Ball­mer se ju­bi­la de ma­la ga­na

Per­di­do el res­pal­do de Bill Ga­tes, ha anun­cia­do su re­ti­ra­da pre­ma­tu­ra

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

No se sa­be (ni se sa­be si se sa­brá al­gu­na vez) cuál ha si­do el pa­pel de Bill Ga­tes en la de­ci­sión de Ste­ve Ball­mer (De­troit, 1956) de aban­do­nar en los pró­xi­mos me­ses el car­go de chief exe­cu­ti­ve of­fi­cer de Mi­cro­soft, que ha ocu­pa­do des­de enero del 2000. No se sa­be, pe­ro hay ele­men­tos pa­ra de­du­cir­lo. En su me­mo­ran­do a los em­plea­dos de la com­pa­ñía, Ball­mer les di­ce que su in­ten­ción ori­gi­nal era re­ti­rar­se a me­dio ca­mino de la trans­for­ma­ción que él mis­mo ha ini­cia­do con la re­or­ga­ni­za­ción anun­cia­da el 11 de ju­lio, dan­do así a en­ten­der que ha cam­bia­do de pa­re­cer por su­ge­ren­cia del con­se­jo de Mi­cro­soft, cu­yo chair­man es el fun­da­dor y pri­mer ac­cio­nis­ta, Bill Ga­tes. A quien, por cier­to, no de­di­ca en su tex­to una so­la pa­la­bra.

Las reac­cio­nes an­te la no­ti­cia han si­do dis­pa­res, pe­ro na­die de­rra­ma­rá lá­gri­mas por el eclip­se de un per­so­na­je más te­mi­do

A pe­sar de sus erro­res, Ball­mer ha mul­ti­pli­ca­do los in­gre­sos y be­ne­fi­cios en tre­ce años

que que­ri­do. A los em­plea­dos de Mi­cro­soft les ha pi­lla­do por sor­pre­sa, cuan­do mu­chos no sa­ben si­quie­ra quién se­rá su je­fe tras la re­es­truc­tu­ra­ción en mar­cha. Y tal vez sus je­fes no es­pe­ra­ban la abrup­ta sa­li­da del su­per­je­fe. En bol­sa, la ac­ción subió ini­cial­men­te, pa­ra vol­ver a caer, un sín­to­ma de que in­clu­so quie­nes de­tes­tan a Ball­mer han en­ten­di­do que su au­sen­cia se­rá com­pli­ca­da. Por to­do ello, pa­re­ce ra­zo­na­ble su­po­ner que la de­ci­sión so­bre el re­le­vo se to­ma­rá pron­to, po­si­ble­men­te an­tes de la jun­ta de ac­cio­nis­tas de no­viem­bre: una com­pa­ñía del ta­ma­ño de Mi­cro­soft no pue­de ser go­ber­na­da por un pa­to co­jo.

En fe­bre­ro del 2008, cuan­do le en­tre­vis­té pa­ra La Van­guar­dia, Ball­mer to­da­vía es­pe­ra­ba re­ti­rar­se cuan­do la me­nor de sus hi­jas en­tra­ra en la uni­ver­si­dad, lo que de­be­ría ocu­rrir en el 2018. Los crí­ti­cos le re­pro­cha­ban su his­trio­nis­mo (“my pu­blic re­la­tions mo­de”, re­pli­ca­ba) y el fra­ca­so de Win­dows Vis­ta, que ha pro­lon­ga­do has­ta hoy la vida de Win­dows XP, un sis­te­ma ope­ra­ti­vo del 2001.

La se­ma­na pa­sa­da, al sa­ber de su re­ti­ra­da, abun­da­ron los in­ven­ta­rios de sus erro­res, y mu­chos se re­go­ci­ja­ron con jo­co­sos mon­ta­jes de ví­deos en YouTu­be. Pe­ro si se mi­ra el ba­lan­ce con ob­je­ti­vi­dad, es obli­ga­do ma­ti­zar; lo di­ce es­te cro­nis­ta, que no es un re­cién lle­ga­do a la in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca.

En tre­ce años al fren­te de la com­pa­ñía, Ball­mer mul­ti­pli­có los in­gre­sos y los be­ne­fi­cios y re­par­tió mu­chos mi­llo­nes en di­vi­den­dos a los ac­cio­nis­tas, pe­ro su tem­pe­ra­men­to le im­pi­dió apre­ciar ca­bal­men­te por dón­de se le es­ca­pa­ría el mer­ca­do en be­ne­fi­cio de los com­pe­ti­do­res de nue­vo cu­ño. Des­ti­nó una for­tu­na a re­cu­pe­rar te­rreno en los ser­vi­cios y la pu­bli­ci­dad en lí­nea (pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la in­ver­sión más ren­ta­ble fue la com­pra del 1,6% en Fa­ce­book). Co­me­tió el error de me­nos­pre­ciar al iPho­ne y la innovación que trae­ría al mer­ca­do, con el re­sul­ta­do de re­le­gar a Win­dows Pho­ne a un es­pa­cio mar­gi­nal; pe­se a que Mi­cro­soft in­ven­tó el con­cep­to de ta­ble­ta, en el 2013 si­gue sin te­ner un pro­duc­to pa­ra com­pe­tir con Ap­ple y Goo­gle. Tar­dó de­ma­sia­do tiem­po en se­guir la co­rrien­te de la nu­be por te­mor a que im­pli­ca­ra sa­cri­fi­car los in­gre­sos por li­cen­cias de soft­wa­re (en es­te pun­to sí que ha sa­bi­do re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do).

Al­gún ana­lis­ta ilu­mi­na­do ha su­ge­ri­do que lo que de­be­ría ha­cer Mi­cro­soft es aban­do­nar los seg­men­tos de con­su­mo, o se­gre­gar esas ac­ti­vi­da­des en las que pier­de di­ne­ro, pa­ra con­cen­trar­se en el te­rreno que do­mi­na, la tec­no­lo­gía pa­ra las em­pre­sas. Ball­mer ha re­pli­ca­do mil ve­ces que tal pre­ten­sión (a la me­di­da de es­pe­cu­la­do­res y es­pe­cia­lis­tas del des­gua­ce) se­ría un sui­ci­dio en el con­tex­to que se co­no­ce con el bar­ba­ris­mo con­su­me­ri­za­ción. En cam­bio, pro­pu­so y ha em­pe­za­do a con­cre­tar la trans­for­ma­ción de Mi­cro­soft en una em­pre­sa “de dis­po­si­ti­vos y ser­vi­cios”, mo­de­lo de ne­go­cio trans­ver­sal en el que atis­ba el fu­tu­ro de la com­pa­ñía.

Las pin­tu­ras en cla­ros­cu­ro no bas­tan pa­ra ex­pli­car la sa­li­da pre­ma­tu­ra de Ste­ve Ball­mer. El ma­yor re­pro­che que se le ha­ce es de na­tu­ra­le­za bur­sá­til, y en es­te te­rreno la com­pa­ra­ción con Ap­ple y Goo­gle es san­gran­te. Cuan­do to­mó el man­do de ma­nos de Bill Ga­tes, en enero del 2000, la ac­ción de Mi­cro­soft ha­bía em­pe­za­do a caer –es­ta­ba pró­xi­mo el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja–y el 22 de agos­to de ese año co­ti­za­ba a 35,62 dó­la­res; el mis­mo día del 2013, cuan­do anun­ció su re­ti­ra­da, se­guía es­tan­ca­da en 34,75 dó­la­res.

La ca­pi­ta­li­za­ción en bol­sa se re­du­jo con­si­guien­te­men­te, y es­te pa­no­ra­ma ha ser­vi­do de mu­ni­ción a unos in­ver­so­res ac­ti­vis­tas (Va­lue Act y Gree­nlight Ca­pi­tal) pa­ra con­vo­car a la re­vuel­ta de ac­cio­nis­tas con el fin de tum­bar a Ball­mer. No hu­bie­ran lle­ga­do le­jos, por­que só­lo con la su­ma de las ac­cio­nes que po­seen Ga­tes y Ball­mer ha­bría bas­ta­do pa­ra de­rro­tar a los re­vol­to­sos. Sin em­bar­go, el fun­da­dor no ha que­ri­do dar esa ba­ta­lla: por ac­ción u omi­sión, a él de­be Ball­mer su de­rro­ta.

Quién su­ce­de­rá al su­ce­sor, es una pre­gun­ta acu­cian­te. El pro­pio Ball­mer, jun­to con el co­mi­té de nom­bra­mien­tos del con­se­jo, han tra­ba­ja­do du­ran­te un tiem­po en la de­fi­ni­ción de los atri­bu­tos que de­be­ría re­unir cual­quier can- di­da­tu­ra, pe­ro las co­sas se han pre­ci­pi­ta­do. Lo que es­tá cla­ro es que no pue­de nom­brar un he­re­de­ro. Cir­cu­lan ocu­rren­cias pe­re­gri­nas, pe­ro un pri­mer di­le­ma es si ha de ser al­guien de den­tro o de fue­ra de la com­pa­ñía; en to­do ca­so, en la se­gun­da op­ción, só­lo se­ría plau­si­ble es­co­ger al­guien que, ha­bien­do ocu­pa­do un car­go di­rec­ti­vo en Mi­cro­soft, co­noz­ca bien la com­pa­ñía y com­par­ta esos me­ca­nis­mos que a ve­ces lla­man cul­tu­ra.

Pues­tos a dar nom­bres, se ci­tan los de va­rios pre­sun­tos can­di­da­tos que –tras ver fre­na­das por Ball­mer sus am­bi­cio­nes– emi­gra­ron a otras em­pre­sas en los úl­ti­mos años: Kevin John­son (Ju­ni­per Net­works), Step­hen Elop (No­kia), Paul Ma­ritz (VM­wa­re/Pi­vo­tal) y Bill Vegh­te (HP); ob­via­men­te, se ig­no­ra si acep­ta­rían vol­ver al re­dil.

Se­ría, en cual­quier ca­so, una hi­pó­te­sis de ries­go. Pri­me­ro, por­que ten­drían que co­exis­tir con Ball­mer du­ran­te una fa­se de tran­si­ción com­ple­ja; se­gun­do, por­que des­per­ta­rían re­ti­cen­cia en­tre quie­nes se han que­da­do

El ma­yor re­pro­che que se le ha­ce es de na­tu­ra­le­za bur­sá­til: Mi­cro­soft co­ti­za ca­si igual que en el 2000

mien­tras ellos triun­fa­ban fue­ra.

Por lo an­te­rior, tie­ne más par­ti­da­rios la op­ción de un su­ce­sor o su­ce­so­ra in­terno/a. Con una re­es­truc­tu­ra­ción anun­cia­da ha­ce só­lo cin­co se­ma­nas, que re­du­ce y re­fun­da las di­vi­sio­nes tra­di­cio­na­les, con el fin de sol­dar fi­su­ras y aca­bar con los reinos de tai­fas, to­do ello en nom­bre de con­se­guir lo que la elo­cuen­cia de Ball­mer ha bau­ti­za­do co­mo One Mi­cro­soft, cual­quier pro­mo­ción in­ter­na po­dría re­sul­tar pro­ble­má­ti­ca. Los cua­tro nom­bres que más se ci­tan es­tán in­vo­lu­cra­dos en ese pro­ce­so: Tony Ba­tes (que lle­gó con la com­pra de Sky­pe), Sat­ya Na­de­lla (vi­ce­pre­si­den­te del nue­vo Cloud & En­ter­pri­se Group), la as­cen­den­te Ju­lie Lars­son-Green (aho­ra VP del De­vi­ces and Stu­dios Group) y Kevin Tur­ner ( chief ope­ra­ting ma­na­ger, el per­fil más con­ti­nuis­ta del gru­po).

De más es­tá de­cir que to­do son es­pe­cu­la­cio­nes. El con­se­jo ten­drá que de­ci­dir, cuan­to an­tes me­jor, pe­ro só­lo un in­ge­nuo pue­de des­co­no­cer que Bill Ga­tes ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

SEONGJOON CHO / BLOOM­BERG

Ste­ve Ball­mer, ‘chief exe­cu­ti­ve of­fi­cer’ de Mi­cro­soft

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.