Re­tro­ce­so en un pro­ce­so po­si­ti­vo

La cen­tra­li­za­ción y la efi­cien­cia, ¿son ob­je­ti­vos com­pa­ti­bles en la edu­ca­ción?

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Pau­la Sa­li­nas

Es­pa­ña es ac­tual­men­te uno de los paí­ses de la OCDE en los que el gas­to pú­bli­co se en­cuen­tra for­mal­men­te más des­cen­tra­li­za­do. Sin em­bar­go, tan­to el pro­yec­to de ley or­gá­ni­ca pa­ra la Me­jo­ra de la Ca­li­dad Edu­ca­ti­va (Lom­ce), que su­po­ne un au­men­to del po­der del Go­bierno cen­tral en la de­ter­mi­na­ción del cu­rrícu­lo, co­mo la re­for­ma de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que li- mi­ta el pa­pel de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en cier­tas com­pe­ten­cias de gas­to, su­po­nen un cla­ro re­tro­ce­so en el pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción.

Su­pues­ta­men­te, tan­to una co­mo otra re­for­ma tie­nen co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal me­jo­rar la efi­cien­cia con la que el sec­tor pú­bli­co rea­li­za las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des, ob­je­ti­vo po­si­ble­men­te com­par­ti­do por el con­jun­to de la ciu­da­da­nía y de las fuer­zas po­lí­ti­cas. Sin em­bar­go, la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca exis­ten­te po­ne de ma- ni­fies­to có­mo las me­di­das cen­tra­li­za­do­ras in­clui­das en es­tas re­for­mas po­drían te­ner el efec­to con­tra­rio so­bre la efi­cien­cia del sec­tor pú­bli­co.

En el ám­bi­to de la edu­ca­ción, di­ver­sos es­tu­dios mues­tran có­mo la des­cen­tra­li­za­ción edu­ca­ti­va en dis­tin­tos paí­ses ha te­ni­do efec­tos po­si­ti­vos so­bre los re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, lo que se in­ter­pre­ta co­mo una me­jo­ra en la efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas educativas de­ri­va­da de la des­cen­tra­li­za­ción del sis­te­ma. En es­ta lí­nea, nues­tro es­tu­dio, ba­sa­do en la evi­den­cia de los paí­ses de la OCDE , mues­tra có­mo los re­sul­ta­dos de PI­SA en un país con un ele­va­do ni­vel de des­cen­tra­li­za­ción del gas­to edu­ca­ti­vo es­ta­rían, en pro­me­dio, 15 pun­tos por en­ci­ma que en un país cen­tra­li­za­do, sien­do es­ta di­fe­ren­cia aún ma­yor cuan­to ma­yor fue­ra la des­cen­tra­li­za­ción del po­der de de­ci­sión en las po­lí­ti­cas educativas y cuan­to ma­yor fue­ra tam­bién la des­cen­tra­li­za­ción por el la­do del in­gre­so, es de­cir, la co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis- cal de los go­bier­nos sub­cen­tra­les que lle­va­se apa­re­ja­da.

Por lo tan­to, si bien las va­ria­bles re­la­cio­na­das con la or­ga­ni­za­ción de los co­le­gios o las fa­mi­lias desem­pe­ñan un pa­pel es­pe­cial­men­te re­le­van­te en la de­ter­mi­na­ción de los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos, de­be­mos te­ner en cuen­ta que el pa­pel de las es­truc­tu­ras de Es­ta­do y la or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal no es en ab­so­lu­to des­pre­cia­ble. Con­cre­ta­men­te, la ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos sub­cen­tra­les (en nues­tro ca­so las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas) pa­ra re­gu­lar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo fis­cal­men­te res­pon­sa­ble son dos as­pec­tos cla­ve pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

AM­PLIO CON­SEN­SO

De he­cho, exis­te un am­plio con­sen­so en la li­te­ra­tu­ra en re­la­ción

con los efec­tos po­si­ti­vos que ten­dría un au­men­to en la co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal de los go­bier­nos sub­cen­tra­les so­bre la efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pues ge­ne­ra­ría in­cen­ti­vos a no mal­gas­tar los re­cur­sos pú­bli­cos y me­jo­ra­ría el pro­ce­so de ren­di­ción de cuen­tas an­te los ciu­da­da­nos.

Ca­be te­ner en cuen­ta que en Es­pa­ña, si bien son los go­bier­nos sub­cen­tra­les quie­nes rea­li­zan la ma­yor par­te del gas­to, la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral con­tro­la el 80% de los in­gre­sos im­po­si­ti­vos to­ta­les, por lo que la co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal de nues­tras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es muy li­mi­ta­da. Sin em­bar­go, le­jos de avan­zar en el au­men­to de es­ta co­rres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal o en el po­der de de­ci­sión de los go­bier­nos sub­cen­tra­les, tal co­mo su­gie­re la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca, las me­di­das adop­ta-

Las me­di­das adop­ta­das por el Go­bierno cen­tral avan­zan en sen­ti­do con­tra­rio al po­si­ti­vo

das por el Go­bierno cen­tral avan­zan en sen­ti­do con­tra­rio.

En re­la­ción con la re­for­ma de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, el prin­ci­pal ar­gu­men­to uti­li­za­do en de­fen­sa de la cen­tra­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des que ac­tual­men­te pro­veen si­mul­tá­nea­men­te el Go­bierno cen­tral y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es que ello per­mi­ti­rá un ma­yor apro­ve­cha­mien­to de las eco­no­mías de es­ca­la. Sin em­bar­go, se­ría ne­ce­sa­rio un aná­li­sis ri­gu­ro­so de ca­da una de es­tas po- lí­ti­cas pa­ra de­ter­mi­nar si es más efi­cien­te su pro­vi­sión al ni­vel cen­tral o sub­cen­tral. Ca­be te­ner en cuen­ta que las eco­no­mías de es­ca­la so­la­men­te es­tán pre­sen­tes en de­ter­mi­na­dos ti­pos de ser­vi­cio y, aun cuan­do exis­tan, se po­drían ver com­pen­sa­das por un in­cre­men­to en los cos­tes de in­for­ma­ción y coor­di­na­ción, así co­mo por los efec­tos ne­ga­ti­vos aso­cia­dos a la cen­tra­li­za­ción de po­lí­ti­cas en tér­mi­nos de me­nor adap­ta­ción a las ne­ce­si­da­des de ca­da re­gión y de ren­di­ción de cuen­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.