LO QUE LEH­MAN BROT­HERS ES­CON­DE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Los aniver­sa­rios de so­na­das ca­tás­tro­fes, en­tre ellas las fi­nan­cie­ras, sue­len dar lu­gar a aná­li­sis del ti­po ¿qué he­mos apren­di­do? El lla­ma­do even­to Leh­man se re­cuer­da es­tos días co­mo la su­ce­sión de di­fe­ren­tes ten­sio­nes so­bre có­mo re­sol­ver un tre­men­do agu­je­ro fi­nan­cie­ro en sep­tiem­bre del 2008 que die­ron lu­gar, el día 15 de ese mes, a la caí­da del co­no­ci­do ban­co de in­ver­sión.

El tiem­po no ha bo­rra­do los vien­tos de es­te su­ce­so, en una re­so­lu­ción por par­te de las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas que se re­cuer­da co­mo uno de los ma­yo­res erro­res que pre­ci­pi­tó la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. No es­tá de más, en to­do ca­so, ha­cer no­tar que con la caí­da de Leh­man Brot­hers o sin ella, el pro­ble­ma ya es­ta­ba ahí y no era otro que una enor­me (aun­que opa­ca) trans­fe­ren­cia de ries­go (sin di­ver­si­fi­ca­ción), un cú­mu­lo de pro­duc­tos sin va­lor aña­di­do cu­yo des­afor­tu­na­do, in­jus­to y tris­te res­pal­do fue el bol­si­llo de mu­chos aho­rra­do­res y la ge­ne­ra­ción de un pá­ni­co con­si­de­ra­ble en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les.

Las lec­cio­nes de es­te even­to per­du­ra­rán años pe­ro tal vez exis­ta una des­me­di­da aten­ción so­bre Leh­man, co­mo su­ce­so par­ti­cu­lar, que es­con­de otras mu­chas cues­tio­nes de gran im­por­tan­cia pa­ra en­ten­der la cri­sis. En par­ti­cu­lar, en mi opi­nión, des­ta­can dos gran­des lec­cio­nes, así co­mo una lec­tu­ra pro­pia pa­ra Es­pa­ña.

La pri­me­ra lec­ción es la pe­li­gro­sa pe­ro apa­ren­te­men­te inexo­ra­ble ca­pa­ci­dad de ol­vi­dar el en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal in­ter­na­cio­nal que su­pues­ta­men­te ha de ve­lar por la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Un ejem­plo de es­ta am­ne­sia se­lec­ti­va e in­quie­tan­te son aque­llas gran­des reunio­nes del G-20 ce­le­bra­das en el 2008 y en el 2009, di­se­ña­das co­mo el gran mar­co en el que ha­brían de es­ta­ble­cer­se los prin­ci­pios pa­ra una nue­va ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra mun­dial más se­gu­ra, más jus­ta y más ra­cio­nal. Lo me­jor que se hi­zo en aquel mo­men­to fue iden­ti­fi­car los pro­ble­mas, pe­ro las so­lu­cio­nes no han lle­ga­do de un mo­do sa­tis­fac­to­rio.

En de­ma­sia­dos ca­sos, ha ha­bi­do re­so­lu­cio­nes uni­la­te­ra­les en EE.UU., Eu­ro­pa (con di­vi­sio­nes, ade­más, en­tre los es­ta­dos miem­bros), el Reino Uni­do y otras ju­ris­dic­cio­nes des­ta­ca­das. Ca­da cual ha tra­ta­do de afi­nar sus ins­tru­men­tos, pe­ro no es­tá na­da cla­ro que las dis­tin­tas or­ques­tas pue­dan to­car en la mis­ma cla­ve. Es­to im­pli­ca el ries­go de desafinar si to­das se vie­ran en el es­ce­na­rio de vol­ver a ac- tuar pa­ra ata­jar pro­ce­sos de ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Y ya se sa­be, al fi­nal la mú­si­ca pa­ra y só­lo que­da el si­len­cio y el pe­sar.

En el ori­gen más os­cu­ro de la cri­sis es­tá aquel en­tra­ma­do de pro­duc­tos es­truc­tu­ra­dos que se

Las en­ti­da­des que de­ben ve­lar por la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra tie­nen una inexo­ra­ble ca­pa­ci­dad de ol­vi­dar

mon­ta­ron pre­ci­sa­men­te so­bre cré­di­tos de ele­va­do ries­go. Pro­duc­tos que se comercializaron en mer­ca­dos de de­ri­va­dos no ofi­cia­les, bas­tan­te opa­cos. Pues bien, pre­ci­sa­men­te aho­ra, echan­do la vis­ta atrás, nos da­mos cuen- ta de que aun­que ha ha­bi­do es­fuer­zos im­por­tan­tes por con­tro­lar el ries­go y la es­pe­cu­la­ción re­la­ti­vos a los de­ri­va­dos, bue­na par­te de es­tos mer­ca­dos no tie­ne aún la su­fi­cien­te trans­pa­ren­cia y no es­tá cla­ro que si sur­gen nue­vos pro­duc­tos de du­do­so va­lor aña­di­do, es­tos que­den so­me­ti­dos al con­trol de los me­ca­nis­mos que se han crea­do. Mu­chos agu­je­ros por cu­brir, al fin y al ca­bo.

De la fal­ta de cohe­sión, pro­fun­di­dad y cons­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal se de­ri­va, por lo tan­to, que la ban­ca en la som­bra si­gue sien­do una ame­na­za. Y así, ade­más, lo con­si­de­ran la ma­yor par­te de los in­for­mes téc­ni­cos re­cien­tes que ana­li­zan es­ta cues­tión, an­te la efe­mé­ri­de de Leh­man.

La se­gun­da lec­ción se re­fie­re a có­mo es­tá cam­bian­do la re­gu­la­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Las nor­mas de sol­ven­cia, li­qui­dez y apa­lan­ca­mien­to del lla­ma­do acuer­do de Ba­si­lea III son el prin­ci­pal ejem­plo. Lo que se pre­ten­de con es­ta nue­va nor­ma­ti­va es lo­grar te­ner en­ti­da­des fi­nan­cie­ras más se­gu­ras. Es im­por­tan-

En su afán por ata­jar el ries­go, Ba­si­lea III no fa­vo­re­ce que los ban­cos den cré­di­to a las py­mes

te y ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que Ba­si­lea III iden­ti­fi­ca y, en par­te, ata­ja, fuen­tes de ries­go que has­ta aho­ra no ha­bían si­do con­si­de­ra­das. En to­do ca­so, tam­bién pre­sen­ta de­fec­tos, en par­te por­que en va­rias dis­po­si­cio­nes se tra­ta de co­rre­gir el ries­go de for­ma de­ma­sia­do pla­na, sin ma­ti­ces, con ex­ce­si­vos re­que­ri­mien­tos pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras afec­ta­das que re­du­cen, tal vez en de­ma­sía, su mar­gen de ma­nio­bra. En es­te sen­ti­do, por ejem­plo, Ba­si­lea III –sal­vo en­mien­das im­pro­ba­bles– no pa­re­ce que va­ya a fa­vo­re­cer, pre­ci­sa­men­te, el cré­di­to a pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas y, en ge­ne­ral, ten­drá un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo so­bre la pro­vi­sión de fi­nan­cia­ción a la eco­no­mía real. En es­te sen­ti­do, aun­que es cier­to que es pre­ci­so pre­ve­nir, el re­me­dio no pue­de ser peor que la en­fer­me­dad.

Com­bi­nan­do las dos lec­cio­nes se­ña­la­das, uno se da cuen­ta de que Leh­man ha ser­vi­do más pa­ra tra­tar de pre­ve­nir en ori­gen (el cré­di­to) lo que aún so­mos en bue­na me­di­da in­ca­pa­ces de co­rre­gir en pro­ce­so (la es­pe­cu­la­ción des­afo­ra­da con ese cré­di­to). Por lo tan­to, el víncu­lo en­tre eco­no­mía fi­nan­cie­ra y eco­no­mía real si­gue sien­do el per­de­dor de la ba­ta­lla.

Cu­rio­sa­men­te, el even­to Leh­man no tu­vo una apa­ren­te re­la­ción di­rec­ta con lo que des­pués ocu­rrió en Es­pa­ña, pe­ro de­ja tam­bién al­gu­nas lec­cio­nes im­por­tan­tes pa­ra nues­tro país. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras –es jus­to de­cir­lo, por el pa­pel pre­ven­ti­vo del Ban­co de Es­pa­ña y por su pro­pia vo­lun­tad– se vie­ron es­ca­sa­men­te afec­ta­das por esos pro­duc­tos es­truc­tu­ra­dos que se de­ri­va­ron de Leh­man. Pe­ro de to­dos es co­no­ci­do que el apa­lan­ca­mien­to en el sec­tor de la cons­truc­ción y pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria fue bru­tal.

Lo que sí de­bi­mos apren­der de Leh­man es que hay que reac­cio­nar rá­pi­do (en Es­pa­ña se tar­dó en to­mar de­ci­sio­nes) pa­ra co­rre­gir las cri­sis fi­nan­cie­ras. Nos fal­tó re­co­no­ci­mien­to y ac­ción tem­pra­na (las fa­mo­sas prompt-co­rrec­ti­ve ac­tions). En to­do ca­so, fi­nal­men­te se ini­ció un pro­ce­so or­de­na­do (con res­ca­te ban­ca­rio eu­ro­peo in­clui­do) y, po­co a po­co, es pal­pa­ble la re­ge­ne­ra­ción de la es­ta­bi­li­dad y la con­fian­za in­ter­na­cio­nal en nues­tras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. En par­te, tam­bién por­que, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, si­gue ha­bien­do du­das so­bre la ver­da­de­ra sa­lud del sec­tor ban­ca­rio en mu­chos paí­ses de nues­tro en­torno. Un ca­pí­tu­lo os­cu­ro al que Eu­ro­pa de­be­rá ha­cer fren­te con las pró­xi­mas prue­bas de sol­ven­cia que aco­me­te­rá el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

En de­fi­ni­ti­va, la lec­ción pa­ra Es­pa­ña es que no pue­de ha­blar­se de cin­co años des­pués del even­to Leh­man –por­que por aquel en­ton­ces ni se re­co­no­cía la cri­sis–, pe­ro, al me­nos, nues­tras pro­pias de­bi­li­da­des ya han que­da­do al des­cu­bier­to y, aun­que con un cos­te im­por­tan­te, la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra es­tá vol­vien­do.

DY­LAN MAR­TI­NEZ / REUTERS

Oba­ma, Za­pa­te­ro y el me­xi­cano Cal­de­rón en una de las ci­tas ur­gen­tes del G-20 que tu­vie­ron lu­gar en el año 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.