En­can­ta­da de mi­rar a otro la­do

Eu­ro­pa res­pi­ra ali­via­da por­que, al fin, el fo­co de preo­cu­pa­ción son los emer­gen­tes y no ella

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Beatriz Na­va­rro Bru­se­las. Co­rres­pon­sal

Si los te­mas de dis­cu­sión del G-20 pue­den to­mar­se co­mo ter­mó­me­tro de las in­quie­tu­des eco­nó­mi­cas del pla­ne­ta, es­te año pue­de de­cir­se que no se te­me por Eu­ro­pa. ¡Al fin!, ex­cla­man en Bru­se­las, aun­que el nue­vo des­tino de las mi­ra­das in­ter­na­cio­na­les –los paí­ses emer­gen­tes– pue­de com­pro­me­ter su pre­ca­ria re­cu­pe­ra­ción.

“Por pri­me­ra vez en los úl­ti­mos años la UE no re­ci­bió con­se­jos so­bre có­mo su­pe­rar su cri­sis eco­nó­mi­ca”, se fe­li­ci­ta­ba es­ta se­ma­na Jo­sé Ma­nuel Du­rão Ba­rro­so, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, a la vuel­ta de la ci­ta del G-20 en San Pe­ters­bur­go. “No re­ci­bi­mos nin­gún con­se­jo sino ala­ban­zas por nues­tra de­ter­mi­na­ción”, ce­le­bró Ba­rro­so an­te la Eu­ro­cá­ma­ra.

La mis­ma ac­ti­tud de ali­vio por que el mun­do mi­re a otro la­do se ob­ser­va tam­bién a es­ca­la na­cio­nal. El pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, no pier­de opor­tu­ni­dad de re­cor­dar que en las reunio­nes in­ter­na­cio­na­les ya na­die le pre­gun­ta por la po­si­bi­li­dad de que Es­pa­ña sea res­ca­ta­da... Ha­ce un año, se­me­jan­te desen­la­ce se da­ba por inevi­ta­ble, y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía in­clu­so tan­teó a sus so­cios eu­ro­peos so­bre qué con­di­cio­nes le pon­drían.

¿Sig­ni­fi­ca es­to que Eu­ro­pa, Es­pa­ña, es­tán mu­cho me­jor aho­ra que ha­ce un año, que se es­tá fue­ra de pe­li­gro o que ha su­pe­ra­do el ba­ta­ca­zo que su­pu­so ha­ce cin­co años la quie­bra del ban­co de in­ver­sio­nes Leh­man Brot­hers? No exac­ta­men­te...

Cuan­do la cri­sis fi­nan­cie­ra cru­zó el Atlán­ti­co, el 15 de sep­tiem­bre del 2008, se to­pó con una unión mo­ne­ta­ria lle­na de vul­ne­ra­bi­li­da­des ocul­tas, anes­te­sia­das du­ran­te una dé­ca­da por el ge­ne­ro­so flu­jo del cré­di­to. La cri­sis, re­cuer­da Olli Rehn, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, “no fue un ac­to de Dios”, sino la con­se­cuen­cia de “pro­ble­mas ig­no­ra­dos du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po”.

El es­la­bón dé­bil de la zo­na eu­ro, Gre­cia, fue in­ca­paz de man­te­ner por más tiem­po sus en­ga­ños es­ta­dís­ti­cos. El do­mi­nó de la cri­sis se ha co­bra­do más fi­chas: Ir­lan­da, Por­tu­gal, la ban­ca es­pa­ño­la, Chi­pre y, “se­rá

ALES­SIA PIERDOMENICO / BLOOM­BERG

La cri­sis, re­cuer­da Olli Rehn, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, fue la con­se­cuen­cia de “pro­ble­mas ig­no­ra­dos du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.