­tuo­sos.

El rit­mo de la con­so­li­da­ción fis­cal tam­bién de­be re­du­cir­se en los paí­ses de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea. La troi­ka de­be­ría per­mi­tir­lo y res­pal­dar me­di­das pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to y el em­pleo fi­nan­cian­do pro­yec­tos eco­nó­mi­ca­men­te via­bles. El ca­so más ur­gen­te es Gre­cia, don­de el PIB ha caí­do una cuar­ta par­te.

Las me­di­das na­cio­na­les son a to­das lu­ces im­por­tan­tes, pe­ro hay que ha­cer más co­sas en el plano eu­ro­peo. La du­pli­ca­ción del ca­pi­tal des­em­bol­sa­do por el Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes (BEI), el ban­co pú­bli­co de desa­rro­llo de Eu­ro­pa, cons­ti­tu­yó un ac­to vi­sio­na­rio por par­te de los di­ri­gen­tes co­mu­ni­ta­rios. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra no se ha uti­li­za­do de mo­do su­fi­cien­te. En reali­dad, re­sul­tó con­tra­pro­du­cen­te que los prés­ta­mos del BEI dis­mi­nu­ye­ran en el 2012, cuan­do tam­bién dis­mi­nu­ye­ron los prés­ta­mos de los ban­cos pri­va­dos en bue­na par­te de la Unión Eu­ro­pea.

LOS PRÉS­TA­MOS DEL BEI

Es fun­da­men­tal que los prés­ta­mos del BEI se in­cre­men­ten rá­pi­da­men­te. De he­cho, los prés­ta­mos a las py­mes han cre­ci­do de mo­do sus­tan­cial, pe­ro la ten­den­cia tie­ne que am­pliar­se pues­to que esas em­pre­sas son una im­por­tan­te fuen­te de tra­ba­jo. De mo­do com­ple­men­ta­rio, el BEI de­be au­men­tar la in­ver­sión en pro­yec­tos des­cen­tra­li­za­dos, co­mo los que fo­men­tan la innovación y au-

men­tan la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te efi­caz que los prés­ta­mos del BEI es­tén co­fi­nan­cia­dos por los ban­cos de desa­rro­llo na­cio­na­les, pues con ello se in­cre­men­ta su efec­to mul­ti­pli­ca­dor y el efec­to pa­lan­ca de los re­cur­sos pú­bli­cos na­cio­na­les. Ale­ma­nia po­see un gran ban­co de desa­rro­llo, efi­caz y ren­ta­ble: el KfW. Fran­cia aca­ba de crear un ban­co pú­bli­co de desa­rro­llo; y el Par­ti­do La­bo­ris­ta bri­tá­ni­co pro­po­ne la crea­ción de un ban­co de in­ver­sio­nes en­car­ga­do de fi­nan­ciar infraestructuras y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Paí­ses tan cas­ti­ga­dos por la cri­sis co­mo Gre­cia e Ir­lan­da tam­bién ne­ce­si­tan con ur­gen­cia crear ban­cos na­cio­na­les de desa­rro­llo.

Es fun­da­men­tal que los prés­ta­mos del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes au­men­ten rá­pi­da­men­te

El pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio tie­ne que re­es­truc­tu­rar­se con ob­je­to de au­men­tar la par­te des­ti­na­da a la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to. Hay que ha­cer es­pe­cial én­fa­sis en las me­di­das des­ti­na­das a au­men­tar de for­ma in­me­dia­ta el em­pleo ju­ve­nil.

Exis­ten po­lí­ti­cas cla­ras pa­ra crear em­pleos, pues­tos de tra­ba­jo y es­pe­ran­za en Eu­ro­pa. To­do cuan­to se ne­ce­si­ta son po­lí­ti­cos y en­car­ga­dos de for­mu­lar po­lí­ti­cas que ten­gan una vi­sión cla­ra y va­lor pa­ra apli­car­las.

Los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes de­be­rían su­bir

Step­hany Grif­fith Jo­nes

Ca­te­drá­ti­ca de la Co­lum­bia Uni­ver­sity

ALEX KRAUS / BLOOM­BERG

r más de­pri­sa pa­ra fo­men­tar el con­su­mo in­terno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.