Cin­co años ver­ti­gi­no­sos

La quie­bra de Leh­man Brot­hers pro­vo­có la Gran Re­ce­sión y una re­cu­pe­ra­ción anémi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

Cin­co años ya des­de que el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta glo­bal ro­zó el co­lap­so por una su­ma de desa­ti­nos que hu­bie­ran po­di­do evi­tar­se y que po­nían en cues­tión ca­si to­dos los pos­tu­la­dos del neo­li­be­ra­lis­mo im­pe­ran­te. Cin­co años en los que los usua­rios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han te­ni­do que apren­der a ma­ne­jar­se con tec­ni­cis­mos co­mo las hi­po­te­cas sub­pri­me y su de­ri­va­da, cas­ti­za y so­be­ra­na, la pri­ma de ries­go, cu­yas os­ci­la­cio­nes se­guían a dia­rio la pren­sa, las ra­dios y las te­le­vi­sio­nes.

Un quin­que­nio en el que Es­pa­ña es­tu­vo al bor­de del res­ca­te, que al fi­nal sor­teó me­dian­te una “lí­nea de cré­di­to” –que ten­drá que de­vol­ver­se– es­pe­cí­fi­ca­men­te de­di­ca­da a sa­near el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol y por va­lor de cien mil mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra sa­near la mis­ma ban­ca que tres años an­tes Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ca­li­fi­ca­ba de la “más sol­ven­te del mun­do”. La mis­ma que in­ven­tó las “par­ti­ci- pa­cio­nes pre­fe­ren­tes” y otras for­mas de “deu­da su­bor­di­na­da”, bor­dean­do el frau­de co­mo ha­bían he­cho en EE.UU., tam­bién con muy es­ca­sas re­per­cu­sio­nes le­ga­les.

Aun­que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se en­tró en re­ce­sión en di­ciem­bre del 2007, la his­to­ria aso­cia­rá la Gran Re­ce­sión 20082009 a la ines­pe­ra­da e inex­pli­ca­da quie­bra del ban­co de ne­go­cios

Sor­pren­de la re­sig­na­ción de los con­tri­bu­yen­tes an­te el res­ca­te pú­bli­co de las en­ti­da­des pri­va­das

Leh­man Brot­hers, el 15 de sep­tiem­bre de ha­ce cin­co años. Pe­se al pié­la­go de in­di­ca­do­res que apun­ta­ban al ago­ta­mien­to de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ro in­mo­bi­lia­ria en Es­ta­dos Uni­dos des­de me­dia­dos del 2006, la eu­fo­ria ge­ne­ra­li­za­da per­mi­tió que el tren si­guie­ra su tra­yec­to has­ta des­ca­rri­lar el 15 de di­ciem­bre. Tras el res­ca­te del ban­co de ne­go­cios Bear Stearns me­ses an­tes ba­jo ins­truc- cio­nes y con cré­di­tos de la Re­ser­va Fe­de­ral, en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros cun­día el con­ven­ci­mien­to de que Leh­man Brot­hers tam­bién era “de­ma­sia­do gran­de pa­ra que­brar”.

Se han es­cri­to de­ce­nas y do­ce­nas de li­bros so­bre es­te mo­men­to cul­mi­nan­te de la cri­sis y lo úni­co que pue­de sa­car­se en cla­ro es que no fue ca­sua­li­dad que el se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Geor­ge Bush, Hank Paul­son, fue­se un an­ti­guo res­pon­sa­ble eje­cu­ti­vo de Gold­man Sachs, sin nin­gún ti­po de sim­pa­tía ha­cia sus an­ti­guos com­pe­ti­do­res de Leh­man Brot­hers. Ber­nan­ke nun­ca con­ven­ció, es­cu­dán­do­se en que la Re­ser­va Fe­de­ral no te­nía po­tes­tad pa­ra in­ter­ve­nir, cuan­do unos me­ses an­tes lo hi­zo pa­ra sal­var a Bear Stearns.

In­me­dia­ta­men­te se desató el pá­ni­co, los mer­ca­dos in­ter­ban­ca­rios de­ja­ron de fun­cio­nar y se pa­ra­li­za­ron los cré­di­tos pa­ra fi­nan­ciar el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal que se con­tra­jo de for­ma más agu­da que la eco­no­mía mun­dial. Co­mo en otras oca­sio­nes en la his­to­ria, fue el sec­tor pú­bli­co quien acu­dió al res­ca­te del sec­tor pri­va- do glo­ri­fi­ca­do en el mun­do oc­ci­den­tal des­de la re­vo­lu­ción neo­li­be­ral ini­cia­da en los años ochen­ta. El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Gor­don Brown, pro­pu­so ga­ran­ti­zar los cré­di­tos de la ban­ca y re­ca­pi­ta­li­zar las en­ti­da­des in­sol­ven­tes. Cu­rio­sa­men­te, las na­cio­na­li­za­cio­nes ban­ca­rias fue­ron sua­ves sin en­trar en la ges­tión y los con­tri­bu­yen­tes asin­tie­ron re­sig­na­dos a es-

En el 2010, el G-7 en­tie­rra a Key­nes, aban­do­na las po­lí­ti­cas fis­ca­les ex­pan­si­vas y abra­za la aus­te­ri­dad

ta so­cia­li­za­ción de pér­di­das con pri­va­ti­za­ción de las de­ci­sio­nes.

Ti­ran­do del ma­nual de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, los res­pon­sa­bles des­en­te­rra­ron a Key­nes y acor­da­ron rea­li­zar pla­nes de es­tí­mu­lo de la de­man­da si­mul­tá­neos. De es­ta for­ma se pa­ró el des­cen­so a los in­fier­nos y a fi­na­les del 2009 las eco­no­mías em­pe­za­ban a re­bo­tar. Fue en­ton­ces cuan­do es­ta­lló la bom­ba grie­ga en for­ma de un dé- fi­cit pú­bli­co del 12,7%, más del do­ble de lo pre­vis­to. La cri­sis de des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro cru­za­ba el océano pa­ra cen­tra­se en las deu­das so­be­ra­nas de los paí­ses más en­deu­da­dos. Así, una cri­sis de so­bre­en­deu­da­mien­to pri­va­do mu­ta­ba en una cri­sis tra­di­cio­nal de en­deu­da­mien­to pú­bli­co, en­deu­da­mien­to dis­pa­ra­do por el cos­te de la cri­sis fi­nan­cie­ra y por los efec­tos de la Gran Re­ce­sión.

La ges­tión eu­ro­pea de la cri­sis so­be­ra­na de­ri­vó muy pron­to en un fo­lle­tín de cumbres his­tó­ri­cas en las que se “sal­va­ba al eu­ro” has­ta la si­guien­te cri­sis. Peor aún, des­de el pun­to de vis­ta ma­cro­eco­nó­mi­co, Key­nes fue en­te­rra­do y el neo­li­be­ra­lis­mo vol­vió con más fuer­za. Así se pa­só a im­po­ner po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad fis­cal si­mul­tá­neas en la zo­na eu­ro. Y la con­se­cuen­cia fue que los di­ri­gen­tes de la unión mo­ne­ta­ria eu­ro­pea pro­vo­ca­ron una se­gun­da re­ce­sión que re­sul­tó ser, con un año y me­dio, la más lar­ga des­de su crea­ción en enero de 1999. Es­ta­dos Uni­dos, con un ban­co cen­tral ca­paz de fi­nan­ciar al Te­so­ro, ha evi­ta­do una re­caí­da en la re­ce­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.