LU­CES Y SOM­BRAS DE LA BAN­CA ES­PA­ÑO­LA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La quie­bra del ban­co de in­ver­sio­nes Leh­man (15 de sep­tiem­bre del 2008) fue el ini­cio de los pro­fun­dos cam­bios de la ban­ca es­pa­ño­la de los úl­ti­mos cin­co años y su im­pac­to no pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do. En reali­dad, la Gran Cri­sis em­pe­zó en EE.UU. el 7 de agos­to del 2007, pe­ro no nos di­mos cuen­ta de que avan­zá­ba­mos ha­cia un pro­fun­do abis­mo has­ta el día des­pués de esa quie­bra. To­da­vía se creía en una fra­se la­men­ta­ble: “De­ma­sia­do gran­de pa­ra que­brar”. Eran los tiem­pos del uno-cua­tro-cin­co. To­ma aho­rros al 1%, prés­ta­los al 4% y a las cin­co em­pie­za la par­ti­da de golf. Lue­go com­pro­ba­mos que nin­gu­na com­pa­ñía es in­mu­ne al fra­ca­so si la ges­tión es des­afor­tu­na­da. Un ban­co va­le por lo que tie­ne en el activo del ba­lan­ce, y no por sus edi­fi­cios.

En la me­mo­ria no se re­cuer­dan los días, sino los ins­tan­tes. Y en una ra­dio de Bar­ce­lo­na pu­di­mos es­cu­char: “La bol­sa es­pa­ño­la se es­tá hun­dien­do”. Y así fue. Pe­ro la bol­sa no ce­rró an­te la cri­sis de Leh­man y si­guió dan­do li­qui­dez a quie­nes ne­ce­si­ta­ban ven­der y re­cu­pe­rar fon­dos. La Se­gu­ri­dad So­cial te­nía en bol­sa al­gu­nos ex­ce­den­tes de las pen­sio­nes de los ju­bi­la­dos, pe­ro con pru­den­cia es­pe­ró una me­jor oca­sión pa­ra ven­der. Y no se per­dió ni un cén­ti­mo del de­no­mi­na­do Fon­do

Los ban­cos es­pa­ño­les co­ti­zan en bol­sa a pre­cios muy por de­ba­jo de su va­lor real o en li­bros

de Ga­ran­tía de los ju­bi­la­dos.

Des­de en­ton­ces, la ban­ca es­pa­ño­la ya no es lo que era. Tie­ne aho­ra al­gu­nas lu­ces y mu­chas som­bras. Una se­ma­na des­pués de la quie­bra de Leh­man, el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, en un ho­tel de Nue­va York, di­jo a las ma­yo­res em­pre­sas ame­ri­ca­nas que Es­pa­ña qui­zás te­nía el sis­te­ma fi­nan­cie­ro más só­li­do del mun­do. Y en cin­co años des­cu­bri­mos, co­mo di­jo el di­rec­tor de mer­ca­do de ca­pi­ta­les del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, que mu­chos ban­cos eu­ro­peos –y tam­bién al­gu­nos ban­cos es­pa­ño­les– te­nían ca­dá­ve­res en el ar­ma­rio.

En­ton­ces se to­ma­ron las me­di­das pro­pias de una si­tua­ción de emer­gen­cia mun­dial. To­dos los gran­des ban­cos cen­tra­les in­yec­ta­ron li­qui­dez pa­ra evi­tar quie­bras en ca­de­na, de un país a otro. El más efec­ti­vo fue pre­ci­sa­men­te el que no su­po ver el des­ca­la­bro que nos ve­nía en­ci­ma, la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) o ban­co emi­sor de EE.UU., y, con­tra su re­gla­men­to, em­pe­zó a des­con­tar los pa­ga­rés de em­pre­sa has­ta que no hu­bo nin­gún ten­de­ro o ta­ller de la es­qui­na que no tu­vie­ra di­ne­ro en efec­ti­vo pa­ra pa­gar las nó­mi­nas.

En Es­pa­ña no lo pu­di­mos ha­cer. El cré­di­to del Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial pa­ra las py­mes ape­nas fue una go­ta en el mar. Los ban­cos de­ja­ron de con­fiar los unos en los otros y se con­ge­ló el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, es de­cir, el mer­ca­do al por ma­yor o in­ter- ban­ca­rio, en el que se co­lo­can gran­des de­pó­si­tos y se to­ma pres­ta­do cuan­do un ban­co ne­ce­si­ta li­qui­dez. En el ma­yor in­ter­ban­ca­rio del mun­do, la City de Lon­dres, los ban­cos es­pa­ño­les y el res­to de los eu­ro­peos de­ja­ron de te­ner cré­di­to. ¿Qué es­con­dían en sus ba­lan­ces, ba­jo sie­te lla­ves, se pre­gun­ta­ban en Lon­dres? Me­jor

El res­ca­te ban­ca­rio y los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios han per­mi­ti­do la re­la­ja­ción de la pri­ma de ries­go

no pres­tar­les. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) no po­día ha­cer­lo y a par­tir del 2010 tu­vo que ha­cer fren­te al res­ca­te de paí­ses en­te­ros de la pe­ri­fe­ria de Eu­ro­pa, que no es ne­ce­sa­rio de­ta­llar. No es un ban­co de úl­ti­mo re­cur­so, co­mo la Fed. Y la quie­bra de Leh­man le lle­gó tam­bién por sor­pre­sa.

Los ban­cos es­pa­ño­les de­ja­ron de des­con­tar o an­ti­ci­par di­ne­ro a las py­mes que te­nían pa­ga­rés. Tu­vie­ron que es­tar al qui­te de los im­pa­ga­dos de los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios que ha­bían crea­do la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Les su­ce­dió lo que po­dría ocu­rrir si Mer­ca­bar­na o Mer­co­llei­da ce­rra­ran por fal­ta de su­mi­nis­tros. Des­abas­te­ci­mien­to ab­so­lu­to.

¿Ha­cia dón­de avan­za nues­tra ban­ca? Las bue­nas no­ti­cias se pre­sen­tan en dos di­rec­cio­nes. Des­de la pers­pec­ti­va de los clien­tes, la ban­ca no na­cio­na­li­za­da ha pa­sa­do las prue­bas más exi­gen­tes de la Agen­cia Ban­ca­ria Eu­ro­pea, se ha ca­pi­ta­li­za­do y ga­na múscu­lo pa­ra ser in­ter­na­cio­nal. Pe­ro ha de re­cu­pe­rar la con­fian­za de los clien­tes, por­que aun­que no tie­nen na­da que ver con las emi­sio­nes de los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que con­du­je­ron a la rui­na a mu­chos de los que con­fia­ron sus aho­rros a los ban­cos na­cio­na­li­za­dos, la des­con­fian­za con­ta­gió a to­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Es una cues­tión de go­ber­nan­za y exi­ge una nue­va éti­ca. Pe­ro una nue­va for­ma de tra­tar a los usua­rios de sus ser­vi­cios pue­de pro­pi­ciar lo que nun­ca de­be­rían ha­ber arries­ga­do: los in­gre­sos por ope­ra­cio­nes re­cu­rren­tes; una me­nor de­pen­den­cia del mar­gen de in­tere­ses y, en for­ma cre­cien­te, la me­jo­ra de las co­mi­sio­nes por ser­vi­cios. Las ofi­ci­nas de te­jas y la­dri­llos pue­den ser sus­ti­tui­das por el mo­de­lo ale­mán, ba­sa­do en pla­ta­for­mas informáticas que per­mi­ten me­jo­rar la ra­tio de efi­cien­cia. Es de­cir, cuán­to de­be gas­tar un ban­co pa­ra ob­te­ner un eu­ro de in­tere­ses ne­tos más co­mi­sio­nes tam­bién ne­tas.

Gra­cias a per­te­ne­cer a la zo­na eu­ro, nues­tros ban­cos pu­die­ron apro­ve­char las lí­neas de cré­di­to del BCE a tres años y ba­jos ti­pos de in­te­rés. Fue­ron cien­tos de mi­les de mi­llo­nes. Po­co lle­gó a las py­mes y de­ma­sia­dos fon­dos se em­plea­ron en la com­pra de deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la. La ma­yor par­te de esa fi­nan­cia­ción se de­vol­vió al BCE y el res­ca­te ban­ca­rio, jun­to con los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios, hi­cie­ron po­si­ble que el día on­ce de es­te mes la pri­ma de ries­go so­bre la deu­da pú­bli­ca ale­ma­na a diez años que­da­ra por de­ba­jo de la de Ita­lia y la bol­sa al­can­za­ra un má­xi­mo anual. No to­do se de­be al Go­bierno. Los gran­des fon­dos de in­ver­sión de EE.UU. es­tán inun­dan­do Eu­ro­pa, an­ti­ci­pán­do­se a una po­si­ble re­cu­pe­ra­ción.

Pa­ra con­cluir, lo esen­cial es que los ban­cos es­pa­ño­les co­ti­zan a pre­cios muy por de­ba­jo de su va­lor real o en li­bros. Son una opor­tu­ni­dad pa­ra los que aban­do­nan los mer­ca­dos emer­gen­tes y apues­tan por la zo­na eu­ro, don­de ya no im­por­ta tan­to el país co­mo el sec­tor en el que se va in­ver­tir. Pe­ro una co­sa es in­ver­tir en un ban­co de Mó­na­co, que a pe­sar de te­ner el eu­ro no cuen­ta con las lí­neas de cré­di­to del BCE, y otra muy dis­tin­ta ha­cer­lo en ac­cio­nes de un ban­co es­pa­ñol.

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE / BLOOM­BERG

El Ban­co EVO (CNG) ha si­do el pri­me­ro en ser ven­di­do por el FROB a un fon­do es­pe­cu­la­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.