Tres ca­sos de éxi­to en Si­li­con Va­lley

Pass­word­bank, User­zoom y el gru­po Ins­pi­rit son ejem­plos de glo­ba­li­za­ción via­ble

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Ro­ger Ca­sals ha crea­do su­ce­si­va­men­te cua­tro em­pre­sas, y se de­cla­ra afor­tu­na­do por­que só­lo ha su­fri­do “la mi­tad de un fra­ca­so”; a fi­na­les de ju­lio, ha po­di­do fes­te­jar un éxi­to re­don­do tras ce­rrar la ven­ta de su cuar­ta em­pre­sa, Pass­word­Bank, a la com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal Sy­man­tec. No ha­bía nin­gu­na pri­sa por ven­der –di­ce– por­que te­nía­mos fi­nan­cia­ción su­fi­cien­te y clien­tes en me­dio mun­do, pe­ro “sa­bía­mos que una start-up de nues­tro ta­ma­ño era un bo­ca­do ape­te­ci­ble, y se pre­sen­tó una opor­tu­ni­dad que no po­día­mos de­jar pa­sar”. Rehú­sa con­fir­mar si el pre­cio de ven­ta es si­quie­ra apro­xi­ma­do al que se ha co­men­ta­do en al­gún blog, 25 mi­llo­nes de dó­la­res (18,7 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún el cam­bio actual); la ci­fra pue­de pa­re­cer ba­ja si se com­pa­ra con otras re­cien­tes en el pro­lí­fi­co seg­men­to de la se­gu­ri­dad on li­ne, pe­ro del en­tu­sias­mo de Ca­sals se de­du­ce que tan­to él co­mo el fon­do In­ve­ready, que lo ha apo­ya­do, es­tán re­co­gien­do un buen múl­ti­plo por una em­pre­sa na­ci­da en Bar­ce­lo­na en el 2008, que al año si­guien­te se ins­ta­la­ba en Sunny­va­le (Ca­li­for­nia) pa­ra lue­go abrir ofi­ci­na en Sin­ga­pur des­de la que aten­der el mer­ca­do asiá­ti­co.

El pro­duc­to que ha atraí­do el ape­ti­to de Sy­man­tec –lí­der mun­dial del mer­ca­do de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca– es un soft-

La ‘start-up’ Pass­word­Bank aca­ba de ser ad­qui­ri­da por la mul­ti­na­cio­nal Sy­man­tes

wa­re de gestión de iden­ti­da­des di­gi­ta­les múl­ti­ples me­dian­te la mo­da­li­dad que téc­ni­ca­men­te se co­no­ce co­mo sin­gle sign-on (SSO) o lo­gin úni­co. Con la pro­li­fe­ra­ción de dis­po­si­ti­vos ex­te­rio­res al pe­rí­me­tro de los sis­te­mas de in­for­ma­ción, que se co­nec­tan pa­ra ac­ce­der a da­tos y apli­ca­cio­nes sen­si­bles, lo que se su­po­nía es­ta­ba pro­te­gi­do en los con­fi­nes de la red cor­po­ra­ti­va, ha pa­sa­do de ser su­fi­cien­te a vul­ne­ra­ble. La iden­ti­dad di­gi­tal es el pun­to crí­ti­co, y la tec­no­lo­gía SSO da la po­si­bi­li­dad de re­du­cir drás­ti­ca­men­te el número de con­tra­se­ñas que los sis­te­mas han de re­co­no­cer, ges­tio­nar y au­ten­ti­car, has­ta lo­grar que una so­la per­mi­ta el ac­ce­so al ser­vi­dor en­car­ga­do de au­to­ri­zar­lo o de­ne­gar­lo. En ca­da vez más sec­to­res de la vida eco­nó­mi­ca, la re­gu­la­ción obli­ga a se­guir es­tric­tas re­glas ( com­plian­ce) de pre­ven­ción de ac­ce­sos no au­to­ri­za­dos. De es­to se tra­ta.

Se­gún el pre­si­den­te de Sy­man­tec, Ste­ve Ben­net, quien ha vi­si­ta­do fu­gaz­men­te Bar­ce­lo­na pa­ra co­no­cer lo que ha com­pra­do, “es­te es el ti­po de ad­qui­si­ción que se pue­de es­pe­rar de no­so­tros en el fu­tu­ro pró­xi­mo”. Sy­man­tec in­te­gra­rá la tec­no­lo­gía de Pass­word­Bank en su ofer­ta de se­gu­ri­dad de apli­ca­cio­nes en la nu­be y de so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad con­so­li­da­das con los sis­te­mas de sus clien­tes. No hay du­da de que la im­plan­ta­ción de Pass­word­Bank en el Si­li­con Va­lley –a es­ca­sa dis­tan­cia de la se­de de Sy­man­tec en Moun­tain View– ha desem­pe­ña­do un pa­pel en el desen­la­ce. “Es­tar en la me­ca del soft­wa­re es muy im­por­tan­te por­que es aquí don­de es­tán tus so­cios, clien­tes, com­pe­ti­do­res y, có­mo no, los in­ver­so­res”.

Tiem­po atrás, Di­ne­ro se reunió en Ca­li­for­nia con un gru­po de em­pren­de­do­res es­pa­ño­les, en­tre los que es­ta­ba Ca­sals, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano su ex­pe­rien­cia. En la reunión, al­guien for­mu­ló una ti­po­lo­gía ele­men­tal se­gún la cual ha­bría tres mo­de­los de im­plan­ta­ción po­si­ble: 1) em­pre­sas que tie­nen un pro­duc­to y un plan de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, pa­ra el que es con­ve­nien­te su pre­sen­cia fí­si­ca en Si­li­con Va­lley; 2) em­pre­sas que ne­ce­si­tan re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar su cre­ci­mien­to y es­pe­ran cap­tar­los en el di­ná­mi­co am­bien­te ca­li­for­niano, y 3) otras, con­ven­ci­das de que bas­ta­rá con des­em­bar­car en el va­lle, o con­tra­tar un eje­cu­ti­vo lo­cal con una bue­na agen­da de con­tac­tos, pa­ra que el mun­do se rin­da an­te las vir­tu­des de lo que, con fre­cuen­cia, no pa­sa de ser una bue­na idea. Pass­word­Bank se ali­nea en la pri­me­ra ca­te­go­ría, en la que tam­bién hay que apun­tar a User­zoom, cu­yo con­se­je­ro de­le­ga­do, Al­fon­so de la Nuez, es­tu­vo en el en­cuen­tro. De la Nuez ac­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da a una ac­tua­li­za­ción te­le­fó­ni­ca.

User­zoom na­ció en Bar­ce­lo­na en el 2001, ini­cial­men­te co­mo con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en usa­bi­li­dad de pá­gi­nas web, pe­ro evo­lu­cio­nó has­ta con­ver­tir­se en pro­vee­dor de soft­wa­re co­mo ser­vi­cio. El ob­je­ti­vo al ins­ta­lar­se en Si­li­con Va­lley no era la co­se­cha de ca­pi­tal, pues­to que ya con­ta­ba con re­cur­sos de sus fun­da­do­res y del fon­do Ac­ti­ve Ven­tu­re Part­ners, sino “cap­tar ta­len­to ame­ri­cano”, di­ce De la Nuez: de los 45 em­plea­dos ac­tua­les, la mi­tad (23) tra­ba­jan en Bar­ce­lo­na, y el res­to se re­par­te en­tre el Reino Uni­do y EE.UU.. Por lo de­más, la es­tre­chez del mer­ca­do es­pa­ñol no era su­fi­cien­te pa­ra cre­cer: de los 7 mi­llo­nes de dó­la­res (5,2 mi­llo­nes de eu­ros) que va a fac­tu­rar es­te año, me­nos del 10% se ori­gi­na en Es­pa­ña, y más del 30% en EE.UU..

Pa­re­ce que User­zoom nun­ca con­si­de­ró el fi­cha­je de un di­rec­ti­vo nor­te­ame­ri­cano, por­que los fun­da­do­res es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con la cul­tu­ra em­pre­sa­rial de un país en el que es­tu­dia­ron. En- tre los tres so­cios –los otros son Ja­vier Da­rri­ba y Àlex Mes­tres– con­tro­lan el 70% del ca­pi­tal y se re­par­ten fun­cio­nes y mer­ca­dos. No tie­nen pen­sa­do ven­der su em­pre­sa, pe­ro quién sa­be.

“Aquí lo nor­mal es em­pe­zar fra­ca­san­do una o más ve­ces –ex­pli­ca De la Nuez–, pe­ro no­so­tros tu­vi­mos mu­cha suer­te por­que ve­nía­mos con un pro­duc­to con­so­li­da­do en otros mer­ca­dos”. La ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de User­zoom es el tes­ting re­mo­to de usa­bi­li­dad de si­tios web. La lis­ta de clien­tes es im­pre­sio­nan­te: des­de Goo­gle, Ama­zon y Pa­yPal has­ta Te­le­fó­ni­ca y Vo­da­fo­ne, pa­san­do por AT&T, Ame­ri­can Air­li­nes, Coca Co­la o Ci­ti­group, en­tre mu­chos.

La abun­dan­cia de li­qui­dez en Si­li­con Va­lley es fa­vo­ra­ble a la pro­mo­ción de nue­vos pro­yec­tos

So­bre Car­les Ca­bré, el ter­cer per­so­na­je de la fo­to que ilus­tra es­ta pá­gi­na, pi­vo­tan otras in­tere­san­tes ini­cia­ti­vas de im­plan­ta­ción de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas en EE.UU.. Ca­bré re­pre­sen­ta al gru­po Ins­pi­rit, una in­cu­ba­do­ra de ne­go­cios fun­da­da en Bar­ce­lo­na por Di­dac Lee y apo­ya­da por ca­pi­ta­lis­tas ca­ta­la­nes. “Te­ne­mos tec­no­lo­gías que he­mos desa­rro­lla­do a tra­vés de va­rias em­pre­sas del gru­po, co­mo Zyn­cro, Ma­triz, Spa­mi­na y Lead­zer, en­tre otras, con clien­tes en EE.UU.; nos ocu­pa­mos tam­bién, pa­ra “cier­tas gran­des com­pa­ñías de in­ter­net” (sic), del desa­rro­llo off-sho­re de soft­wa­re en una em­pre­sa del gru­po en Ar­gen­ti­na”, re­su­me con ex­pli­ca­ble dis­cre­ción.

Ob­ser­va Ca­bré que la abun­dan­cia de li­qui­dez en Si­li­con Va­lley es fa­vo­ra­ble a la pro­mo­ción de nue­vos pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les. “A par­tir del 2011, la si­tua­ción ha cam­bia­do mu­cho, con el sur­gi­mien­to de nue­vas fór­mu­las de in­ver­sión, co­mo las con­ver­ti­ble notes, que en cier­ta me­di­da es­tán to­man­do el re­le­vo del mo­de­lo tra­di­cio­nal de ven­tu­re ca­pi­tal. Han apa­re­ci­do mu­chas in­cu­ba­do­ras que apo­yan esos desa­rro­llos de pro­yec­tos; cuan­do yo lle­gué, mon­tar aquí una com­pa­ñía via­ble re­que­ría una ba­se fi­nan­cie­ra mí­ni­ma de 1 a 2 mi­llo­nes de dó­la­res (0,7 y 1,5 mi­llo­nes de eu­ros), aho­ra pue­des em­pe­zar con 200.000 dó­la­res (150.000 eu­ros) y co­noz­co ca­sos en que ha bas­ta­do con 50.000 dó­la­res (37.400 eu­ros)”.

AR­CHI­VO

De iz­quier­da a de­re­cha, Car­les Ca­bré (Ins­pi­rit), Al­fon­so de la Nuez (User­zomm) y Ro­ger Ca­sals (Pass­word­Bank)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.