Un atre­vi­do re­su­men

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet

Cuan­do un di­se­ña­dor le po­ne el nom­bre de Epitome a su nue­vo pro­yec­to pue­de pa­re­cer que po­ne pun­to fi­nal, que se tra­ta de su úl­ti­mo di­se­ño. Pe­ro en es­te ca­so no es es­ta la acep­ción del tér­mino, sino que más bien pa­re­ce que en el nue­vo Laraki Epitome se ha que­ri­do plas­mar el re­su­men de la lar­ga ex­pe­rien­cia en sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias de los usua­rios del gran lu­jo.

Ab­des­lam Laraki, un ma­rro­quí, hi­jo de un em­pre­sa­rio del sec­tor del au­to­mó­vil de Ca­sa­blan­ca, alumno de las más repu­tadas es­cue­las de di­se­ño, co­mo la Es­pe­ra de Fran­co Sba­rro o la Art Cen­ter De­sign de Gi­ne­bra, creó en Ca­sa­blan­ca una so­cie­dad de in­ge­nie­ría es­pe­cia­li­za­da en los ya­tes de gran lu­jo.

An­tes de la presentación en agos­to del Laraki Epitome en el mar­co del con­cur­so de Ele­gan­cia de Pebble Beach, Laraki tu­vo dos in­ten­tos fa­lli­dos de sa­car al mer­ca­do co­ches su­per­de­por­ti­vos: el

Ful­gu­ra en el 2002 y el Bo­rak en el 2005.

Po­si­ble­men­te pa­ra rom­per con la di­ná­mi­ca de fra­ca­so, Ab­des­lam Laraki, aho­ra con el cen­tro de di­se­ño es­ta­ble­ci­do en Ir­vi­ne, Ca­li­for­nia, des­pués de ce­rrar en el 2008 su em­pre­sa de Ca­sa­blan­ca, e in­ten­tar en vano es­ta­ble­cer­se en Du­bái, ha pre­fe­ri­do pre­sen­tar el Epitome en el lu­gar don­de se reúne el ma­yor gla­mur del mun­do del au­to­mó­vil: el con­cur­so de Ele­gan­cia de Pebble Beach, en Ca­li­for­nia, don­de la re­per­cu­sión de la presentación tie­ne un per­fil más ade­cua­do.

Si nos te­ne­mos que ba­sar en las ci­fras que dio a co­no­cer Marc D. John­son, res­pon­sa­ble de desa­rro­llo de Laraki en Pebble Beach, los 1.750 CV del Epitome sue­nan a po­ten­cia es­tra­tos­fé­ri­ca. Ca­ba­llos que salen de un pro­pul­sor V8 de Ge­ne­ral Mo­tors de sie­te li­tros bi­tur­bo. Pe­ro lo cu­rio­so o in­no­va­dor del mo­tor es que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ofre­cer dos po­ten­cias di­fe­ren­cia­das se­gún el oc­ta­na­je con que ali­men­te­mos el V8. Con un com­bus­ti­ble de 98 oc­ta­nos, el co­che pue­de ofre­cer­nos 1.200 CV, una ci­fra na­da des­pre­cia­ble pa­ra un co­che de pe­so li­ge­ro co­mo el Epitome, que da en la ba­lan­za 1.270 ki­lo­gra­mos. Pe­ro Laraki ha do­ta­do al Epitome de un se­gun­do de­pó­si­to de com­bus­ti­ble pa­ra que los usua­rios pue­dan lle­nar­lo con ga­so­li­na de 110 oc­ta­nos. A re­que­ri­mien­to del con­duc­tor, ac­cio­nan­do es­te se­gun­do de­pó­si­to, el Epitome uti­li­za una mez­cla de los dos oc­ta­na­jes pa­ra ofre­cer su po­ten­cia máxima, los ya ci­ta­dos 1.750 CV.

So­bre el cha­sis de un Che­vro­let Cor­vet­te C6, el Cen­tro de Di­se­ño Laraki de Ca­li­for­nia ha di­bu­ja­do un co­che de lí­neas ca­si im­po­si­bles, con mu­cha si­mi­li­tud a los exul­tan­tes di­se­ños na­va­les de los me­ga­ya­tes que salen de la can­te­ra de Laraki con des­tino a bol­si­llos de ocho ce­ros. La fi­bra de car­bono es la res­pon­sa­ble de que tan­to el cha­sis co­mo la ca­rro­ce­ría su­men un pe­so tan re­du­ci­do so­bre el po­ten­te pro­pul­sor.

En Laraki no han que­ri­do dar in­for­ma­ción so­bre las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas del Epitome, pe­ro po­de­mos su­po­ner que de las úni­cas nue­ve uni­da­des pre­vis­tas de pro­duc­ción po­cas van a ex­pri­mir el mo­tor pa­ra com­pro­bar los da­tos que fa­ci­li­te en su mo­men­to Laraki. Lo que sí que van a ex­pe­ri­men­tar los fu­tu­ros pro­pie­ta­rios es un des­cen­so de su cuen­ta ban­ca­ria, ya que pa­ra po­der dis­fru­tar de uno de los ex­clu­si­vos Laraki Epitome ha­brá que des­em­bol­sar más de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros, ex­tras apar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.