LA CRE­CIEN­TE DESIGUALDAD Y SU FU­TU­RO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jo­sep Oli­ver Alon­so Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na

Una ram­pan­te desigualdad en la dis­tri­bu­ción del in­gre­so es­tá emer­gien­do de la cri­sis. Tan­to por­que los más des­fa­vo­re­ci­dos han em­peo­ra­do su si­tua­ción, co­mo por el em­po­bre­ci­mien­to de am­plias ca­pas me­dias, un fe­nó­meno nue­vo. Y da­do que el PIB real ha caí­do mo­de­ra­da­men­te en­tre el 2008 y el 2012 (un 5%), las pér­di­das de es­tos co­lec­ti­vos se true­can en ga­nan­cias de los que se ha­llan en la par­te su­pe­rior de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Lo con­fir­ma la dis­tri­bu­ción de la ren­ta en­tre sa­la­rios y ex­ce­den­te de ex­plo­ta­ción de las em­pre­sas: en el 2012 es­tos úl­ti­mos han vuel­to a re­cu­pe­rar va­lo­res del 45%, des­de el 41% del 2007; tam­bién apun­ta en es­te sen­ti­do la des­truc­ción de ocu­pa­ción que ha afec­ta­do a jó­ve­nes me­no­res de 35 años (un 90% de los 3,9 mi­llo­nes de em­pleos perdidos), los que te­nían sa­la­rios más re­du­ci­dos y que, tras cin­co años de cri­sis, han de­ja­do de per­ci­bir el sub­si­dio de pa­ro; y los au­men­tos de im­pues­tos, que afec­tan es­pe­cial­men­te a los asa­la­ria­dos con in­gre­sos me­dios, o, fi­nal­men­te, los re­cor­tes de gas­to pú­bli­co, que re­du­cen me­ca­nis­mos esen­cia­les de re­dis­tri­bu­ción, co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción.

¿Has­ta qué pun­to es un fe­nó­meno co­yun­tu­ral? La pér­di­da de ca­pa­ci­dad de com­pra en el sa­la­rio me­dio en los EE.UU. des­de los ochen­ta, los es­ta­lli­dos de có­le­ra so­cial en Lon­dres en el 2011 o los pe­rió­di­cos pro­ble­mas de las ban­lieue fran­ce­sas, su­gie­ren que el pro­ce­so al que nos en­fren­ta­mos tie­ne raí­ces pro­fun­das y ra­zo­nes com­ple­jas.

Por ello, eva­luar ade­cua­da­men­te la cre­cien­te desigualdad exi­ge dis­tin­guir tres pla­nos tem­po­ra­les dis­tin­tos, con efec­tos di­fe­ren­cia­dos so­bre la dis­tri­bu­ción de la ren­ta.

Los fac­to­res de fon­do, que ve­nían ope­ran­do des­de los ochen­ta, y que van a con­ti­nuar ha­cién­do­lo las pró­xi­mas dé­ca­das, se re­su­men en el im­pac­to de la glo­ba­li­za­ción y del cam­bio téc­ni­co. En Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña, los efec­tos de la eco­no­mía glo­bal co­men­za­ron a sen­tir­se en los pri­me­ros 2000, cuan­do la des­lo­ca­li­za­ción emer­gió con fuer­za. Es­te pro­ce­so, co­mo des­ta­có Greens­pan en el 2001, im­pli­ca que cer­ca de 1.300 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res se ha­yan in­cor­po- ra­do al mer­ca­do mun­dial, pro­vo­can­do un inevi­ta­ble cho­que de­pre­si­vo en el ni­vel sa­la­rial de los paí­ses avan­za­dos. No eva­luar ade­cua­da­men­te la im­por­tan­cia de es­te as­pec­to es, cier­ta­men­te, un error. Por ejem­plo, los ajus­tes sa­la­ria­les y los au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad que, ha­ce un par de años, se acor­da­ron en Seat o Nis­san, po­co te­nían que ver con la cri­sis fi­nan­cie­ra, y mu­cho con la com­pe­ten­cia mun­dial.

El cam­bio téc­ni­co emer­ge co­mo otro cru­cial as­pec­to, tam­bién de lar­go pla­zo, que afec­ta y afec­ta­rá se­ve­ra­men­te el in­gre­so, en es­pe­cial de las ca­pas me­dias. La evi­den­cia dis­po­ni­ble mues­tra co­mo la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías es­tá des­pla­zan­do ca­pi­tal hu­mano a un rit­mo que la am­plia­ción del mer­ca­do no per­mi­te ab­sor­ber. Y ello por­que el ca­pi­tal por per­so­na ocu­pa­da se ha ele­va­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te, crean­do enor­mes ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad, que de­pri­men la ne­ce­si­dad de mano de obra. Ade­más, la in­cor­po­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da de nue­vas tec­no­lo­gías al ter­cia­rio es­tá seg­men­tan­do su mer­ca­do la­bo­ral, con­cen­tran­do los bue­nos em­pleos en po­cas ma­nos, y re­du­cien­do sa­la­rios y ca­pa­ci­ta­ción en las par­tes ba­jas y me­dias de la pi­rá­mi­de ocu­pa­cio­nal. Los úl­ti­mos aná­li­sis de los cam­bios del mer­ca­do de tra­ba­jo ame­ri­cano mues­tran, con cla­ri­dad, ese pro­ce­so de pér­di­da de em­pleos ter­cia­rios de ca­li­dad, y de ex­pan­sión de aque­llos con me­no­res re­tri­bu­cio­nes, me­nos cua­li­fi­ca­dos, a tiem­po par­cial y más ines­ta­bles.

A es­tos cho­ques, que ope­ra­rán las pró­xi­mas dé­ca­das, se su­man otros, de ca­rác­ter dis­tin­to, en el

La cri­sis ha acen­tua­do la desigualdad, pe­ro los fac­to­res de fon­do son la glo­ba­li­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co

me­dio y en el cor­to pla­zo. La re­de­fi­ni­ción de los sec­to­res pú­bli­cos en Eu­ro­pa y los cam­bios de­mo­grá­fi­cos en cur­so son, pro­ba­ble­men­te, los ele­men­tos más de­ter­mi­nan­tes en el me­dio pla­zo. Las re­for­mas de los sis­te­mas de pen­sio­nes en Eu­ro­pa aler­tan de que el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción ju­bi­la­da, y la re­la­ti­va re­duc­ción de la ac­ti­va, si­túan al sis­te­ma de pen­sio­nes, la sa­ni­dad y otros ser­vi­cios so­cia­les en una di- fí­cil ten­sión. Ello es crí­ti­co por­que una par­te, no me­nor, de la cre­cien­te desigualdad pro­ce­de de la re­duc­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les, a tra­vés de los cua­les se ha ca­na­li­za­da una par­te sus­tan­cial de los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta.

Fi­nal­men­te, la desigualdad se acen­túa por los efec­tos co­yun­tu­ra­les de la cri­sis. Es­tos am­pli­fi­can los an­te­rio­res efec­tos, aun­que son los que po­drán ser co­rre­gi­dos más fá­cil­men­te, una vez el ci­clo eco­nó­mi­co se re­cu­pe­re. Sus efec­tos se vi­sua­li­zan en el ses­go del in­gre­so ha­cia los ex­ce­den­tes em­pre­sa­ria­les; en la pro­pia dis­tri­bu­ción de los sa­la­rios; en la dis­tri­bu­ción del pa­ro y su di­rec­ta re­la­ción con el ni­vel de es­tu­dios; en la cre­cien­te ex­ten­sión del tra­ba­jo a tiem­po par­cial y, ló­gi­ca­men­te, tam­bién en la pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos.

Ade­más, y pa­ra fi­na­li­zar, la desigualdad tie­ne un ele­va­do com­po­nen­te ge­ne­ra­cio­nal: nues­tros hi­jos son más po­bres y con ex- pec­ta­ti­vas fu­tu­ras de au­men­to de la ren­ta peo­res que no­so­tros a su edad. Y los pro­ble­mas men­cio­na­dos no van a ju­gar a su fa­vor en los pró­xi­mos años, co­mo mues­tra pa­ra Gran Bre­ta­ña Da­vid

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes son más po­bres y tie­nen peo­res expectativas de au­men­to de la ren­ta

Wi­lletts en su li­bro The pinch.

Fren­te a es­te com­ple­jo vec­tor de cau­sas ¿hay al­go que po­da­mos ha­cer? Al­gu­nas po­lí­ti­cas se han mos­tra­do sui­ci­das, co­mo las prac­ti­ca­das en Es­ta­dos Uni­dos des­de los ochen­ta, y tam­bién por Es­pa­ña en los 2000, de fo­men­to de la deu­da fa­mi­liar co­mo me­ca­nis­mo de so­por­te del ni­vel de vi­da, tal co­mo ha mos­tra­do Rag­hu­ram Ra­jan en su co­no­ci­do Fault li­nes. La re­la­ción en­tre acu­mu­la­ción de deu­da y cri­sis fi­nan­cie­ra mues­tra los ca­tas­tró­fi­cos erro­res de una fór­mu­la que no ata­ca las raí­ces de la cre­cien­te dis­pa­ri­dad de in­gre­sos.

Fren­te a las ra­zo­nes es­truc­tu­ra­les de es­ta desigualdad al al­za, y su rá­pi­da ex­ten­sión a las ca­pas me­dias, no hay so­lu­cio­nes má­gi­cas. Pe­ro las que exis­ten no di­fie­ren de las tra­di­cio­na­les: au­men­to de la ren­ta y me­jo­ra en su dis­tri­bu­ción. Por tan­to, re­for­mas que in­cre­men­ten la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va del país, y sis­te­ma fis­cal y co­ti­za­cio­nes so­cia­les que per­mi­tan una re­dis­tri­bu­ción so­cial­men­te acep­ta­ble.

En los cin­cuen­ta y se­sen­ta se sen­ta­ron las ba­ses de so­cie­da­des más jus­tas. Aho­ra los re­tos son for­mi­da­bles, pe­ro no veo nin­gu­na ra­zón pa­ra pen­sar que no po­da­mos re­cu­pe­rar un con­sen­so so­cial si­mi­lar al de en­ton­ces. Só­lo hay que te­ner el co­ra­je po­lí­ti­co su­fi­cien­te. Por­que hay que to­car la fis­ca­li­dad, in­clui­das co­ti­za­cio­nes so­cia­les so­bre las má­qui­nas. Y ello due­le.

LLIBERT TEI­XI­DÓ / AR­CHI­VO

La glo­ba­li­za­ción ha pro­vo­ca­do un inevi­ta­ble cho­que de­pre­si­vo en el ni­vel sa­la­rial de los paí­ses avan­za­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.