Cha­pu­zo­nes de en­tre­tiem­po

Los sis­te­mas de ca­le­fac­ción y las cu­bier­tas pa­ra pis­ci­nas per­mi­ten alar­gar la tem­po­ra­da de ba­ño

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez lo­re­na.fa­rras@gmail.com

Aun­que los sis­te­mas de ca­le­fac­ción son la op­ción más co­no­ci­da, las cu­bier­tas es­tán ga­nan­do te­rreno

Apo­cos días de que aca­be agos­to y con el oto­ño aso­man­do ya la ca­be­za, mu­chos pro­pie­ta­rios de pis­ci­nas em­pie­zan a des­pe­dir­se de la tem­po­ra­da de ba­ño, es­pe­cial­men­te en las zo­nas ubi­ca­das más al nor­te. No obs­tan­te, en un cli­ma co­mo el me­di­te­rrá­neo no es di­fí­cil en­con­trar so­lu­cio­nes pa­ra ca­len­tar el agua y po­der así alar­gar la tem­po­ra­da de ba­ño y dar­se un cha­pu­zón de en­tre­tiem­po.

“La op­ción más co­no­ci­da y ex­ten­di­da pa­ra ca­len­tar el agua son los sis­te­mas de ca­le­fac­ción”, ex­pli­ca Jo­sep Guixà, del de­par­ta­men­to co­mer­cial de la em­pre­sa man­re­sa­na PC Pools. Den­tro de es­tos, la so­lu­ción más ex­ten­di­da son las bom­bas de ca­lor. “Es­tas fun­cio­nan con elec­tri­ci­dad y per­mi­ten ca­len­tar el agua de un mo­do rá­pi­do y muy efec­ti­vo”, acla­ra Guixà. El pre­cio de un equi­po de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas va­ría mu­cho en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de la ma­qui­na­ria, pe­ro el ex­per­to es- ti­ma que pa­ra una pis­ci­na de unos 40.000 li­tros ha­ría fal­ta una bom­ba de 12 ki­lo­va­tios, cu­yo pre­cio –ins­ta­la­ción in­clui­da– gi­ra­ría en torno los 3.000 eu­ros.

Una se­gun­da op­ción son los co­lec­to­res so­la­res tér­mi­cos, que apro­ve­chan el ca­lor del sol pa­ra ca­len­tar el agua. Es­tos son de obli­ga­da ins­ta­la­ción en vi­vien­das nue­vas y la mis­ma ins­ta­la­ción de ca­sa pue­de va­ler pa­ra la pis­ci­na, aun­que lo más nor­mal es que ha­ya que au­men­tar el número de pla­cas pa­ra po­der sa­tis­fa­cer la ma­yor de­man­da. Sin em­bar­go, Guixà ad­vier­te que de te­ner que po­ner una ins­ta­la­ción nue­va, “la in­ver­sión ini­cial no ba­ja de los 6.000 eu­ros, aun­que des­pués el gas­to ener­gé­ti­co es ce­ro” por­que la ins­ta­la­ción se nu­tre de la luz del sol.

Y, fi­nal­men­te, es­tán los in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor, que con­sis­ten en ca­len­tar el agua de la pis­ci­na “a tra­vés de la cal­de­ra de la ca­le­fac­ción de ca­sa o bien de una cal­de­ra ane­xa es­pe­cí­fi­ca pa­ra la pis­ci­na”, ex­pli­ca el téc­ni­co de PC Pools. “Se­ría co­mo te­ner un ra­dia­dor más en ca­sa”, cla­ri­fi­ca Guixà. La ins­ta­la­ción re­sul­ta más eco­nó­mi­ca que la de los co­lec­to­res so­la­res y el con­su­mo es si­mi­lar al de la bom­ba de ca­lor.

CU­BIER­TAS PA­RA PIS­CI­NAS

Aun­que los sis­te­mas de ca­le­fac­ción si­guen sien­do la op­ción más co­no­ci­da pa­ra alar­gar la tem­po­ra­da de ba­ño, ca­da vez se pue­den ver más cu­bier­tas au­to­má­ti­cas. Es­tas per­sia­nas que co­rren por en­ci­ma del agua y de­jan la pis­ci­na com­ple­ta­men­te ce­rra­da se ins­ta­lan no só­lo pa­ra evi­tar la eva­po­ra­ción del agua y que cai­ga su­cie­dad en ella, sino tam­bién pa­ra man­te­ner­la más ca­lien­te. Guixà ex­pli­ca que en PC Pools ins­ta­lan una cu­bier­ta au­to­má­ti­ca trans­pa­ren­te que se ba­sa en el efec­to in­ver­na­de­ro: al ser trans­pa­ren­te, de­ja que el ca­lor del sol pe­ne­tre, ca­len­tan­do la pis­ci­na, a la vez que no de­ja que se es­ca­pe el ca­lor acu­mu­la­do.

El ex­per­to de PC Pools ase­gu- ra que con es­ta cu­bier­ta au­to­má­ti­ca trans­pa­ren­te “se pue­de con­se­guir que el agua es­té por en­ci­ma de los 30 gra­dos”.

Alar­gar la tem­po­ra­da de ba­ño no siem­pre es co­sa de la tem­pe­ra­tu­ra del agua, sino tam­bién de la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior, por­que po­co ape­te­ce ba­ñar­se si es­ta no es agra­da­ble. En es­te sen­ti­do, son re­co­men­da­bles las pis­ci­nas con cu­bier­tas rí­gi­das co­mo la que ilus­tra es­ta pá­gi­na, que se ba­san tam­bién en el efec­to in­ver­na­de­ro pa­ra man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra del ai­re de con­fort pa­ra po­der dar­se un cha­pu­zón.

Sin em­bar­go, Guixà ad­vier­te que la cu­bier­ta rí­gi­da no evi­ta que sea ne­ce­sa­rio ca­len­tar el agua. Otro de los in­con­ve­nien­tes de es­te ti­po de cu­bier­tas es que pre­ci­san de una in­ver­sión ini­cial de un mí­ni­mo de 10.000 eu­ros, se­gún es­ti­ma el ex­per­to de PC Pools. Ade­más, es­te ti­po de ins­ta­la­ción pre­ci­sa tam­bién de des­hu­mi­di­fi­ca­do­res del am­bien­te.

ANN MARIEKURTZ / GETTY

Con las cu­bier­tas rí­gi­das co­mo la de la ima­gen no se con­si­gue au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra del agua, pe­ro sí la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te ex­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.