Con sa­bor a Me­di­te­rrá­neo

Sin ar­ti­fi­cios y con gran­des do­sis de sen­si­bi­li­dad, es­ta vie­ja ca­sa de pes­ca­do­res ha re­gre­sa­do a sus orí­ge­nes

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: In­ma Sainz de Ba­ran­da

Me­dio es­con­di­do al pie de la mon­ta­ña, con las ca­sas blan­cas arre­mo­li­na­das al­re­de­dor de la igle­sia, vol­ca­do al mar y a la luz ce­ga­do­ra de una bahía per­fec­ta, Ca­da­qués es un lu­gar má­gi­co, “el pue­blo más bo­ni­to del mun­do”, opi­na­ba Da­lí.

La ca­sa, asen­ta­da so­bre las murallas que ce­rra­ban el cas­co an­ti­guo, for­ma par­te de es­te idí­li­co es­ce­na­rio, un nú­cleo ar­qui­tec­tó­ni­co, com­pac­to y no de­ma­sia­do ex­ten­so, com­pues­to por hu­mil­des ca­sas de pes­ca­do­res que, a pe­sar de las re­for­mas, no se han des­vir­tua­do.

Se ac­ce­de a ella a tra­vés de las ca­lle­jue­las em­pi­na­das y an­gos­tas que suben ha­cia la igle­sia. Sus pro­pie­ta­rias, dos her­ma­nas mi­la­ne­sas que vi­vie­ron el me­jor Ca­da­qués de los se­sen­ta, la com­pra­ron ha­ce más de 30 años. “Era una cons­truc­ción sen­ci­lla, la tí­pi­ca ca­sa de pes­ca­do­res, es­tre­cha y en­tre me­dia­ne­ras, que con­ser­va­ba su ca­rác­ter a pe­sar de que un pro­pie­ta­rio an­te­rior le ha­bía aña­di­do ya un pi­so”, di­cen Ana y Ade Maio.

Ellas man­tu­vie­ron in­tac­ta la es­truc­tu­ra primitiva de la ca­sa, las vi­gas de ma­de­ra, el pa­vi­men­to an­ti­guo de to­ba ca­ta­la­na y su la­be­rín­ti­ca dis­tri­bu­ción ori­gi­nal. A tra­vés de la de­co­ra­ción, sim­ple y sin ar­ti­fi­cios, le de­vol­vie­ron el sa­bor de pue­blo, un es­ti­lo me­di­te­rrá­neo que des­ti­la ca­li­dez y per­so­na­li­dad, con­vir­tién­do­la en to­do un re­fe­ren­te del inevi­ta­ble cir­cui­to tu­rís­ti­co.

La puer­ta de en­tra­da, pin­ta­da en azu­le­te con ar­tís­ti­cos ta­pe­tes de gan­chi­llo en los cris­ta­les, pro­vo­ca una irre­sis­ti­ble cu­rio­si­dad en­tre los pa­sean­tes y po­cos son los que se re­sis­ten a fo­to­gra­fiar­la.

En el in­te­rior, tam­bién es el azu­le­te, en con­tras­te con el blan­co de los mu­ros cen­te­na­rios, el au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta. En es­te tono se pin­tó to­da la car­pin­te­ría, las cañerías vis­tas y las con­duc­cio­nes eléc­tri­cas. Azu­les y blan­cos son tam­bién to­dos los com­ple­men­tos, los que ador­nan las pe­que­ñas hor­na­ci­nas del co­me- dor, en la plan­ta ba­ja, y los de la co­ci­na, un es­pa­cio an­gos­to que con­ser­va el en­can­to de su es­truc­tu­ra an­ti­gua, ilu­mi­na­do por la luz del pa­tio in­te­rior que aso­ma al fon­do. La es­ca­le­ra, ba­jo ar­co y con azu­le­jos, lle­va al pri­mer pi­so, don­de hay dos dor­mi­to­rios, uno de ellos con sa­li­da a una pe­que­ña te­rra­za, y al cuar­to de ba­ño. En el se­gun­do pi­so, dos dor­mi­to­rios más, amue­bla­dos to­dos ellos con pie­zas an­ti­guas com­bi­na­das con ele­men­tos tí­pi­cos de la zo­na.

En la úl­ti­ma plan­ta se en­cuen­tran la sala de es­tar y la gran te­rra­za, abier­ta a la in­des­crip­ti­ble luz de la bahía, re­com­pen­sa el as­cen­so: los vie­jos te­ja­dos de las ca­sas en pri­mer tér­mino, la igle­sia al la­do y el mar al fren­te.

CON EN­CAN­TO

El co­me­dor, con la co­ci­na y el pa­tio in­te­rior al fon­do

Vis­ta de la ca­sa des­de la puer­ta de en­tra­da

El azu­le­te y el blan­co pro­ta­go­ni­zan el in­terio­ris­mo

Dor­mi­to­rio con te­rra­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.