¡AYU­DE­MOS A LA PO­LÍ­TI­CA!

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Creo no equi­vo­car­me si di­go que nues­tra so­cie­dad ha des­cu­bier­to en po­cos años la des­nu­dez real en la que se ha­lla­ba. Des­nu­dez eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal que ha aflo­ra­do to­dos los te­mas pen­dien­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das y que, por dis­tin­tas ra­zo­nes, han que­da­do pos­ter­ga­dos si­ne die.

Pe­ro na­da es eterno y lo que ha­ce po­co se to­le­ra­ba, aho­ra lo til­da­mos de es­cán­da­lo im­per­do­na­ble y es que en nues­tro ci­clo vi­tal, la ley inexo­ra­ble del pén­du­lo nos con­de­na o exal­ta sin de­ma­sia­da re­fle­xión pre­via.

En la vida no pue­de ha­ber cam­bios im­por­tan­tes per­so­na­les ni co­lec­ti­vos sin re­co­no­ci­mien­to del error y su pos­te­rior vo­lun­tad de en­mien­da. He­mos pa­sa­do de la de­ja­ción más ab­so­lu­ta de nues­tro pa­pel de ciu­da­da­nía com­pro­me­ti­da, a la des­le­gi­ti­ma­ción in­dis­cri­mi­na­da de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca, sin com­pren­der que la po­lí­ti­ca y sus ser­vi­do­res son nues­tro pro­pio re­fle­jo. Así pues, el des­con­cier­to ge­ne­ral so­bre lo que se de­be­ría ha­cer es im­por­tan­te. Creo que po­dría­mos coin­ci­dir en dos gran­des ejes de ac­tua­ción con in­de­pen­den­cia de los es­ce­na­rios po­lí­ti­cos de fu­tu­ro.

Por un la­do, na­die du­da de que la con­fian­za-país co­ti­za en los mer­ca­dos y lo que ur­ge es una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal de ca­la­do, con una re­for­ma de la ley elec­to­ral y de la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, más trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas pú­bli­cas y una in­elu­di­ble re­for­ma de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y de la justicia. Ca­si na­da. Jus­ta­men­te el buen fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de un país mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre los paí­ses so­cial­men­te jus­tos, eco­nó­mi­ca­men­te prós­pe­ros y co­lec­ti­va­men­te re­co­no­ci­dos por su buen ha­cer ge­ne­ral.

Un se­gun­do eje de ac­tua­ción pa­sa­ría por la re­for­ma del mo­de­lo eco­nó­mi­co, pe­ro es­te pre­ci­sa en pa­ra­le­lo de una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal pro­fun­da, ya que las ins­ti­tu­cio­nes son el fun­da­men­to ideo­ló­gi­co y mo­ral so­bre el que se ci­mien­tan to­das las es­truc­tu­ras de un país.

¿Que­re­mos un país de sa­la­rios ba­jos, al­ta pre­ca­rie­dad y ba­ja cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal? Su­pon­go que no. En­ton­ces, ¿qué re­fle­jan nues­tros pre­su­pues­tos en los ám­bi­tos de in­ter­na­cio­na­li­za­ción e I+D? Re­fle­jan la po­ca con­fian­za en la ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en es­tos ám­bi­tos ya que han re­du­ci­do su do­ta­ción a me­ro tes­ti­mo­nio. Des­de el 2008 y an­te la es­ca­sez de cré­di­to cre­cien­te pa- ra las py­mes, ¿qué nue­vos ins­tru­men­tos han crea­do los di­ver­sos eje­cu­ti­vos vien­do que los exis­ten­tes eran no­to­ria­men­te in­su­fi­cien­tes? Pues nin­guno, es­pe­ran­do que Frau Mer­kel do­ta­ra a Es­pa­ña de fon­dos es­pe­cia­les de cré­di­to. ¡Que in­no­ven ellos!

¿El mar­co fis­cal?, un Fran­kens­tein que no se sos­tie­ne y que ten­drá que es­pe­rar al 2014 pa­ra ver có­mo que­da. De se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca me­jor no ha­blar, só­lo ha­ce fal­ta ver co­mo en el in­for­me Doing Bu­si­ness el Ban­co Mun­dial nos si­túa en la po­si­ción 100 so­bre 185 paí­ses ana­li­za­dos en cuan­to a la se­gu­ri­dad al ha­cer ne­go­cios.

Los sec­to­res in­dus­tria­les son al­ta­men­te sen­si­bles a los cos­tes ener­gé­ti­cos, pues bien, ¿có­mo ha que­da­do la su­pues­ta re­for­ma ener­gé­ti­ca? Pues en la fi­ja­ción de los por­cen­ta­jes de asig­na­ción de los cos­tes de la fiesta, léa­se dé­fi­cit ta­ri­fa­rio, pe­ro de nue­vo mo­de­lo na­da de na­da; el ba­lan­ce ne­to ener­gé­ti­co fue en­te­rra­do an­tes de na­cer. De la ley so­bre el em­pren­di­mien­to, ¿qué de­cir?, ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas y re­sul-

La con­fian­za-país co­ti­za en los mer­ca­dos y lo que ur­ge es una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal de ca­la­do Só­lo el diá­lo­go y el pac­to con­se­gui­rán que se so­lu­cio­ne la si­tua­ción eco­nó­mi­ca actual

ta­dos has­ta hoy, muy exi­guos.

Y del mar­co la­bo­ral, ¿qué di­re­mos?, con la enési­ma re­for­ma en cier­nes y un mo­de­lo tam­bién par­chea­do has­ta la sa­cie­dad don­de na­die ve unos re­sul­ta­dos cla­ros.

An­te es­te pa­no­ra­ma, ¿al­guien cree que es­ta si­tua­ción se pue­de so­lu­cio­nar de for­ma uni­la­te­ral? No se­rán los orácu­los me­diá­ti­cos, ni los cre­cien­tes po­pu­lis­mos au­pa­dos por el pén­du­lo rei­nan­te, ni las ma­yo­rías ab­so­lu­tas, só­lo el diá­lo­go y el pac­to lo con­se­gui­rán.

No les que­pa du­da al­gu­na, la ho­ra de la po­lí­ti­ca en ma­yús­cu­las ha lle­ga­do, pe­ro una po­lí­ti­ca en­ten­di­da co­mo el ejer­ci­cio co­lec­ti­vo de nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des, de la so­cie­dad con­cien­cia­da par­ti­ci­pan­do más ac­ti­va­men­te de la res pú­bli­ca, de for­ma pro­po­si­ti­va y de unos par­ti­dos po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes más aten­tos a la vo­lun­tad po­pu­lar y a ac­tuar con un co­ra­je trans­for­ma­dor.

Da­vid Ga­rro­fé Puig Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la pa­tro­nal Ce­cot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.