Rehn: re­for­mas ‘a la fran­ce­sa’

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

¿Se­ñor Rehn, qué le pa­re­ce la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes pre­sen­ta­da por el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de? “Di­ga­mos que es una re­for­ma eco­nó­mi­ca a la fran­ce­sa”, res­pon­dió con in­di­si­mu­la­da ma­li­cia el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en una en­tre­vis­ta con La Van­guar­dia, Le Fi­ga­ro y Av­ve­ni­re que apro­ve­chó pa­ra lan­zar un men­sa­je de du­re­za más al Go­bierno fran­cés por su ti­mi­dez a la ho­ra de adop­tar re­for­mas y re­sol­ver los pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad de su eco­no­mía.

El en­fren­ta­mien­to en­tre Bru­se­las y Pa­rís ha si­do cons­tan­te des­de que Ho­llan­de se pu­so al fren­te del Elí­seo, con nu­me­ro­sos me- dios aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les eu­ro­peos em­pe­ña­dos en se­ña­lar a Fran­cia co­mo el si­guien­te gran pro­ble­ma de la eu­ro­zo­na. Es­te ve­rano Rehn afir­mó que los im­pues­tos en Fran­cia han lle­ga­do a “un te­cho fa­tal”.

“Las más­ca­ras de la aus­te­ri­dad han caí­do”, co­men­ta en su blog el No­bel de Eco­no­mía Paul Krugman, te­naz azo­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca im­pul­sa­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que ve un cla­ro ses­go ideo­ló­gi­co en las di­rec­tri­ces de Bru­se­las al Go­bierno so­cia­lis­ta fran­cés. “Nun­ca se tra­tó de alen­tar po­lí­ti­cas de dis­ci­pli­na fis­cal sino de exa­ge­rar los pe­li­gros del en­deu­da­mien­to pa­ra des­man­te­lar el Es­ta­do de bie­nes­tar”, apun­ta Krugman. di­fí­cil de evi­tar”, que tam­bién cai­ga Es­lo­ve­nia, ad­mi­ten fuen­tes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

La ho­ja de ser­vi­cios de la zo­na eu­ro en su ges­tión de la cri­sis tie­ne más lu­ces que som­bras. La fac­tu­ra to­tal se des­co­no­ce. Se ad­mi­te aho­ra que Gre­cia ne­ce­si­ta­rá un ter­cer plan de res­ca­te (y un miem­bro del Ban­co Cen­tral Eu­ro­pea ha re­co­no­ci­do que hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra que qui­zás ha­ya tam­bién un cuar­to).

Chi­pre sa­lió mal­pa­ra­da del crac ban­ca­rio y la con­si­guien­te ope­ra­ción de res­ca­te. Sus eu­ros es­tán so­me­ti­dos a un co­rra­li­to que no se sa­be có­mo ni cuán­do le­van­tar, y mi­les de de­po­si­tan­tes, eu­ro­peos y no eu­ro­peos, han su­fri­do qui­tas en sus aho­rros.

Los pro­ble­mas no son só­lo fi­nan­cie­ros. La eco­no­mía real si­gue sin re­cu­pe­rar­se. La zo­na eu­ro no ha vuel­to aún a los ni­ve­les de PIB pre­vios al es­ta­lli­do de la cri­sis, co­mo sí ha he­cho Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras al otro la­do del Atlán­ti­co la eco­no­mía le­van­ta­ba la ca­be­za, en el 2010 la zo­na eu­ro se su­mer­gió en una se­gun­da re­ce­sión de la que aca­ba de sa­lir en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año. Hay elec­cio­nes eu­ro­peas en ma­yo y los go­bier­nos, ne­ce­si­ta­dos de bue­nas no­ti­cias, se afe­rran a es­te da­to co­mo a un cla­vo ar­dien­do y lan­zan el men­sa­je de que el fi­nal de la cri­sis es­tá pró­xi­mo.

Al mis­mo tiem­po, sot­to­vo­ce, se ad­mi­te que los ci­mien­tos de la re­cu­pe­ra­ción son vul­ne­ra­bles a cual­quier ac­ci­den­te po­lí­ti­co (una nue­va cri­sis de Go­bierno en Ita­lia o en Gre­cia) o eco­nó­mi­co (un sus­to en los paí­ses emer­gen­tes). “No hay que con­fiar­se”, ad­mi­ten fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pre­gun­ta­das so­bre la me­jo­ra de la pri­ma de ries­go de Es­pa­ña.

Del ti­rón de Chi­na, Bra­sil, In­dia, Ru­sia, en­tre otros, de­pen­den bue­na par­te de las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas. “Ale­ma­nia y otras eco­no­mías lo no­ta­rían, si hay una ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to en los paí­ses emer­gen­tes”, se­ña­la Olli Rehn. Por eso, aun­que la zo­na eu­ro es­té en­can­ta­da de que el mun­do mi­re a otro si­tio, cual­quier ac­ci­den­te pue­de ha­cer sal­tar por los ai­res el en­tra­ma­do im­pro­vi­sa­do pa­ra ha­cer fren­te a una cri­sis fi­nan­cie­ra que lle­gó de le­jos pe­ro se to­pó con un te­rreno abo­na­do pa­ra cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.