EM­PE­ZA­MOS A VER EL VA­SO A ME­DIO LLE­NAR

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Des­de ha­ce unas se­ma­nas per­ci­be uno un vi­ra­je ha­cia el op­ti­mis­mo en lo que a las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas se re­fie­re. Ello se­ría mo­ti­vo de ale­gría si no fue­ra por­que los co­men­ta­ris­tas nos tie­nen tan acos­tum­bra­dos a brus­cos sal­tos de hu­mor: nos fe­li­ci­tan hoy pa­ra re­ñir­nos ma­ña­na. En cuan­to a las ins­ti­tu­cio­nes, sus pro­nun­cia­mien­tos es­tán de­ma­sia­do te­ñi­dos de in­tere­ses y de­seos pa­ra que pue­dan ins­pi­rar mu­cha con­fian­za. Pe­ro apro­ve­che­mos la oca­sión que es­te cam­bio de tono nos ofre­ce pa­ra pre­gun­tar­nos con qué con­ta­mos pa­ra en­ca­rar el fu­tu­ro.

En nues­tro activo fi­gu­ran des­de lue­go la ra­pi­dez con que he­mos co­rre­gi­do nues­tro des­equi­li­brio ex­te­rior, ajus­tan­do nues­tros pre­cios por una com­bi­na­ción de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y me­no­res sa­la­rios, y la ca­pa­ci­dad de nues­tra so­cie­dad pa­ra so­por­tar el al­tí­si­mo pa­ro, pre­cio del ajus­te. Un éxi­to sin pre­ce­den­tes, que por ha­ber su­pe­ra­do las expectativas ha in­flui­do en la me­jor con­si­de­ra­ción en que hoy nos tie­nen nues­tros so­cios de la eu­ro­zo­na, lo que a su vez nos per­mi­te fi­nan­ciar­nos en me­jo­res con­di­cio­nes que has­ta aho­ra. Es­te es un só­li­do pun­to de par­ti­da pa­ra una re­cu­pe­ra­ción, que nos per­mi­te pen­sar que el va­so que veía­mos me­dio va­cío es­tá hoy a me­dio lle­nar.

Pe­ro los des­equi­li­brios que he­mos co­rre­gi­do lle­va­ban años pro­du­cién­do­se, y han de­ja­do una pe­sa­dí­si­ma he­ren­cia: en­tre el 2004 y el 2007 fa­mi­lias, em­pre­sas y en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se en­deu­da­ron a un rit­mo sin pre­ce­den­tes. Si bien he­mos in­ver­ti­do el sen­ti­do de los flu­jos –aho­ra gas­ta­mos me­nos de lo que ga­na­mos– la deu­da acu­mu­la­da por el sec­tor pri­va­do es tan gran­de que nues­tros es­fuer­zos ape­nas han lo­gra­do que dis­mi­nu­ye­ra un po­co. Mien­tras tan­to, por efec­to tan­to de la re­ce­sión co­mo de los prés­ta­mos recibidos de la eu­ro­zo­na pa­ra ayu­dar al sec­tor ban­ca­rio, la deu­da pú­bli­ca ha du­pli­ca­do su pe­so en el PIB y no es de pre­ver que esa ten­den­cia se in­vier­ta. La ne­ce­si­dad de ir pa­gan­do la deu­da pri­va­da de­trae re­cur­sos de la in­ver­sión y el con­su­mo pri­va­do y el ser­vi­cio cre­cien­te de la deu­da pú­bli­ca obli­ga a re­cor­tar en otras par­ti­das del gas­to pú­bli­co. Por úl­ti­mo, los es­fuer­zos por for­ta­le­cer los ba­lan­ces ban­ca­rios y el com­pro­mi­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro con el in­mo­bi­lia­rio han re­sul­ta­do en una caí­da con­ti­nua­da del cré­di­to a fa­mi­lias y em­pre­sas. Es­te es el pun­to ne­gro de nues­tra eco­no­mía: si no se abor­da el pro­ble­ma de la deu­da, co­mo só­lo po­dre­mos con­tar con la de­man­da ex­ter­na pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to, el va­so se irá lle­nan­do, sí, pe­ro muy despacio, qui­zá de­ma­sia­do despacio.

Es­ta ob­ser­va­ción, mu­chas ve­ces re­pe­ti­da, coin­ci­de con unas re­cien­tes pa­la­bras del mi­nis­tro Guin­dos, quien, tras au­gu­rar una me­jo­ría de nues­tra si­tua­ción, opi­na­ba que aún que­da­ba mu­cho por ha­cer, y que qui­zá lo que fal­ta­ba lle­va­ra más tiem­po que lo ya pa­sa­do. El mi­nis­tro te­nía ra­zón, por­que na­da per­mi­te pre­ver una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da. Pe­ro no hay que asus­tar­se, por­que hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que ha pa­sa­do ya lo más dra­má­ti­co del ajus­te.

Por lo que al dé­fi­cit se re­fie­re, qui­zá la par­te más con­flic­ti­va del pro­ce­so, es pro­ba­ble que no ha­ya­mos de se­guir con el rit­mo de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios de los úl­ti­mos dos años, por­que, aun­que es­ta­mos le­jos de los ob­je­ti­vos fi­ja­dos por la eu­ro­zo­na, es­tá ca­da día más cla­ro que los re­cor­tes no ha­cen sino agra­var la si­tua­ción. Se­ría de sen­ti­do co­mún que, de-

Na­da per­mi­te pre­ver una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da, pe­ro ya ha pa­sa­do lo más dra­má­ti­co del ajus­te Los lo­gros eco­nó­mi­cos con­se­gui­dos por el país pa­ra sa­lir de la cri­sis son un éxi­to sin pre­ce­den­tes

mos­tra­da nues­tra dis­po­si­ción a re­cor­tar, con­fia­ran aho­ra nues­tros so­cios en el cre­ci­mien­to pa­ra la re­duc­ción ul­te­rior del dé­fi­cit pú­bli­co.

Pe­ro es en lo que ata­ñe a nues­tro peor pro­ble­ma, el del pa­ro, don­de los años que vie­nen se­rán –in­clu­so con un cre­ci­mien­to len­to del PIB– me­jo­res que los an­te­rio­res, por los efec­tos de las re­for­mas del mer­ca­do la­bo­ral ya ini­cia­das, que sin du­da con­ti­nua­rán.

Por el la­do de la ofer­ta de em­pleo era de es­pe­rar, y así ha su­ce­di­do, que una ma­yor fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral fue­ra em­plea­da por las em­pre­sas pa­ra re­du­cir per­so­nal; pe­ro es tam­bién de es­pe­rar que esa ma­yor fle­xi­bi­li­dad dé aho­ra sus fru­tos en for­ma de un au­men­to del em­pleo, so­bre to­do si la ad­mi­nis­tra­ción cum­ple de ver­dad con su com­pro­mi­so de eli­mi­nar la ma­ra­ña re­gla­men­ta­ria que ro­dea la con­tra­ta­ción y ha­ce es­ta más atrac­ti­va.

Por el la­do de la de­man­da, es más que pro­ba­ble que es­ta lar­ga re­ce­sión ha­ya in­flui­do en las expectativas de quie­nes bus­can un em­pleo y ha­ya me­jo­ra­do la dis­po­si­ción a acep­tar lo que sal­ga, por­que ¿quién se acuer­da ya de aque­llos años en que la cons­truc­ción es­tu­vo me­jor pa­ga­da que la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria?

Co­mo el pa­ro es una ca­la­mi­dad eco­nó­mi­ca y hu­ma­na, lo­grar que to­do el mun­do tra­ba­je en lo que sea es una prio­ri­dad del mo­men­to. Es ló­gi­co ima­gi­nar que cuan­do la re­cu­pe­ra­ción se con­so­li­de vea­mos que el nue­vo em­pleo tie­ne peo­res con­di­cio­nes que el de los años an­te­rio­res a la cri­sis. Por des­gra­cia, esa de­gra­da­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les no pa­re­ce ser só­lo co­yun­tu­ral, ni tam­po­co só­lo co­sa nues­tra, ya que al su­frir­la es­ta­re­mos en bue­na com­pa­ñía, por­que en mu­chos paí­ses in­dus­tria­les –Ale­ma­nia es un ejem­plo– una bue­na par­te de los em­pleos crea­dos en los úl­ti­mos años tien­den a ser pre­ca­rios y mal re­mu­ne­ra­dos. Mien­tras que tan­to el PIB co­mo la ren­ta me­dia cre­cen, la dis­tri­bu­ción tien­de a ha­cer­se más de­si­gual, es­ta vez no tan­to en­tre paí­ses co­mo den­tro de ca­da uno de los paí­ses avan­za­dos. La ten­den­cia se agra­va, na­tu­ral­men­te, en épo­cas de cri­sis, y ese em­peo­ra­mien­to ha si­do muy lla­ma­ti­vo en Es­pa­ña, co­mo re­co­ge un ex­ce­len­te re­por­ta­je de Jor­di Gou­la pu­bli­ca­do en es­te su­ple­men­to ha­ce una se­ma­na, pe­ro al­go pa­re­ci­do ha ocu­rri­do en otros paí­ses de la OCDE, ca­si sin ex­cep­ción.

La re­la­ción que pue­da ha­ber en­tre es­ta evo­lu­ción de la dis­tri­bu­ción de la ren­ta en con­tra de los sa­la­rios es uno de los as­pec­tos peor co­no­ci­dos de eso que lla­ma­mos glo­ba­li­za­ción, y ha­brá que to­már­se­lo en se­rio y con­ce­der­le la aten­ción que me­re­ce. Mien­tras tan­to, por lo que se re­fie­re a nues­tro fu­tu­ro in­me­dia­to, po­de­mos con­fiar en que con nues­tros es­fuer­zos lo­gra­re­mos ter­mi­nar de lle­nar el va­so.

DA­NI DUCH

Lo­grar que to­do el mun­do tra­ba­je, sea en lo que sea, es una prio­ri­dad del mo­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.