En­tre la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño

Pa­no­rá­mi­ca de la sin­gu­lar vi­sión que ofre­ce Ron Arad en la ga­le­ría Ivory­press

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los García-Osu­na

La ga­le­ría Ivory­press de Ma­drid (tel: 91-449-0961) aco­ge, a par­tir del 5 de septiembre, una mues­tra in­di­vi­dual del ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor Ron Arad (Tel Aviv, 1951). La ex­po­si­ción –den­tro del ci­clo de ar­qui­tec­tu­ra que es­ta fir­ma ce­le­bra anual­men­te en oto­ño co­mo ini­cio de la tem­po­ra­da– pro­po­ne un re­co­rri­do por los lo­gros y úl­ti­mas in­da­ga­cio­nes de es­te ar­tis­ta di­fí­cil de en­ca­si­llar, afin­ca­do en Lon­dres des­de los años se­ten­ta y que tra­ba­ja tan­to en el ám­bi­to de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo en el del di­se­ño des­de ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das.

La mues­tra, que po­drá vi­si­tar­se has­ta el 9 de no­viem­bre, ofre­ce una pa­no­rá­mi­ca de su sin­gu­lar vi­sión de la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño y el ob­je­to ar­tís­ti­co. Des­de su gran in­te­rés por la ex­pe­ri­men­ta­ción, Ron Arad es­tu­dia, a tra­vés de sus pie­zas, las po­si­bi­li­da- des de ex­pre­sión de dis­tin­tos ma­te­ria­les co­mo el ace­ro, el alu­mi­nio, el co­rian o el po­li­eti­leno.

Su ma­ne­ra de abor­dar la for­ma y la es­truc­tu­ra con­vier­te sus di­se­ños en pie­zas li­bres, sin víncu­los ni fron­te­ras. “El úni­co prin­ci­pio es no ba­sar­se en lo que ya exis­te”, afir­ma Arad pa­ra de­fen­der sus crea­cio­nes.

En es­ta lí­nea, la ex­hi­bi­ción incluye al­gu­nas de sus obras más em­ble­má­ti­cas jun­to con ob­je­tos de pro­duc­ción in­dus­trial, ade­más de va­rias ma­que­tas y pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos.

En­tre los úl­ti­mos ex­pe­ri­men­tos de Arad que pue­den ver­se en Ivory­press Spa­ce des­ta­ca el ban­co Folly (2013). Rea­li­za­do me­dian­te la téc­ni­ca del mol­deo ro­ta­cio­nal, cons­ti­tu­ye un gran ob­je­to es­cul­tó­ri­co com­pues­to de lí­neas sua­ves que le otor­gan un gran di­na­mis­mo. El mo­vi­mien­to, ya sea en sus crea­cio­nes fun­cio­na­les o pu­ra­men­te es­té­ti­cas, siem­pre es pro­ta­go­nis­ta en su obra.

Otras de las pie­zas ex­pues­tas es Bla­me the tools (2013) (cul­pa a las he­rra­mien­tas) que es­tá en la lí­nea de las pri­me­ras obras de Arad rea­li­za­das a ba­se de ma­te­ria­les de desecho. Su pre­cio es de 450.000 eu­ros. Asi­mis­mo, la se­lec­ción incluye la es­tan­te­ría No bad co­lours (2013), que ini­cia otra vía ex­pe­ri­men­tal en su obra, cen­tra­da en el com­po­nen­te tec­no­ló­gi-

“El úni­co prin­ci­pio es no ba­sar­se en lo que ya exis­te”, afir­ma Ron Arad pa­ra de­fen­der sus crea­cio­nes

co más que en va­lo­res plás­ti­cos o er­go­nó­mi­cos. Se co­mer­cia­li­za en 375.000 eu­ros. Otras pie­zas sin­gu­la­res de la mues­tra son Sout­hern he­misp­he­re (190.000 eu­ros) y Lets drop it ok?, ta­sa­da en 25.000 eu­ros.

Ron Arad reali­zó sus es­tu­dios en la Aca­de­mia de Ar­te de Je­ru­sa- lén de 1971 a 1973 an­tes de tras­la­dar­se a Lon­dres pa­ra es­tu­diar en la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion School of Ar­chi­tec­tu­re con Pe­ter Cook. Des­pués de li­cen­ciar­se en 1979, tra­ba­jó por un cor­to pe­rio­do de tiem­po en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra an­tes de fun­dar en 1981 su pro­pio es­tu­dio de di­se­ño y pro­duc­ción, One Off, con Ca­ro­li­ne Thor­man y el es­tu­dio Ron Arad de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño en 1989. Ade­más ha si­do pro­fe­sor de Di­se­ño de Pro­duc­to en el Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres de 1998 a 2009.

Sus pri­me­ros di­se­ños de mue­bles, co­mo la si­lla Ro­ver (1981), com­bi­na­ban ma­te­ria­les aso­cia­dos al es­ti­lo High Tech, co­mo por ejem­plo ma­de­ras de an­da­mia­jes con ob­jets trou­vés pa­ra pro­du­cir poé­ti­cas con­fec­cio­nes pos­t­in­dus­tria­les. Sus di­se­ños de ace­ro li­ge­ro de fi­na­les de los ochen­ta, co­mo la se­rie Big easy (1988-1989), eran me­nos im­pro­vi­sa­dos en su cons­truc­ción y uti­li­za­ban téc­ni­cas in­ten­si­vas de mano de obra, por lo que re­sul­ta­ban muy ca­ros de pro- du­cir. De­li­be­ra­da­men­te ale­ja­dos de los ob­je­tos fa­bri­ca­dos en se­rie, sus di­se­ños, con­si­de­ra­dos mue­bles ar­tís­ti­cos, le va­lie­ron la repu­tación in­ter­na­cio­nal con la que cap­tó la aten­ción de los fa­bri­can­tes es­ta­ble­ci­dos.

Aun­que es más co­no­ci­do por sus mue­bles, Arad ha rea­li­za­do im­por­tan­tes pro­yec­tos de in­terio­ris­mo, co­mo el ves­tí­bu­lo de la Ópe­ra de Tel-Aviv en 1990. Du­ran­te esa dé­ca­da, lle­vó a ca­bo al­gu­nos de los di­se­ños co­mer­cia­les más lo­gra­dos, co­mo la es­tan­te­ría Book­worm en 1997, de la que Kar­tell ha pro­du­ci­do más de 1.000 ki­ló­me­tros. Otros pro­yec­tos igual­men­te re­co­no­ci­dos son su si­lla de alu­mi­nio cons­trui­da al va­cío Tom vac o su si­lla Fan­tas­tic plas­tic elas­tic, am­bas rea­li­za­das tam­bién pa­ra Kar­tell en 1998.

La hor­qui­lla de los pre­cios de las obras de Ron Arad que se ex­hi­ben en Ivory­press os­ci­la en­tre 40 y 850.000 eu­ros, lo que da idea de la po­si­ble am­pli­tud de clien­tes del di­se­ña­dor is­rae­lí.

2 ‘LETS DROP IT OK?’. Pre­cio:

25.000 eu­ros

1 ‘BLA­ME THE TOOLS’. Pre­cio:

450.000 eu­ros

4 ‘NO BAD CO­LORS’. Pre­cio:

375.000 eu­ros

3 ‘SOUT­HERN HEMISPHERES’. Pre­cio: 190.000

eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.