LAS FI­NAN­ZAS NE­CE­SA­RIAS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Yolanda Blas­co Mar­tel

Pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na

Ro­bert J. Shi­ller es un re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta nor­te­ame­ri­cano que ya en el 2005 anun­ció el pos­te­rior es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Su úl­ti­mo li­bro, Las fi­nan­zas en una so­cie­dad jus­ta (Deus­to, 2012), po­ne las con­duc­tas hu­ma­nas y la ca­pa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra re­gu­lar­las en el cen­tro del de­ba­te, y re­sul­ta de gran uti­li­dad pa­ra en­ten­der el pre­sen­te. El au­tor es­tá más pró­xi­mo a las in­quie­tu­des de Adam Smith en La teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les que a las pro­fe­cías de un gu­rú de las fi­nan­zas. El re­sul­ta­do es una re­fle­xión ins­pi­ra­do­ra y va­lien­te que in­ter­pe­la al lec­tor des­de el sub­tí­tu­lo: “De­je­mos de con­de­nar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y, por el bien co­mún, re­cu­pe­ré­mos­lo”.

La ma­yo­ría se sor­pren­de­rá por la con­tun­den­cia de la afir­ma­ción de Shi­ller: las fi­nan­zas son ne­ce­sa­rias pa­ra que el mun­do sea me­jor, y el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra afron­tar las pa­sio­nes hu­ma­nas que el ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial o co­mer­cial. Su ar­gu­men­ta­ción se ba­sa en los avan­ces de la neu­ro­cien­cia, la bio­lo­gía, la fi­lo­so­fía, la eco­no­mía, la his­to­ria, la psi­co­lo­gía, la so­cio­lo­gía…. Pe­se a es­ta apro­xi­ma­ción cien­tí­fi­ca, des­de su pun­to de vis­ta, las fi­nan­zas no son una ciencia. Son, más bien, un ins­tru­men­to que per­mi­te al­can­zar de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos de la so­cie­dad. Pa­ra me­jo­rar ese pro­ce­so pro­po­ne de­mo­cra­ti­zar las fi­nan­zas y di­se­ñar ins­ti­tu­cio­nes financieras que ten­gan en cuen­ta las pe­cu­lia­ri­da­des hu­ma­nas, es de­cir: la am­bi­ción, la ava­ri­cia, el afán de po­der, la os­ten­ta­ción, la arro­gan­cia, la en­vi­dia, pe­ro tam­bién el altruismo, la ge­ne­ro­si­dad, la em­pa­tía…

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Shi­ller ana­li­za las fun­cio­nes y las res­pon­sa­bi­li­da­des de los agen­tes e ins­ti­tu­cio­nes que par­ti­ci­pan en el mun­do fi­nan­cie­ro. Di­sec­cio­na las ac­cio­nes de con­se­je­ros de­le­ga­dos, ban­que­ros, abo­ga­dos, ase­gu­ra­do­ras, re­gu­la­do­res, edu­ca­do­res, le­gis­la­do­res y fi­lán­tro­pos. Ana­li­za no só­lo la fun­ción que cum­plen sino tam­bién có­mo les afec­tan, en el desem­pe­ño de su ac­ti­vi­dad, los as­pec­tos pro­pios del com­por­ta­mien­to hu­mano: el efec­to de los in­cen­ti­vos y la hos­ti­li­dad que pue­den des­per­tar; la dis­po­si­ción pa­ra in­cu­rrir en pro­ble­mas de ries­go mo­ral; o la in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da fren­te la ra­cio­na­li­dad de los mer­ca­dos.

Pa­ra de­mos­trar la ne­ce­si­dad de in­da­gar en los me­ca­nis­mos de la con­duc­ta hu­ma­na, el au­tor es­ta­ble­ce una se­rie de pa­ra­le­lis- mos. Uno de los más su­ge­ren­tes es la co­rre­la­ción que pue­de exis­tir en­tre có­mo re­gis­tra la do­pa­mi­na las gra­ti­fi­ca­cio­nes y có­mo la bol­sa re­gis­tra las ga­nan­cias. Ba­sán­do­se en es­tu­dios de W. Schultz (quien de­mos­tró que las se­ña­les del sis­te­ma que ac­ti­va la do­pa­mi­na res­pon­den a las sor­pre­sas), su­gie­re que el mer­ca­do reac­cio­na cuan­do se ve sor­pren­di­do por el anun­cio de una gra­ti­fi­ca­ción fu­tu­ra, no cuan­do es­ta gra­ti­fi­ca­ción se pro­du­ce. Es­to po­dría ex­pli­car por qué el mo­men­to en que los co­rre­do­res de bol­sa pu­jan más al­to por las ac­cio­nes de una em­pre­sa es cuan­do di­cha em­pre­sa anun­cia el pa­go del di­vi­den­do, no cuan­do lo ha­ce efec­ti­vo.

No se pro­po­ne aca­bar con pul­sio­nes, tan hu­ma­nas, co­mo la pa­sión por el ries­go. Abo­ga, sin em­bar­go, por pro­te­ger a las per­so­nas que no son arries­ga­das a la vez que su­gie­re evi­tar caer en el in­mo­vi­lis­mo de las pru­den­tes.

Es in­du­da­ble que aque­llos que asu­men ries­gos lo ha­cen pen­san­do en ob­te­ner un ma­yor

El eco­no­mis­ta Ro­bert J. Shi­ller apues­ta por de­mo­cra­ti­zar y hu­ma­ni­zar el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro

be­ne­fi­cio, lo que ge­ne­ra de­sigual­da­des. ¿Cuál es el gra­do de de­sigual­dad que to­le­ra una so­cie­dad? Pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta re­fle­xio­na so­bre el im­pues­to al pa­tri­mo­nio y pro­po­ne dis­cu­tir si de­be­ría li­mi­tar­se el de­re­cho de los hi­jos a re­ci­bir el fru­to del tra­ba­jo de sus an­te­ce­so­res. Otra ini­cia­ti­va pa­ra li­mi­tar la de­sigual­dad ape­la a una vie­ja fór­mu­la: los im­pues­tos al con­su­mo, en es­te ca­so im­pues­tos pro­gre­si­vos pa­ra des­in­cen­ti­var los ex­ce­sos. Tam­bién se­ña­la co­mo po­si­ble op­ción el fo­men­to de la fi­lan­tro­pía, acep­tan­do el egoís­mo del fi­lán­tro­po quien sa­tis­fa­ce su de­seo al ob­te­ner el re­co­no­ci­mien­to so­cial.

Nues­tra so­cie­dad es el re­sul­ta­do de si­glos de re­fle­xión acer­ca de có­mo ges­tio­nar una con­vi­ven­cia en la que el egoís­mo, la agre­si­vi­dad y los re­sen­ti­mien­tos no se vuel­van in­con­tro­la­bles y se con­vier­tan en vio­len­cia. La pro­pues­ta de Shi­ller no es con­fiar en la bon­dad del gé­ne­ro hu­mano sino en su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. Por eso pre­ten­de am­pa­rar los es­tí­mu­los que fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to pa­ra que den sus fru­tos en en­tor­nos con­tro­la­dos, evi­tan­do que emer­ja el con­flic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.