“Las lec­cio­nes no se han apren­di­do”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“Es­ta cri­sis ha te­ni­do y va a te­ner me­nos re­per­cu­sio­nes que la de los años trein­ta, por­que na­die se atre­ve a cues­tio­nar el mo­de­lo eco­nó­mi­co desa­rro­lla­do por Rea­gan y That­cher –di­ce John Gie­ve, ex­vi­ce­go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra–. La glo­ba­li­za­ción si­gue avan­zan­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad, y la in­te­gra­ción de la eco­no­mía glo­bal con­ti­núa”. John Var­ley, de Bar­clays, des­ta­ca que los ban­cos po­nen más én­fa­sis en los bie­nes y el ca­pi­tal que se pue­de ven­der fá­cil­men­te pa­ra ad­qui­rir li­qui­dez. El po­li­tó­lo­go Niall Fer­gu­son con­si­de­ra que Leh­man Brot­hers te­nía que mo­rir pa­ra que el res­to de ban­cos to­ma­ran no­ta y se pu­sie­ran las pi­las. Alis­tair Mil­ne, de la Cass Bu­si­ness School, con­si­de­ra que el sis­te­ma es­tá de­ma­sia­do in­ter­co­nec­ta­do y pro­nos­ti­ca 25 años de es­tan­ca­mien­to, y un cre­cien­te des­equi­li­brio en­tre los paí­ses pro­duc­ti­vos y los que tie­nen eco­no­mías ba­sa­das en la es­pe­cu­la­ción y de­pen­dien­tes en ex­ce­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Otros ana­lis­tas ven los gér­me­nes de una nue­va bur­bu­ja, con el in­cre­men­to de los pre­cios de la vi­vien­da y las ven­tas de co­ches en Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña. “La cri­sis pro­vo­ca­da por Leh­man Brot­hers fue el pri­mer exa­men del sis­te­ma fi­nan­cie­ro en la era de la glo­ba­li­za­ción, pe­ro me te­mo que las lec­cio­nes se van a ol­vi­dar fá­cil­men­te –di­ce Jim O’Neill, ana­lis­ta de Gold­man Sachs–. En esen­cia, lo que era un pro­ble­ma de deu­da pri­va­da se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de deu­da pú­bli­ca, pa­ra que la re­ce­sión no se tra­duz­ca en de­pre­sión”. Ca­da bri­tá­ni­co es­tá pa­gan­do ca­si 1.500 eu­ros anua­les pa­ra el res­ca­te de los ban­cos. tan­do. Es lo que es­tá ocu­rrien­do, el pro­ce­so no ha aca­ba­do ni mu­cho me­nos”.

En opi­nión de mu­chos eco­no­mis­tas de la City el efec­to pop­corn si­gue su cur­so, a pe­sar de que la pri­ma de ries­go ha­ya ba­ja­do y los mer­ca­dos atra­vie­sen una épo­ca de cal­ma chi­cha an­te las pro­me­sas de Ma­rio Drag­hi de que “se ha­rá lo que se ten­ga que ha­cer” pa­ra sal­var el eu­ro. Los ban­cos y com­pa­ñías de in­ver­sión si­guen adic­tos al jue­go en el gran ca­sino del ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je, en vis­ta de que los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios son mu­cho más al­tos que los pre­vi­si­bles cas­ti­gos si las co­sas sa­len mal.

Ca­da vez sur­gen más vo­ces que pi­den la frag­men­ta­ción de los ban­cos, pa­ra que re­sul­ten go­ber­na­bles. En la his­to­ria ha ha­bi­do pre­ce­den­tes de gran­des com­pa­ñías des­cuar­ti­za­das por de­cre­to ley en aras de la com­pe­ten­cia, co­mo fue el ca­so de Stan­dard Oil en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro eran otros tiem­pos. En la In­gla­te­rra de hoy en día, a Da­vid Ca­me­ron (he­re­de­ro de las doc­tri­nas neo­con­ser­va­do­ras de That­cher y Rea­gan) ni se le pa­sa por la ca­be­za lle­var las ti­je­ras a la City. To­do

Los ban­cos vuel­ven a ga­nar di­ne­ro, pe­ro mu­chos ana­lis­tas creen que son muy gran­des y de­ben frag­men­tar­se

lo con­tra­rio, su ob­se­sión es sim­ple: pre­ser­var los pri­vi­le­gios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro bri­tá­ni­co e im­pe­dir que sean re­cor­ta­dos por Bru­se­las.

Los ban­cos bri­tá­ni­cos ga­nan otra vez di­ne­ro, tie­nen los ba­lan­ces más sa­nea­dos y más ca­pi­tal pa­ra afron­tar po­si­bles pér­di­das, no pres­tan ni que los ma­ten (con­se­guir la apro­ba­ción de la pri­me­ra hi­po­te­ca es ca­si im­po­si­ble), asu­men me­nos ries­gos… Pe­que­ñas co­sas han cam­bia­do, co­mo el he­cho de que el Ban­co de In­gla­te­rra se ha­ya he­cho car­go de al­gu­nas de las ta­reas re­gu­la­do­res que co­rres­pon­dían a la FSA (Au­to­ri­dad de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros), pe­ro el mo­de­lo de ne­go­cio (de­ri­va­dos, ne­go­cio de di­vi­sas, ac­cio­nes y obli­ga­cio­nes, ase­so­ra­mien­to de in­ver­so­res…) si­gue sien­do exac­ta­men­te el mis­mo que an­tes del co­lap­so de Leh­man Brot­hers. La vie­ja he­ge­mo­nía ha sa­li­do en to­do ca­so re­for­za­da. En la ban­ca co­mer­cial exis­te una ex­ce­si­va concentración, y la ban­ca de in­ver­sión es un oli­go­po­lio. El ca­pi­tal es­tá en las mis­mas ma­nos, ha­cien­do las mis­mas co­sas pe­ro con ma­yor pru­den­cia. La City ha re­gre­sa­do a los ochen­ta.

XA­VIER CERVERA

La City lon­di­nen­se no ha cam­bia­do y sus ban­cos vuel­ven a pa­gar ge­ne­ro­sas pri­mas a sus eje­cu­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.